×
×
Red Internacional

Con salarios golpeados por la escalada inflacionaria el gobierno rionegrino retomó las paritarias con los gremios estatales ofreciendo sumas en negro y en cuotas. La docencia en asambleas definió rechazar la propuesta y exige un plan de lucha a la conducción provincial, con paro y movilización luego del receso invernal.

Viernes 22 de julio | 13:33

La oferta del gobierno de Arabela Carreras fue rechazada en las asambleas docentes y se espera que el congreso ratifique esta postura de caras a la negociación paritaria entendiendo que los salarios se encuentran por debajo de los índices de la inflación acumulada en este año, en un contexto de crisis económica que golpea al país y sin definiciones concretas para superar la pérdida del poder adquisitivo de las y los trabajadores, se hace imperioso levantar un plan de lucha que permita superar los salarios de pobreza.

Según números oficiales del INDEC una familia tipo en el país debe contar con un ingreso superior a los $ 104.216,80 para no caer en la pobreza, como consecuencia del aumento de la canasta básica total que incluye costos por vivienda, indumentaria y transporte que en junio subió un 4,6 %. Y si miramos los números del Salario Mínimo Vital y Móvil establecido por el gobierno en la Argentina causa alarma el irrisorio valor de $ 45.540 que arrastra al pueblo trabajador a la indigencia.

En las asambleas además de la situación salarial, también se expresó la exigencia para que se regularice la situación de la obra social, IPROSS, exigen que se terminen las obras en muchos establecimientos educativos que se encuentran con problemas de calefacción y falta de mantenimiento. Las demandas incluyen la derogación de la moratoria jubilatoria, que desde enero está vigente confiscando salario a los y las docentes, con jubilaciones de pobreza ya que los salarios básicos no reciben el impacto de la oferta salarial por ser sumas no remunerativas y en negro, lo que se traduce en una jubilación paupérrima para nuestros compañeros y compañeras. Por lo que es imperiosa una recomposición inmediata de las jubilaciones cuyas actualizaciones han quedado lejos del proceso inflacionario.

Las asambleas que se realizaron en pleno receso invernal levantaron la exigencia de un plan de lucha a la central en la que le conminan al no inicio de clases luego del receso escolar, con paro de 48 horas lunes 25 y martes 26 y 48 horas la segunda semana, o adherir a la de máxima que defina el congreso. Sin dudas el rechazo a la propuesta fue el común denominador del debate que deja al gobierno sin otro margen que reconsiderar su propuesta salarial. Asimismo se le exige que las sumas sean remunerativas y engrosen el salario básico docente que se encuentra por debajo de la línea de la pobreza.

Está claro que en este contexto la exigencia salarial se ha profundizado a raíz de la complicada situación económica del país, en el que el Estado nacional ha priorizado pagarle al FMI y descargar el costo de la crisis en las espaldas de las y los trabajadores. El reclamo salarial es una exigencia que atraviesa asimismo al conjunto de las y los trabajadores del Estado y es necesario que UnTER llame a un plan de lucha para derrotar el ajuste de los gobiernos y coordinar con los demás gremios en la provincia por una lucha salarial conjunta demostrando en las calles que vamos a defender nuestros salarios. La predisposición del conjunto de la docencia es la de defender sus derechos y conquistas, lo demuestra la lucha de La Rioja o en CABA ante los más de 20 mil despidos antes del receso invernal, no estamos solos en la lucha por la recomposición salarial, también en Mendoza anuncian paro para la vuelta a clases.

Hay que exigirle a CTERA un plan de lucha nacional, no podemos dejar que las burocracias sindicales maniobren para negociar a espaldas de las bases, la CGT y la CTA llaman a movilizar el en apoyo al gobierno y una vez más contener la voluntad de lucha de las bases. La pelea por los salarios y contra el ajuste es prioridad para defender los bolsillos de las familias trabajadoras, como lo están haciendo los trabajadores del neumático que enfrentan a sus burocracias y dan la pelea por superar el techo salarial.

Los trabajadores debemos dar una contundente respuesta, que esta crisis la está descargando el gobierno en nuestras espaldas, con precios desbocados, con patronales que siguen ganando millones, y especulando para incrementar sus ganancias mientras las heladeras vacías del pueblo trabajador son testigos de la voluntad ajustadora del gobierno en detrimento de toda la población, por ello es preciso que se impulse un plan de lucha que derrote a los ajustadores y ganemos las calles para derrotar al FMI.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias