×
×
Red Internacional

México. Detienen al hijo del "Chapo" Guzmán: ¿un gesto para Biden?

Ovidio Guzmán fue detenido en Sinaloa este jueves, en vísperas del arribo de Joe Biden y Justin Trudeau a México, en medio de una jornada sumamente violenta, que recuerda a los peores días de la "Guerra contra el Narco" del expresidente Felipe Calderón.

Viernes 6 de enero | 11:06

Este jueves México se despertó con la noticia de la ola de violencia en las calles de Culiacán, Sinaloa. Rápidamente videos y fotos de camiones quemados y bloqueos a carreteras inundaron las redes sociales.

Se trataba del operativo encabezado por las Fuerzas Armadas para detener a Ovidio Guzmán, líder del Cartel de Sinaloa e hijo del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán, quien ya en 2019 había sido liberado horas después de su captura en un operativo similar, por órdenes de Andrés Manuel López Obrador, ante la ofensiva rudimentariamente militar del Cartel de Sinaloa.

De acuerdo a algunos medios el operativo comenzó de madrugada en el poblado de Jesús María, en las inmediaciones de la casa de la familia de Guzmán. Más tarde, los enfrentamientos entre narcotraficantes y fuerzas armadas, se habían extendido a otros municipios como Guasave y Los Mochis.

Las actividades fueron suspendidas en su totalidad dentro de la ciudad. No tuvo clases, ni actividades laborales. Mediante redes sociales la población de estas ciudades denunció que los narcotraficantes robaron varios vehículos a civiles. Además, los vuelos fueron completamente suspendidos en el aeropuerto de Culiacán luego de que un avión con pasajeros fuera alcanzado por las balas de uno de los enfrentamientos.

La violenta jornada se extendió a lo largo de la mañana. La embajada de Estados Unidos en México lanzó una alerta advirtiendo a sus ciudadanos “no viajar” a ninguna ciudad del estado de Sinaloa. En ese marco, Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, anunció en conferencia por la mañana la agenda acordada para la visita a México de Joe Biden y Justin Trudeau, mandatarios de Estados Unidos y Canadá, el próximo 9 de enero.

El presidente Andrés Manuel López Obrador omitió hacer declaraciones durante su conferencia matutina, pese a que en esos momentos los hechos ya estaban en desarrollo.

“No sabemos todavía cómo están los acontecimientos en Sinaloa, hay un operativo que inició en la madrugada y más tarde vamos a informarles.”

El 2023 comenzó en México con un motín en el penal Cereso 3 de Ciudad Juárez, Chihuahua, otra de las ciudades más golpeada por el narcotráfico, la mañana del primero de enero. Tras el atentado se reportaron siete presos y diez carceleros muertos, además, de 24 reclusos fugitivos, entre ellos Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz “El Neto”, quien era reconocido como líder de “los Mexicles”. Esta madrugada, mientras comenzaban el operativo en Culiacán, las fuerzas armadas realizaron lo propio en en la colonia Los Aztecas en Ciudad Juárez en un intento por recapturar al fugitivo. Piñón de la Cruz fue herido de bala en el enfrentamiento y falleció en el traslado a la Fiscalía.

Durante los días posteriores a su fuga el domingo pasado, diversos medios documentaron que el Ejército se encontraba en alerta. Cerca de mil agentes del ejército, de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal patrullaban las calles de la ciudad, las centrales de autobuses, el aeropuerto y los puentes internacionales.

Así, este año comienza con una abierta revitalización de la “Guerra contra el Narcotráfico”, esa vieja narrativa construida por el gobierno de Felipe Calderón hace más de 15 años para justificar el enfrentamiento entre las fuerzas armadas del Estado y el narcotráfico, en donde las consecuencias más cruentas de la violencia terminaron recayendo en el pueblo pobre y trabajador.

El gobierno de AMLO, que se ha encargado de continuar con la militarización del país durante los 4 años de su sexenio, ahora hace gala de las fuerzas armadas para transmitir una ficticia imagen de orden en el país que permita avanzar en discutir, como ya anunciaba Ebrard esta mañana.

¿Qué tenemos que hacer para ser más competitivos? Migración y desarrollo; salud, tras la experiencia con la pandemia; y seguridad. ¿Cómo podemos hacer más segura nuestra región? Cada país tiene sus prioridades y puntos de vista.

Sin duda, si en los últimos años la política de “abrazos no balazos” había permitido al gobierno de AMLO coexistir con el narcotráfico, a pesar de las fuertes críticas de los gobiernos tanto de Trump como de Biden, acelerados los tiempos rumbo a la carrera electoral del 2024, este discurso muestra su caducidad obligando a MORENA, formación política del presidente, a una línea de mayor “confrontación” contra el narcotráfico, que permita a este partido el apoyo de los gobiernos imperialistas, como guardián del orden, el siguiente sexenio.

Mientras se mantenga el negocio del narco, amparado en la colisión del empresariado y los distintos niveles de gobierno, así como las condiciones de precariedad y falta de oportunidades laborales, acceso a la educación y derechos básicos, que orillan a miles de trabajadores, jóvenes y mujeres a sumarse a esta enorme maquinaria ante la falta de oportunidades, el narcotráfico seguirá teniendo la presencia que durante décadas ha tenido en el país, a pesar de los ostentosos mecanismos de militarización dispuestos supuestamente para enfrentarlo.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias