×
×
Red Internacional

DESTITUCIÓN Y AJUSTES. Detrás del juego político de la destitución, un poderoso ajuste de Dilma

Esta semana el noticiero político promete estar bien agitado con las movidas a favor o en contra del gobierno de Dilma Rousseff. Mientras tanto, gobierno y oposición aplican los mismo planes de ajuste contra la población trabajadora.

Miércoles 14 de octubre de 2015

Los estudiantes en San Pablo están en plena movilización contra el cierre de escuelas del gobierno de Geraldo Alckmin, del opositor PSDB. El martes, una vez más los profesores de Rio Grande do Sul se movilizaron contra los ajustes impulsados por el gobierno de Ivo Sartori, del PMDB, como el salario en cuotas de los empleados públicos y el aumento de impuestos. Los bancarios siguen en huelga contra el ajuste salarial. Pero estos y otros hechos políticos de gran importancia, porque muestran la disposición a la lucha de los trabajadores y la juventud, no serán destacados por los grandes medios.

El gran destaque es si el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB) aceptará o no el pedido de destitución. Gobierno y oposición se reunen y trazan sus tácticas para obtener mayoría en las votaciones y decisiones, aun nada decisivas, de la próxima semana. Es la disputa cada vez más cerrada, entre dos formas de aplicar el mismo ajuste contra el pueblo, pedido por banqueros y grandes empresarios.

El PT de Lula y Dilma reune, o intenta reunir, lo que queda de la militancia y de la fuerza social de su ejército de burócratas, en las varias esferas estatales y en el dominio de los sindicatos. Para defenderse, ataca en dos frentes. Les da todas las garantías de que hará lo que sea necesario para garantizar el apoyo del mercado financiero. Aumentará los intereses, recortará, subirá los impuestos y tarifas, privatizará, cuanto sea necesario.

Al mismo tiempo, de forma demagógica, articula frentes como el Frente Pueblo Sin Miedo, en el que la CUT se plantea como punta de lanza de un movimiento contra los ajustes y el conservadurismo. Con eso, le da un discurso a su base social y, tal vez incluso más importante a esta altura de la crisis política, compromete en su defensa a sectores como el PSOL, un partido que hasta entonces se ubicaba como oposición de izquierda al gobierno.

Como están mostrando los jóvenes de San Pablo movilizándose masivamente en las escuelas, no necesitamos quedarnos parado mientras el gobierno y la oposición se reparten privilegios estatales y disputan a ver quién va a ser el mejor ajustador. Es posible a través de la lucha y de la organización parar estos ajustes. La cuestión decisiva para esto es si va a surgir una alternativa política para combatir por izquierda al gobierno petista, que no se limite a hacer actos los domingos en la Av. Paulista, sino que sea capaz de apoyar y unificar las luchas contra todas las caras del ajuste.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Detras-del-juego-politico-de-la-destitucion-un-poderoso-ajuste-de-Dilma