Internacional

LUCHA DE CLASES EN FRANCIA

Diez razones para apoyar la gran huelga de refinería de Total en Francia

El 2021 empieza con lucha en la refinería Total de Grandpuits, Francia. Los trabajadores están en huelga desde el 4 de enero contra la destrucción de 700 puestos de trabajo. Desde Révolution Permanente te contamos las razones para apoyar esta huelga.

Viernes 8 de enero | 11:29

1.Desenmascarar el greenwashing de Total

El gigante de la industria petrolera y del gas afirmaba hoy querer detener la actividad de la refinería debido a una perspectiva ecológica. Sin embargo, su objetivo real es deslocalizar la producción a los países del Sur donde la normativa laboral y medioambiental es más laxa. Nada que ver por lo tanto con la ecología, detrás de su argumentario se encuentra únicamente el interés de aumentar sus beneficios sin importar los trabajadores ni el medioambiente. Recordemos que Total es una de las empresas más contaminantes del mundo.

2.Luchar al lado de los trabajadores de Total es también combatir el imperialismo de esta empresa que explota a las poblaciones de África y saquea sus tierras

Total es una de las principales multinacionales francesas, que obtiene grandes beneficios de la explotación de las tierras y el subsuelo en numerosos países de África, Oriente Medio y América Latina. Las actividades del grupo tienen consecuencias humanas y medioambientales catastróficas. El reciente megaproyecto en Uganda que permitirá la producción de 1,4 mil millones de barriles de petróleo va a destruir toda una región, así como su agua, su tierra y los reductos de población local. Con este proyecto cerca de 100 mil personas serán víctimas de desplazamientos forzados. Detrás del discurso patronal sobre la ecología, se encuentra en realidad el imperialismo de las multinacionales más mortífero.

3.La transición ecológica no puede dejarse en manos de Total

Si los trabajadores denuncian el greenwashing de Total, la CGT Grandpuits reconoce también la importancia de la cuestión de la transición ecológica. Pero, a condición de no dejarla en manos de las grandes multinacionales que la usan como excusa en sus ataques a los trabajadores. Al contrario del greenwashing de Total, la CGT Grandpuits se alía con organizaciones ecologistas como Greenpeace o Les Amis de la Terre (Los Amigos de la Tierra), así como otras organizaciones reunidas en el colectivo “Plus jamais ça” (Nunca más)

“Hoy nos comprometemos a sostener la lucha de los petroleros de Grandpuits contra el plan social y la farsa de la conversión “cero petróleo” de Total, incluyendo la necesidad de mantener la actividad de la refinería durante algunos años; a movilizar toda la capacidad de nuestras organizaciones para construir, con los trabajadores de Grandpuits, los habitantes de Seine-et-Marne y el conjunto del tejido económico afectado por el anuncio de Total, un verdadero plan de reconversión, justo y ecológico, con cero supresión de empleo”. Anunciaban las organizaciones en la tribuna que publicaban en apoyo a Grandpuits.

4.Una batalla por el empleo, las condiciones de trabajo y el tejido económico local

La dirección de Total afirma que no habrá ningún despido al mismo tiempo que la empresa va a dejar a los 500 trabajadores de la fábrica en la calle y que la mayor parte de los contratos temporales e interinos no serán renovados. Contra esta mentira apoyamos a los trabajadores que rechazan los despidos de una gran parte de sus compañeros. Entre los 200 trabajadores de Total que van a sufrir la supresión de empleo, los que no quieran mantenerse callados serán probablemente “disciplinados”, es decir se encontrarán sin tareas, sin nada qué hacer y a pesar de su formación. Hasta que se vayan, desmoralizados y rotos.

Es también una catástrofe local lo que se viene. La supresión de estos 700 puestos de trabajo va a impactar el tejido económico local y provocar la desaparición de empleos indirectos relacionados con la fábrica: panaderías, tiendas de alimentos, restaurantes, bares, cafés. Además, la presencia de la refinería de Grandpuits era una de las pocas posibilidades de encontrar un empleo estable y con un sueldo superior al SMIC (Salario Mínimo Interprofesional) en toda la región. Detrás del mito de la reconversión sin consecuencias sociales, se encuentra un verdadero Bridgestone disfrazado en lo que promete Total.

5.Cada año, Total da beneficios millonarios a sus accionistas. Pero ahora dicen que no hay dinero

Total es un gigante mundial de la industria, una empresa en plena forma que obtiene miles de millones de beneficio. Tercera en el CAC 40, Total es una de las empresas francesas más poderosas, que reparte cada año miles de millones de euros entre sus accionistas. Como recordaba Adrien Cornet de la CGT Grandpuits: “Total se embolsa 7 mil millones en dividendos en 2020, tomando miles de millones de euros de ayuda del Estado y quiere hacernos creer que son pobres a la vez que los salarios de los ejecutivos de la empresa aumentan.”

“Lo saben: 200 supresiones de empleo directo en Grandpuits, 500 en subcontratas, 694 en los sitios sociales a través de un plan de prejubilaciones. Esta eliminación de puestos de trabajo no tiene que ver con la transición ecológica, es solo la reducción de la masa salarial, para optimizar la rentabilidad a corto plazo, más que pensar en el bien de sus trabajadores”.

6.Impedir una catástrofe ambiental

Si Total se beneficia de la reconversión del lugar para destruir empleo, esta estrategia no concuerda con la de la seguridad ambiental. El plan de Total busca eliminar puestos de trabajo relacionados con la seguridad del sitio: “Incluso en el terreno de la seguridad, la dirección busca maximizar los beneficios, quieren poner un único bombero en el personal de servicio cuando se requieren al menos 3 en las otras fábricas de este tipo. Es este tipo de política que puede producir nuevos Lubrizol en lugares como este”. Explica la CGT Grandpuits, haciendo referencia a la catástrofe industrial ocurrida en Rouen el año pasado, cuando se produjo un incendio en la planta química que generó humos tóxicos.

7.Una huelga autoorganizada

Si las organizaciones sindicales juegan un rol importante en el combate, son los obreros quienes deben tomar el control en la lucha. Ya el 17 de diciembre, los petroleros habían rechazado espontáneamente desgasificar las instalaciones y se pusieron en huelga. El lunes 4 de enero, fueron los trabajadores de estos turnos nocturnos y de mañana los que decidieron en asamblea general lanzarse a la huelga reconductible alrededor de demandas debatidas colectivamente. A partir de ahora son las asambleas generales las que marcaran los siguientes movimientos para asegurar un verdadero control de los trabajadores de su propia lucha.

8.Una huelga que puede ser el pilar de un contraataque conjunto a la oleada de despidos

Otra vez más, los obreros serán los grandes sacrificados de la crisis acelerada por la pandemia. La crisis sanitaria y económica que se viene abrirá a los patrones la vía del despido y otros ataques a las condiciones laborales como se puede ver ya en la aeronáutica y el automóvil. En este contexto, las luchas son aún raras contra estas supresiones de empleo y se deben apoyar todas las que se produzcan, rechazando la ilusión del dialogo social y buscando construir una correlación de fuerzas.

En este sentido, la lucha de Grandpuits podría constituir un ejemplo para el próximo período de estrategia ofensiva contra los ataques patronales. Un ejemplo inspirador para todos los que se niegan a resignarse, y que deberá ir de la mano de una coordinación conjunta entre los sectores en lucha contra los despidos y la destrucción de puestos de trabajo, que tomarán la calle el día 23 de enero respondiendo a la convocatoria de TUI Francia.

9.Los trabajadores de Grandpuits han participado en todos los combates

Los obreros de Grandpuits han participado en todas las grandes movilizaciones de los últimos tiempos contra los proyectos de ley neoliberales que buscaban precarizar al conjunto de trabajadores y a la juventud. Símbolos de la lucha contra la reforma de las pensiones de Sarkozy en 2010, los petroleros de Grandpuits han sido la vanguardia de la lucha contra la reforma de las pensiones de Macron y su gobierno.

Han decidido ponerse en huelga sin importar los días y de movilizase junto a otros sectores, con ferroviarios y conductores de tranvía a la cabeza. Debemos apoyarles en la lucha contra la destrucción de empleos.

10.Simplemente por apoyarles

Actualmente nos necesitan, demos dar todo nuestro apoyo para poder doblegar a Total. Echar una mano es fácil. Podéis uniros al piquete de huelga en la refinería de Grandpuits, aportar algo que comer, o venir a debatir sobre su lucha. Podéis aportar a la caja de huelga que permitirá a los trabajadores resistir el mayor tiempo posible frente al gigante petrolero Total. Podéis difundir y compartir la información de la huelga, siguiendo la página de los petroleros en lucha y compartiéndolos artículos de Révolution Permanente y las informaciones sobre la huelga.


Traducción: Ricardo Bordón.







Temas relacionados

Refinerías   /    Petroleros   /    Huelga   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO