Mundo Obrero

TUCUMÁN

Docentes nos solidarizamos con la toma de Altos de Belgrano

El lunes las y los docentes de la Agrupación Marrón, llevamos adelante una jornada recreativa con las familias que se encuentran tomando tierras en Tucumán.

Miércoles 4 de noviembre | 23:45

Pese a las amenazas de desalojo y extorsiones de parte de funcionarios del Intendente Javier Noguera, las familias de Altos de Belgrano continúan resistiendo en la pelea por un techo para sus hijos. En la jornada del lunes, docentes de distintas áreas (educación inicial, maestrxs de grado, de artes, historia, educación especial y economía) llevamos adelante una jornada con más de treinta niños y niñas que se encuentran viviendo en la toma.

Hace una semana que se viene preparando esta jornada, muchos colegas docentes no pudieron asistir porque pertenecen a grupos de riesgo, pero aportaron donando material didáctico o dinero para comprar refrigerio para que les niñes pasen una linda jornada a pesar del calor y la falta de agua en el predio.

Lo hacemos porque queremos que estas familias sepan de que a pesar de que el gobierno los amenaza y los llena de promesas incomprobables, los docentes los apoyamos en su reclamo, al igual que en Guernica, la mayoría de estas familias no tienen donde ir a vivir, ¿vamos a aceptar que mamas solteras duerman con sus bebes en la calle solo porque el estado prefiere destinar sus tierras a los countries o canchas de golf? De ninguna manera, estos niños podrían ser nuestros alumnos.

Quiero una casita

Mientras hacíamos la primera actividad, la cual consistía en que hagan un dibujo de su casa, o de cómo les gustaría que sea su casa, les preguntábamos a les niñes como les estaba yendo en la escuela, si estaban haciendo la tarea, también hablamos con sus mamas.

“Seño mi mama no tiene celular”, “seño no nos alcanza para ponerle crédito”, “si estoy haciendo la tarea pero me cuesta”, “extraño la escuela”, muchas de las madres nos confirmaban lo que sus hijes nos contaban, algunos hacían la tarea eventualmente pero con mucha dificultad, otros recibieron los cuadernillos del Ministerio de Educación pero es difícil cuando una parte de la familia se va a trabajar a la cosecha y la otra queda cuidando un pedacito de tierra, sin luz, sin agua, sin saber dónde van a dormir la semana que viene.

El eslogan del ministro Lichmajer de que “la educación no se detiene” hace aguas cuando vemos estos pequeños pero importantes ejemplos, miles de familias se han quedado sin trabajo a lo largo de la pandemia y las que no, hacen de todo para sobrevivir con los sueldos de miseria que hay en las tierras de Manzur. El ministro dice que la educación no se detiene porque tiene a las maestras hiperexplotadas, enviendo 24x7 mensajes de whatsapp, capturas de pantalla o audios, peleando con el monstruo de las grandes desigualdades en materia de conectividad, donde por un lado hablan de robótica en los cursos de FORMAR, pero las trabajadoras de la educación no paran de contar familias que viven sin internet, dispositivos como celulares o computadoras, y con ingresos muy por debajo de la canasta básica familiar. ¿Por qué en sus estadísticas, en vez de contemplar solo a los estudiantes a los que se les envía la tarea, no dicen que más de la mitad no contesta los mensajes y no envió nada en todo el año?

En la segunda actividad pintamos de manera colectiva una bandera con una casita, llena de colores, manos y nombres, quedó en la toma como una suerte de recordatorio: “estamos aquí”. Que la vean los vecinos, los funcionarios y el gobierno, en la toma de Altos de Belgrano hay 142 familias que no son un número más, son un recordatorio para los de arriba de que en épocas de crisis, mientras más miserias y penumbras hagan pasar a los que menos tienen, mas desconfianza y odio se generara a este sistema que no tiene nada para ofrecer y mas furiosa será la lucha para arrancar todos los derechos que nos faltan.







Temas relacionados

Derecho a la vivienda   /    Tucumán   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO