×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Ayer y hoy transcurrió el paro de 48 horas votado en asamblea que lanzó el gremio de docentes de la Universidad Nacional de Rosario frente a la negativa por parte del Gobierno de abrir una mesa de negociación salarial. Ante esto, el gobierno nacional respondió castigandolos a Conadu H no convocándolos a la mesa paritaria. Con esta medida se unen de esta forma a otros sectores que se vienen organizando y movilizando por sus derechos.

Lucio PrietoEstudiante de Psicología, Universidad Nacional de Rosario

Miércoles 7 de abril | 10:59

En los últimos años, producto de los sucesivos aumentos a la baja, los docentes vieron caer su poder adquisitivo año tras año. A su vez, durante el 2020, también se degradaron fuertemente las condiciones de trabajo, producto de una virtualidad sin que el estado garantice las condiciones necesarias para llevarla adelante.

Fueron miles los docentes que se vieron empujados a dar clases virtuales sin contar con las herramientas ni el espacio físico necesarios en muchos casos. Tuvieron que adaptar sus casas y dispositivos como lugares de trabajo, cuando muchas veces estos son compartidos. En otros casos, quienes son madres y padres, tuvieron una dificultad extra. Mientras tanto, las autoridades hacían oídos sordos a estos reclamos.

Esto se complementa con la situación que viven miles de docentes que están al frente de los cursos pero sin contar ni siquiera con un salario, es el caso de los docentes ad-honorem, quienes son parte fundamental para que la educación pública siga en pie. Esta situación también tuvo su correlato entre los estudiantes, donde las cifras de deserción fueron récord. A mediados del 2020 la gestión morada del rectorado hizo público los números de deserción, mientras ellos festejaban que el 50% por ciento seguía cursando, veíamos como uno de cada dos estudiantes quedaba afuera de las aulas. Eran jóvenes que a priori no contaban con la conectividad o dispositivos necesarios, pero producto de la crisis social que se profundizaba, tuvieron que trabajar muchas más horas, jornadas dobles. Las autoridades y el gobierno, también miraron para otro lado ante esta situación.

En este 2021 nada cambió, el presupuesto sigue siendo magro, no hubo recomposición salarial, las condiciones de trabajo son las mismas o peores. Frente a esta situación en la última asamblea del Sindicato COAD se votó con el 88,1% de los votos adherirse al paro nacional de 48 horas los días 6 y 7 de abril, llamado por Conadu Histórica exigiendo la reapertura de la mesa de negociación salarial para discutir una urgente recomposición de los salarios.

Desde la COAD plantearon que "el salario básico de un/a docente de jornada laboral completa que recién se inicia (sin antigüedad) no llega a cubrir la canasta básica familiar total (estimada en $57.997 para una familia de 4 integrantes en febrero 2021)"

Es en ese marco, produto de su lucha el gobierno nacional accedió a presentarse a una mesa de negociación mañana a las 15 horas, en la cual citan a todas las federaciones que nuclean a la docencia universitaria pero excluyendo a CONADU Histórica. Desde la Secretaría de Políticas Universitarias se expidieron sobre el asunto, justificando la exclusión por la medida de fuerza y la maniobra "aleccionadora". Un verdadero escándalo, que busca limitar el legítimo derecho a la protesta.

Ante esto el sindicato COAD difundió un fuerte repudio: "Entendemos estas maniobras que serían dignas de gobiernos antipopulares como un intento de disciplinamiento a lxs trabajadorxs docentes por ejercer sus legítimos derechos, y como tales no las toleraremos. Manifestamos toda nuestra solidaridad con lxs compañerxs excluídxs de ser representadxs por sus sindicatos en una negociación tan trascendente y exigimos la inmediata convocatoria a la totalidad de las federaciones."

Con esta medida, se unen a otros sectores de trabajadores que en el último período toman medidas y convocan a acciones para luchar por sus derechos. En nuestra ciudad lo vimos en los jóvenes precarizados de Hey Latam, en los vecinos de Magaldi que pelean por tierra para vivir, asi como los trabajadores de YPF.

Lautaro Habibi, consejero estudiantil de la Facultad de Humanidades y Artes por el PTS-Frente de Izquierda planteó: "La reacción del gobierno es inaceptable. Los y las estudiantes tenemos que salir a bancar a los docentes en este nuevo paro, como en el 2018 salimos a las calles en unidad para defender la educación pública. Tenemos que exigirle al estado presupuesto para educación, necesitamos un salario docente por encima de la canasta básica, necesitamos becas para estudiantes y que sea garantizada la conectividad para que no quede más nadie afuera. La plata estás, pero tenemos que discutir a dónde va, nos dicen que no hay plata mientras se sigue pagando la deuda”, y continuó “Los centros de estudiantes tienen que organizar esta solidaridad, la unidad docente estudiantil siempre fue la clave para conquistar las demandas de la comunidad educativa”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias