×
×
Red Internacional

Tercera ola. Denuncian la falta de asistencia en villas porteñas frente al covid-19

En medio de un alza de contagios imparables, vecinas y vecinos de los barrios más carenciados de la Ciudad, denuncian los cierres de Centros de Testeo, la falta de entregas de bolsones de comida, la falta de agua y cortes de luz.

Sábado 8 de enero | 14:20

Antes y después de la conferencia de prensa del jueves 6 de enero, que brindó el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, en la cual informó de la apertura de Centros de Testeos, las y los vecinos de los barrios más carenciados, denuncian la falta de asistencia a los aislados, entrega de bolsones de comidas, ya que deben permanecer en sus casas, totalmente acinados, falta de agua y cortes de luz en medio de una tercera ola de contagios de covid-19 que sigue en alza y no da respiro.

En las villas de la CABA, la crisis sanitaria se agudiza por la falta de recursos humanos para realizar las tareas de testeo, la baja capacidad del mismo y la falta de asistencia alimentaria a las personas aisladas.

En los barrios de Zavaleta y Villa 21-24, el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), directamente no está entregando los bolsones de comidas a las personas aisladas. Las filas para hisoparse en el Detectar son interminables, solo se atiende de 9 a 14 horas y mucha gente queda afuera. También, el personal para atender a quienes requieren de los hisopados, no es suficiente.

Este dato también lo denuncia La Garganta Poderosa y continúa: “En Retiro, la Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU), solo abastece con bolsones de comidas a las personas hisopadas en la Unidad Febril de Urgencia (UFU), del barrio, las cuales no son más de 180 por día, ya que los que se hacen el test en otros lugares no reciben nada. Además, se cerró el vacunatorio del barrio por falta de personal, ya que hubo varios contagios y no hay reemplazos”. Larreta manifestó que el Gobierno contrataría más profesionales como una de las medidas para hacerle frente a esta situación crítica, pero las y los vecinos, denuncian la falta de los mismos.

En el barrio de Lugano, los trabajadores del Centro Grierson contaron a este diario que: “La UFU del mismo, está funcionando solo con 3 de las 9 promotoras de salud con las que cuenta, debido a los contagios y a la falta de reemplazos. Se atiende solo de 9 a 13 horas y se llegan a hacer apenas de 100 a 150 hisopados por día, siendo más de 1000 las personas que llegaron a requerir del servicio”. El resto que necesita testearse, deben trasladarse a otros lugares, realizar largas filas en otros centros, con síntomas y bajo las altas temperaturas del verano. Algunos de estos datos fueron suministrados por La garganta Poderosa también.

Tal es el caso del Barrio Rodrigo Bueno, lugar donde no funciona el Detectar. Para testearse, las y los vecinos tienen que recorrer 2,5 km. hasta San Telmo, donde también hay largas colas. Desde navidad, tampoco se entregan los bolsones de comida para que las y los contagiados, puedan cumplir con el aislamiento y tengan un plato de comida en la mesa, al menos una vez al día.

La nueva ola de covid-19 vuelve a mostrar la irracionalidad de este sistema capitalista, se hacen más visibles las carencias del sistema de salud público, en este caso, de la Ciudad de Buenos Aires, pero también pasa en la provincia y en todo el país. La vacunación no es suficiente, en las villas especialmente, continúan enfrentando los mismos problemas que hace dos años. No cuentan con asistencia alimentaria, no hay capacidad para los testeos necesarios y se requieren más profesionales para realizar las tareas y enfrentar esta crisis sanitaria, la situación solo puede empeorar.

Te puede interesar: Por colapso en centros de testeo, dejan de hisopar a contactos estrechos




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias