×
×
Red Internacional

Desde la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte salieron al cruce y piden a la izquierda que no levante piquetes el 9 de Junio, día que se llevaría el paro que convocan desde la CGT opositora y la CTA de Micheli. Los amagues entre sindicalistas opositores y oficialistas y su necesidad de no hacer lío para no asustar al capital. Los piquetes se han transformado en una referencia indiscutible en la política nacional: la política sigue en la calle.

Roberto AmadorObrero de Madygraf y docente de escuela secundaria

Sábado 30 de mayo de 2015 | Edición del día

El dirigente ferroviario Omar Maturano, en nombre de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) salió a ponerle paños fríos al clima febril que va tomando la previa al paro convocado para el próximo 9 de Junio, del cual son los principales promotores, e hizo referencia al sindicalismo de izquierda, a quienes pidió que “No haya cortes de tránsito. Queremos que el paro de transporte garantice el paro nacional. Pedimos que no haya piquetes y que dejen que los trabajadores vayan por sus propios medios. Así no nos tildan de que cortamos la calle”. De forma menos sutil, hace unos días, Facundo Moyano declaraba que la izquierda se cuelga de los paros de la CGT, y que son marginales que solo puede tener visibilidad cortando la panamericana o llevando las cosas al extremo.

Un pedido: no hagamos lío

El pedido de Omar Maturana, es la obviedad dentro de la estrategia de la burocracia sindical peronista que quiere hacer del paro del 9 junio un mero reflejo del poder que tienen los sindicatos. Una sutil demostración de fuerza en el marco de la discusión electoral que está atravesando centralmente al peronismo entre oficialistas y opositores. La CGT opositora habla de techos en las paritarias. Denuncia y acusa a más no poder la injerencia del gobierno que digita el porcentaje apto en las paritarias, pero saben que toda denuncia tiene un límite: el capitalismo.

Antonio Caló, que no compartirá sede con ellos pero que sí comparte ideología, lo dejó muy en claro en la entrevista que el domingo 24 de Mayo le hiciera el diario La Nación. Allí, sin ocultar el enojo de los delegados metalúrgicos, dijo que ellos “querían el 32%. Querían hacer el paro y salir a las calles”, pero que sabe que cuando hay mucho lío, las fabricas se van porque a los empresarios no les cuesta nada levantar una fábrica y montarla en Brasil. “Se van. Ya paso en los 90”. Una forma de seducir al capital.

No hacer lio y demostrar que los que manejan el timón son ellos para garantizarles a los empresarios buenos negocios y advertirles a los que vienen que sin ellos no podrán gobernar; es lo que buscan desde las diferentes cúpulas de la CGT.

“¿Se unirían sólo porque viene un gobierno nuevo?”, preguntó el periodista. Caló cerró filas con sus pares, contestando “tenemos que proteger el modelo sindical. Podrán tener diferencias tácticas pero la burocracia sindical sabe que todo lo anterior es imposible hacerlo sin mantener el modelo sindical vigente”.

La Panamericana y los reclamos obreros

Oficialistas y opositores bastardean los piquetes, y no es una cuestión de protagonismo sino de métodos de lucha. Los piquetes sobre la Panamericana se han trasformado en una referencia importante para el conjunto de los trabajadores. La Panamericana es la arteria principal para el intercambio comercial con Brasil y eslabón de la cadena productiva en la zona norte de Buenos Aires. Sobre este acceso, diariamente van y vienen componentes para el montaje en las líneas de producción de la industria automotriz por solo nombrar una rama. Van y vienen camiones con toneladas de acero para ser cortado y luego enviado a las líneas de estampado; traídos de las acerías. No por nada los empresarios dicen que hay terminar con el quilombo sobre la panamericana. No es para menos, cada jornada es un retraso y el retraso es tiempo, y el tiempo dinero para los patrones.

Pero durante los paros no se mueve nada, nos dice la burocracia acusándonos de oportunistas. Eso es totalmente falso. El último paro, la burocracia de SMATA, dirigida por Ricardo Pignanelli, que están avalando un nuevo Lock Out patronal en Lear luego de las agresiones a uno de los trabajadores reincorporados, salió a recorrer las líneas de producción de VW y Lear, exigiendo que los trabajadores asistan o sino que se atengan a las consecuencias. El corte sobre panamericana así como el bloqueo a los perímetros de entrada a Lear impidieron el ingreso de los trabajadores y pudo romper el plan de los militantes de la Lista Verde que buscaban hacer funcionar la fábrica a como dé lugar y de esa forma dar un claro mensaje claro al conjunto de los trabajadores: que SMATA no para.

Pero no es solo esto, a la inmensa masa de trabajadores que se encuentran trabajando en negro o de formas nada estables suelen concurrir en remises, motos, bicicletas o autos si es que lo tienen por las apretadas que suelen recibir por la patronal. Los piquetes suelen ser una buena forma, una excusa para no asistir a los trabajos y acoplarse al paro.

Cada corte de la panamericana, demora el flujo productivo, como ya dijimos. Es cierto que los piquetes a través de los medios de comunicación sirven como amplificadores para llegar a miles de hogares, pero no es menos cierto que con cada piquete y la demora en la entrega, que suele hacerse con Just in Time, hace entrar a las fabricas la noticia de que otra vez se corta la Panamericana por la izquierda y los trabajadores combativos.

Por eso, desde la izquierda no nos colgamos de los paros de la burocracia sino que intervenimos con los métodos con los que actuamos cotidianamente no solo por nuevas demandas obreras y sino también, por la defensa de las mismas. Eso ya se vio en el conflicto de Lear que durante tres cuartas partes del año 2014 tuvieron sobre la panamericana uno de los tantos escenarios de lucha que se dieron para pelear contra el despido de 240 familias que había dejado en la calle la multinacional norteamericana.

Fue por eso que las banderas levantadas por los trabajadores llevaba inscripto como lema “familias en la calle, nunca más” mismas que hoy levantan los trabajadores de la gráfica Madygraf (ex. Donnelley) junto a los trabajadores de WordColor, los primeros lo hacen exigiendo la expropiación definitiva de la fábrica, los segundos, peleando por la defensa de los 280 puestos de trabajo que la patronal amenaza con dejar en la calle.

Piquetes para rato

Los piquetes demuestran que no alcanzan los discursos de salón a los que nos tiene acostumbrado la burocracia sindical peronista. Ayer mismo, en un paso fugaz de palabras, la UTA dirigida por Roberto Fernández lanzó un paro de 24hs en “reclamo de sueldos dignos para los conductores” y no tardó en cambiar de decisión luego de que desde el Ministerio de Trabajo dictara conciliación obligatoria. Ya lo mismo había pasado con la UOM de Antonio Caló que luego de anunciar un paro de 36hs terminó acatando la conciliación que minutos después dictaban desde las oficinas de Carlos Tomada. Esto es un alerta ya que la UTA conforma junto a camioneros y otros gremios del transporte, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) que es la convocante al paro del 09 de Junio junto a la CTA de Michelli. ¿Esta es la forma de luchar por sueldos dignos? ¿De esta forma vamos a ir al paro?

Pero Rosario siempre estuvo cerca…

Los trabajadores aceiteros vienen demostrando que lejos de las buenas bondades de los discursos de pasillo la única forma de romper el techo a la paritarias impuesto por el gobierno solo se rompe si se lucha como lo están haciendo en el Gran Rosario donde ya van 23 días de conflicto, 40 plantas paradas y cien barcos fondeados sobre el Paraná. Hace dos días los huelguistas terminaron por parar todas las plantas rodeando con piquetes las 15 plantas restantes. Tienen paralizada la cadena productiva del sector agroindustrial en tierra y sobre las costas hacen colas los barcos sojeros.

Estos son los verdaderos métodos de la clase obrera y que tanto asusta a la burocracia sindical de pasillo y los que defendemos desde el PTS.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias