×
×
Red Internacional

Las enfermeras y enfermeros de la Salud pública de Neuquén conmemoran su día junto a los autoconvocados con un paro de 48 horas y movilización a Casa de Gobierno. Exigen la anulación de los sumarios administrativos y las causas penales, la restitución de los días de paro descontados y el pase a planta permanente de todo el personal eventual y contratado sin excepción.

Miércoles 12 de mayo | 06:24

El 12 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Enfermería en homenaje a Florence Nightingale en el día de su nacimiento. Florence, nació en Gran Bretaña y fue la primera mujer que sentó las bases para la profesionalización de la enfermería, con el establecimiento en 1860 de su escuela de enfermería en el hospital Saint Thomas de Londres.

En medio de la pandemia que sacude al mundo, el trabajo de las enfermeras y enfermeros se hizo más visible que nunca en la primera línea sosteniendo los hospitales y luchando por condiciones salariales y laborales para garantizar una atención de calidad a la población.

En Neuquén, enfermería fue uno de los sectores que mayoritariamente salió a las calles, a las rutas y protagonizó una verdadera rebelión contra el Gobierno y las conducciones sindicales. Hartas de ser invisibles para el gobierno, después de un año de pandemia viendo enfermarse y morir a sus compañeros y compañeras, poniendo en riesgo su salud y la de sus familias, con salarios congelados, sin condiciones laborales, precarizadas con contratos eventuales, dijeron basta.

Estas son algunas de las reflexiones de enfermeras y enfermeros autoconvocados y autoconvocadas en el Día internacional de la Enfermería.

“Con la misma fuerza con la que sostenemos la atención en este contexto de pandemia, nos pusimos en la primera línea de esta rebelión”

Yanina Saldia, enfermera sector Covid Hospital Castro Rendón

Ser enfermera en esta pandemia implica estar en la primera línea enfrentando este virus, aprendiendo a perder nuestros miedos. Miedo a enfermarnos y enfermar a nuestras familias, a nuestros seres queridos. Y en ese camino de superar nuestros propios miedos nos hicimos fuertes. Cada vez que entramos en una habitación somos la persona que el paciente ve. Somos la voz que lo cuida. Somos quien lo ayuda a alimentarse, la que le da esperanza para seguir adelante, que le da fuerzas todo el tiempo. La persona que le aprieta la mano cuando lo necesita, que lo consuela, que lo apoya. Eso es ser enfermera en épocas de pandemia.

Con nuestro trabajo damos lo mejor que podemos dar nosotras dentro de las condiciones que tenemos. Porque estamos dando la atención dentro de un sistema que ha sido vaciado sistemáticamente por los gobiernos. Tenemos edificios que se caen a pedazos, no hay recurso humano suficiente para dar atención a la población, hay compañeros y compañeras bajo contratos basura, sueldos que no alcanzan a cubrir la inflación, eso también es enfermería hoy.

Con la misma fuerza con la que sostenemos la atención en este contexto de pandemia, salimos a la lucha y nos pusimos en la primera línea de esta rebelión contra el Gobierno y las conducciones sindicales por nuestros derechos y por la salud de la población. Salimos a reclamar el derecho a una salud pública de calidad para toda la comunidad, salimos a reclamar condiciones laborales, sueldos que superen la inflación. Salimos a reclamar por nuestros compañeros para que tengan un pase a planta y no sigan con estos contratos basura.

Durante 22 días estuvimos en la primera línea de los piquetes. Me dejó muchas enseñanzas. Charlas, anécdotas pero sobre todo nos conocimos más, con mi compañero y compañera del otro piso, del otro hospital, y eso nos hizo más fuertes. Porque nos conocemos, nos organizamos. Hoy más que nunca en el día de la enfermería exijo a este Gobierno que deje de perseguir a quienes luchamos, basta de sumarios y descuentos, que nos reintegren los descuentos que ya nos hicieron

“Hoy más que nunca reivindicar la labor de enfermería es exigir al Gobierno el reconocimiento real”

Roger Obelar, enfermero Hospital Centenario.

Esta pandemia dejó en evidencia la importancia de la enfermería dentro de la primera línea para dar respuesta a la demanda de atención de la comunidad. Esto no es nuevo para nosotros porque estamos al frente de todo. Todo el tiempo, todo el año, todos los años. Enfermería se encuentra abocada a lo largo de la vida de las personas desde la gestación hasta la muerte. Acompañamos en todos los procesos a las personas durante su tránsito por salud.

Hoy más que nunca reivindicar la labor de enfermería es exigir al Gobierno el reconocimiento real. Los planteles óptimos en todos los puestos de trabajo. La jornada laboral de 30 horas para todos los trabajadores y trabajadoras de salud. El pase a planta de todos los compañeros y compañeras que están siendo precarizados y que aún no tienen respuesta. También, la reducción de la edad jubilatoria porque está demostrado que la tarea que realizamos dentro del ámbito de la salud contiene altos factores de riesgo para la salud psicofísica.

El gobierno en vez de reconocer nuestra labor con salarios dignos, ataca el salario de las familias trabajadoras realizando grandes descuentos, grandes porcentajes en nuestros haberes que rondan el 70%.

“Solamente en unidad podemos avanzar, crecer y que los gobiernos nos reconozcan por la labor que desempeñamos”

Sandra Reynoso, enfermera Terapia Intensiva Pediátrica, Hospital Castro Rendón

El equipo de salud en rechazo al aumento que pactó el Gobierno con los gremios de un 12% decidimos que no queríamos eso para enfrentar la segunda ola de pandemia tampoco las condiciones laborales en la que nos encontramos. Estos salarios en la provincia de Vaca Muerta no nos alcanzan para pagar los altos alquileres, los costos de vida.

Los elefantes estamos convencidos que es desde las asambleas, donde podemos discutir y compartir cuál sería el mejor camino para tener condiciones laborales dignas para poder vivir con nuestras familias, para poder brindar una calidad de atención como la comunidad se merece.

Merecemos que nuestros hospitales, centros de salud y puestos sanitarios puedan tener los elementos necesarios, el recurso humano y material para poder afrontar la segunda ola que ya comenzó. No puede ser a costa de nuestros familiares y nuestros compañeros de trabajo, que han quedado con muchas lesiones después de haberse contagiado con Covid, luego de haber trabajado largas horas sin poder tener descanso necesario, como a todos nos pasó. Hemos tenido la suspensión de nuestras licencias, de nuestras vacaciones y sin aumento salarial. Así fue que dijimos basta y ahora somos llamados los elefantes que van creciendo y aumentando el número acá en la patagonia. Nuestra lucha va a ser constante porque siempre estamos en defensa de la salud pública.

El día internacional de la enfermería es una invitación para unirnos, para crecer en unidad, en lucha, por nuestros derechos y los de la población. También por los sumarios que muchos de nuestros compañeros han recibido. Solamente en unidad podemos avanzar y crecer y que los gobiernos nos reconozcan por la labor y el trabajo que desempeñamos. Siempre en defensa de la salud, siempre en defensa de la comunidad.

"Es un orgullo habernos hecho sentir, conocer, escuchar"

Karen Ramos, enfermera Neonatología Castro Rendón

No solamente es el día de la enfermera. Es el día a día que uno pasa en el hospital o en su lugar de trabajo. Para mi la enfermería es los 365 días del año porque nosotras no pasamos muchas veces las fiestas o algún evento importante con nuestras familias porque tenemos que trabajar.

A la enfermería la identifican con tres palabras: responsabilidad, orgullo y pertenencia. Responsabilidad por que en mis manos pasan vidas humanas y tengo la responsabilidad de día a día capacitarme para brindar calidad de atención. Y pertenencia claramente se demuestra con esta lucha vivida en estos meses que pasamos.

En esta lucha realmente nos pusimos la bandera como equipo de salud y luchamos no solamente por mejores condiciones laborales sino también por un sueldo digno. Porque por más que ame mi profesión una también necesita ser gratificado de alguna forma.

Yo creo que nos planteamos un objetivo muy alto y en cierta medida lo logramos. Es algo histórico porque la enfermería o el sistema de salud nunca se puso a la espalda una responsabilidad tan grande como luchar no solo por el equipo de salud sino por todos los estatales de la provincia de Neuquén.

Volverse de Añelo con un aumento salarial para todo el personal es uno de los logros más grandes que conseguimos. Otro es haber sido reconocidos como autoconvocados. Ese es el mayor logro. Es un orgullo habernos hecho sentir, conocer, escuchar.

Muchos de nosotros no salimos a las calles para quedarnos en el hospital. No podemos de un día para el otro decir cerramos el hospital no se atiende a nadie y nos vamos a las calles aunque tengamos condiciones laborales deplorables, tengamos el hospital que se nos está cayendo encima. No podemos cerrarlo y dejar de atender. Nosotros tenemos que darnos la maña de poder atender, de poder estar con una sonrisa cada día con el paciente para poder hacerlo sentir bien. Por eso rotábamos para cumplir con las tareas y estar en las rutas, nos relevábamos para que podamos descansar por eso sentido de pertenencia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias