Internacional

JAPÓN

Detienen al presidente de Nissan-Renault por fraude fiscal

Carlos Ghosn, quien ganaba la módica suma de casi 9 millones de euros al año y cobró fama por cerrar varias plantas automotrices y despedir a miles de trabajadores, fue detenido hoy en Tokio por “malas conductas” e “irregularidades” fiscales.

Lunes 19 de noviembre de 2018 | 13:40

“Le cost killer”

El máximo directivo de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, Carlos Ghosn, fue detenido hoy en Tokio por supuestas irregularidades fiscales que también conllevarán su cese como presidente del grupo automovilístico nipón.

Ghosn fue investigado por la fiscalía de Tokio después de que su propia empresa hiciera una investigación interna y detectara dichas irregularidades y "malas conductas" por parte del ejecutivo franco-brasileño, según informó el grupo japonés en un comunicado y una conferencia de prensa posterior.

La detención del empresario de 64 años, considerado uno de los más influyentes del sector del motor desde que en 2005 asumió las riendas de la alianza Renault-Nissan, se llevó a cabo después de que las autoridades observaran una posible vulneración de la normativa de instrumentos financieros y allanaron la sede de la empresa en Yokohama (sur de Tokio), según dijeron fuentes del caso a la agencia local Kyodo.

Ghosn, quien el año pasado tuvo un “salario” de 8,52 millones de euros, habría dejado de declarar al regulador bursátil de Tokio un total de 5.000 millones de yenes (38,7 millones de euros) de sus ingresos durante los últimos cinco años, según detallaron las mismas fuentes. Estos son hechos "que no puede tolerar la compañía", afirmó el CEO de Nissan Motor, Hiroto Saikawa, ante los periodistas.

Las denuncias afectan tanto a Ghosn como a Greg Kelly (otro alto ejecutivo del grupo). El consejo de administración de Nissan se reunirá este jueves para decidir el cese de ambos, informó Saikawa en su rueda de prensa. El CEO de Nissan se excusó de dar detalles sobre las denuncias, pero confirmó que las supuestas irregularidades se prolongaron por "mucho tiempo" y se conocieron gracias a delaciones internas que se transmitieron a la fiscalía de Tokio.

Saikawa descartó que estos hechos vayan a impactar en la alianza Nissan-Renault, pero se hizo eco de los riesgos que representa la "concentración de poder" que había acaparado Ghosn, que también ocupaba las presidencias de Renault y Mitsubishi. "Algunas cosas tienen que corregirse, como la concentración de poder en una persona", insistió el CEO de Nissan.

Incluso el presidente francés, Emmanuel Macron, se refirió a la detención de Ghosn y declaró que Francia se mantendrá vigilante sobre la estabilidad del grupo Renault, "El Estado, como accionista (de Renault, con un 15 % del accionariado), estará extremadamente vigilante con la estabilidad de la alianza y del grupo". Subrayó que el Estado francés será "extremadamente vigilante" con "la estabilidad" de Renault y el futuro de su alianza con Nissan.

En abril de 2017, el directivo abandonó su puesto como consejero delegado (CEO) en Nissan aunque se mantuvo como presidente del segundo mayor fabricante japonés de vehículos y como CEO y presidente de Renault y de la alianza Renault-Nissan.

Ghosn había comenzado a trabajar en 1999 como jefe de operaciones en Nissan procedente de la directiva de Renault, y logró salvar a la compañía de la quiebra con un drástico proceso de reestructuración que le valió el apodo de "Le Cost Killer" ("El verdugo de los costos"), cerrando cinco plantas y despidiendo a miles de trabajadores.







Temas relacionados

Nissan   /    Fraude fiscal   /    Renault   /    Detención   /    Japón   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO