×
×
Red Internacional

El Ártico se calienta casi cuatro veces más rápido que el resto del mundo, con el consiguiente derrumbe de glaciares y la pérdida de hábitats a un ritmo récord. Una situación a la que se une un fenómeno inesperado: sus lagos se están secando.

Martes 30 de agosto | 15:22

En los últimos veinte años los lagos árticos se han reducido o secado por completo en toda la región panártica (norte de Canadá, Rusia, Groenlandia, Escandinavia y Alaska), según revela un estudio publicado este martes por Nature Climate Change.

La disminución de los lagos supone una sorpresa, pues los científicos consideraban que el cambio climático, al principio, ampliaría los lagos de la tundra debido a los cambios en la superficie por el derretimiento del hielo terrestre, y que finalmente se secarían a mediados del siglo XXI o del XXII.

Estos lagos suponen un elemento fundamental del ecosistema ártico, al proporcionar una fuente de agua dulce para las comunidades que allí viven, además aves migratorias y criaturas acuáticas amenazadas de extinción también dependen de los hábitats lacustres para sobrevivir.

La pérdida de estos lagos, según los autores del estudio, encabezados por Elizabeth Webb de la Universidad de Florida, pude tener su causa en el permafrost, el suelo congelado que cubre el Ártico.

El equipo teorizó que el descongelamiento del permafrost puede disminuir la superficie de los lagos al crear canales de drenaje y aumentar la erosión del suelo hacia ellos.

"Nuestros resultados sugieren que el deshielo del permafrost se está produciendo incluso más rápido" de lo que se había previsto e indican que “la región está probablemente en una trayectoria hacia un mayor drenaje a escala de paisaje en el futuro", destacó Webb.

La investigación apunta que el incremento de las precipitaciones en otoño provoca la degradación del permafrost y el drenaje de los lagos. El agua de lluvia transporta el calor al suelo y acelera el deshielo del permafrost, que puede abrir canales subterráneos que drenan la superficie.

El permafrost ártico es un almacén natural de materia orgánica conservada y de gases que calientan el planeta, pues almacenan casi dos veces más carbono que la atmósfera.

"Hay muchas investigaciones en curso que sugieren que a medida que el permafrost se descongela, este carbono es vulnerable a ser liberado a la atmósfera en forma de metano y dióxido de carbono", advirtió la científica.

Es decir que los lagos congelados que se asientan sobre el permafrost y mantienen las bolsas de metano atrapadas en la tierra, podrían dejar de contenerlo, liberando el metano en cantidades récord y acelerando aún más la crisis climática.

Una investigación reciente sugiere que para frenar la desaparición de los lagos, quizá la mejor manera de salvar el permafrost sea reducir las emisiones de combustibles fósiles. Sin embargo, el sistema de producción capitalista y los principales países imperialistas, responsables de la aceleración de la crisis climática y de la mayor parte de la emisión de los gases de efecto invernadero, van a contramano. No solo se niegan a afectar sus negocios continuando con la actividad contaminante y que deteriora las condiciones de nuestro medioambiente, sino que ante crisis como la desatada con la guerra en Ucrania, empujan a nuevas regiones a la extracción descontrolada de combustibles fósiles para mantener una producción irracional.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias