×
×
Red Internacional

Este martes hubo convocatorias de FesProSa, Asociación de Profesionales del Garrahan y de trabajadores autoconvocados en distintos puntos de la ciudad. Convocatorias poco difundidas y concurridas, mientras en los hospitales el descontento con el gobierno y el cansancio crecen. La izquierda propone recuperar la organización de los trabajadores para enfrentar el ajuste.

Miércoles 22 de septiembre | 15:35

El 21 de septiembre se celebra el día de Sanidad en homenaje a los trabajadores de la salud. Las y los esenciales hace varios años llenan las calles en su día, porque el gobierno recortó el 9 % del presupuesto para salud en plena pandemia, enfermería sigue luchando por el reconocimiento profesional. Médicos y técnicos se movilizaron por una salud de calidad para el pueblo y por la recomposición salarial. La jornada a diferencia de años anteriores, fue con acciones aisladas y poco difundidas y concurridas.

Conversamos con Lucía del Hospital Ferrer, de autoconvocados de salud quien nos contó sobre la jornada de ayer en el Obelisco.

La primera acción fue la vigilia que arrancó con un grupo de autoconvocados de salud que intentaban montar una carpa frente al Obelisco ante un cordón policial que lo impedía. La tensión se vivió hasta entrada la madrugada, ya que hubo amenaza de represión. Ante esto Claudia Ferreyra enfermera del H. Rivadavia y parte de la agrupación Marrón llegó al lugar a dar su apoyo, junto a Alejandrina Barry, candidata legisladora porteña por el FITU y otras trabajadoras. "Vinimos a dar nuestro apoyo ante la amenaza de represión, pero pensamos que estas acciones deben ser debatidas y votadas con los que sostienen los hospitales. Si acá somos miles, y no 20, claramente vamos a estar más fuertes".

Desde el mediodía se movilizaron las organizaciones sociales exigiendo un aumento del salario mínimo. Otro grupo de trabajadores de salud organizados en FesProSa se movilizaron desde el obelisco a Plaza de Mayo.

Luego del medio día se movilizó la Asociación de Profesionales del Hospital Garrahan con algunos trabajadores y la Asociación de Licenciados de Enfermería hasta el Ministerio de Salud. La falta de paro hizo que la movilización se redujera a pocos en las calles, pero mucha bronca en los servicios. Por otra parte, los sindicatos mayoritarios como ATE, SUTECBA no llamaron a parar ni movilizar este día y el propio sindicato de Sanidad (ATSA) tampoco. Por el contrario, Daer salió a respaldar el gobierno, y volvió a desconocer los reclamos de los esenciales.

Claudia Ferreyra nos planteó que “hoy deberíamos estar todos juntos en las calles, con las organizaciones de trabajadores desocupados, que también son nuestros pacientes. Los dirigentes sindicales, que dejaron pasar todos los ataques a nuestros salarios durante el gobierno de Macri y ahora con Alberto Fernandez, salen a respaldar al gobierno cuando lo que está prometiendo es más ajuste. No podemos esperar nada bueno de Manzur, conocido lobista de los grandes laboratorios que la juntaron en pala. Solo favorece a los empresarios como Hugo Sigman. Ni hablar del oscurantismo anticientífico que promueve este funcionario. Nuestra lucha también es por una salud pública gratuita y de calidad. El desfinanciamiento, el pluriempleo y todo lo que sufrimos los trabajadores repercute en la calidad de atención que brindamos día a día en los hospitales. La lucha de nuestros compañeros de Neuquén demostró que con la unidad podemos torcer el brazo de los gobiernos y la burocracia”.

Por la tarde, desde la movilización de los trabajadores del Garrahan, Florencia, delegada del hospital, planteó que “hoy nos volvemos a movilizar porque cientos de trabajadores estamos recibiendo descuentos por los paros y las jornadas de lucha que hemos realizado exigiendo un aumento de salario del 50%. “

Por la tarde se realizó una performance con un sector de artistas solidarios y los autoconvocados de Salud.

Este 21 de septiembre volvió a desnudar la situación que se vive en los hospitales día a día, mientras los sindicatos lo único que hacen es pronunciarse en apoyo al gobierno. Escuchamos todos los días, que esos dirigentes dicen que “la gente no se suma” y que “somos pocos”. Los compañeros autoconvocados, los de ALE, y otras organizaciones plantean muchas veces la misma razón. Pero en ningún hospital se impulsaron asambleas ni generales, ni por sector. Ninguna de esas organizaciones le pelea nada a los sindicatos mayoritarios que no mueven un dedo. La bronca, el descontento que se expresó en las urnas contra el gobierno también mostró que hay un amplio apoyo a los candidatos trabajadores del Frente de Izquierda que siguen siendo parte de las luchas actuales, impulsando la coordinación de todas las luchas. Todo ese descontento debe transformarse en organización dentro de los hospitales para recuperar las juntas internas y las organizaciones para los trabajadores, para tener fuerza para impulsar asambleas para decidir qué medidas tomar y como unirnos para pelear por todos nuestros reclamos y por un sistema de salud unificado, público y gratuito, para que dejen de financiar con nuestra plata a los empresarios de la salud y pagar la deuda al FMI.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias