Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Despidos y suspensiones en Tucumán, ¿quebranto en la industria textil o maniobra patronal?

A pesar de la caída en las ventas, en las fábricas los trabajadores dan cuenta de un incremento en los ritmos de producción. Suspensiones, despidos, y paritarias en frío.

Sábado 28 de mayo de 2016 | 20:00

Luego de suscribir el “Compromiso por el empleo”, Teddy Karagozian (TN&Platex) y Javier Goñi (Alpargatas) pusieron quinta a fondo con despidos y una oleada de suspensiones en la industria textil.

En su planta de Tucumán, Alpargatas despidió a 70 trabajadores contratados a la vez que anunció 450 suspensiones en La Pampa. La firma TN&Platex que ya había suspendido a todo su personal en La Rioja, anunció 450 nuevas suspensiones en sus plantas de La Rioja, Tucumán, y Chaco. En esta empresa también se vienen produciendo despidos y retiros “voluntarios” que muchas veces se imponen por la presión que ejercen los supervisores.

Pero desde adentro de las fábricas los obreros dan cuenta de un aumento de los ritmos de producción y de la introducción de nuevas maquinarias para ampliar la capacidad instalada.

Un obrero de la textil Tavex nos cuenta que “la empresa dice que se están perdiendo clientes importantes y que han caído las ventas. Pero todos los días de la semana, sin descanso, se trabaja con horas extras para llegar a los niveles de producción (…) los volúmenes se mantienen en la media y a veces son un poco más altos”.

En TN&Platex un trabajador nos comentaba que: “ellos dicen que están en crisis pero si entras a la fábrica hay 12 máquinas nuevas que están listas para armar, y así van sacando gente. Antes eramos 80 personas por turno, y ahora somos 30”.
La empresa de hilados líder en el mercado busca sortear la coyuntura expandiéndose hacia otros segmentos de la cadena textil. Mientras tanto de las paritarias que se firman en junio no se sabe nada y los empresarios del rubro a la espera de nuevos subsidios.

¿Hay crisis en la industria textil?

La industria textil atraviesa una coyuntura indudablemente adversa. Las primeras medidas de ajuste del gobierno de Macri golpearon de lleno al bolsillo popular, lo que se tradujo en una importante caída del poder adquisitivo y una retracción del consumo que se vio reflejada también en el rubro textil.

Según Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación Pro-tejer y directivo de TN&Platex, “la actividad textil cayó un 25% en estos primeros cinco meses (…) un tercio se explica por la liberación de las importaciones, que crecieron un 7% en volumen y el resto por una caída de las ventas por menor poder adquisitivo de la gente” (iEco, 17/05/2016).

Ya en 2015 la industria textil arrojaba una caída del 5% en las ventas, aunque manteniendo la utilización de la capacidad instalada por encima del promedio industrial. Pero también es cierto que la industria textil viene de experimentar una fuerte expansión durante el período 2009-2014.

En esos años la producción se expandió en casi un 20% a pesar de una leve disminución en la cantidad de obreros ocupados. En el segmento “fabricación de hilados”, por ejemplo, la cantidad de empleados durante este período de crecimiento va a mermar en un 6%, es decir, 1200 puestos de trabajo menos. De esta manera, el grueso de esta expansión se va a dar sobre la base de un aumento los ritmos de producción. Es decir, el aumento de la ganancia capitalista se va sustentar en este período en una mayor intensidad en la explotación de la fuerza de trabajo.

Si nos remitimos a los balances contables de algunas de estas empresas observamos que Tavex Argentina SA declara ganancias por 24 millones de pesos (2012), 25 millones (2013), 58 millones (2014). En el caso de Alpargatas SAIYC los beneficios ascendieron a 17 millones de pesos (2011), 28 millones (2012), - 61 millones (2013), y 56 millones (2014).

Es decir que la caída de 2015 y de los primeros meses de 2016 se da sobre la base de un ciclo de expansión casi ininterrumpido que se inicia en 2005, y que logró sostenerse luego de la caída de 2009 protegida de las importaciones con barreras arancelarias.

No disponemos de los balances contables de TN&Platex, pero en una entrevista reciente Teddy Karagozian anunciaba inversiones de 18 millones para renovación de maquinarias y afirmaba que 2015 la facturación había aumentado por volúmenes de venta, pero más aún por haberle ganado 15 puntos a la inflación.

Digamos de paso que Alpargatas no es una empresa nacional sino que es parte del Holding brasilero Camargo Correa, que en 2015 amasó ganancias por 4.015 millones de dólares. Es esta empresa la que suspende a sus trabajadores pagando el 50% del salario con la excusa de la crisis.

Quizás por eso Luis Salado, apoderado de la Asociación Obrera Textil (AOT), denunció recientemente que “estas empresas no quieren mostrar sus números a nadie”.

Pero el gobernador de la Rioja se puso al frente de las gestiones ante el gobierno nacional para que incorpore a la textil en el Programa de Recuperación Productiva (Repro), un subsidio para que los empresarios se ahorren el equivalente al valor del salario mínimo vital y móvil por cada obrero.

Ciertamente, una gran cantidad de pequeñas industrias textiles atraviesan serios problemas de solvencia. Pero no es el caso de grandes jugadores como Alpargatas, TN&Platex, o Tavex Argentina SA.

Sobre despidos y suspensiones

A pesar de la gran cantidad de despidos que salen a la luz en la industria textil, la AOT repite a coro con la CGT local y la UIT que “no hay una ola de despidos”. Tampoco parecen muy dispuestos a hacer algo ante la ola de suspensiones. Pero esta historia no es nueva. Durante el ciclo expansivo las suspensiones, retiros voluntarios, adelantos forzosos de vacaciones, fueron moneda corriente.

En 2015 Tn&Platex suspendía a 230 trabajadores en La Rioja por negarse a trabajar los feriados. En 2014 Alpargatas de Tucumán despedía a 40 trabajadores al mismo tiempo que suspendía a 60 trabajadores por 90 días. En 2012 suspendía a toda la planta por una semana aduciendo caída de las ventas, aunque demostramos que tal cosa no ocurrió. Pero la AOT le dio la razón a la empresa. En 2011 adelantaban una semana de vacaciones a los 2500 empleados afirmando que aquella medida estaba “consensuada con la AOT”.

En todos estos años la burocracia sindical de la AOT se limitó a pedir subsidios para los empresarios, justificando al mismo tiempo los ataques patronales por la crisis del sector y llegando a integrar la vicepresidencia de la Fundación Pro-tejer.

El obrero textil de Tavex resume: “los empresarios están teniendo esta estrategia para que las bases no se movilicen y tengan temor a perder su trabajo, para que cuando sea el momento de las paritarias arreglen tranquilos el techo salarial”.







Temas relacionados

Trabajadores textiles   /    Textil   /    Despidos   /    Tucumán   /    Mundo Obrero   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO