Política

DEBATE PRESIDENCIAL

Del Caño tiene razón: los narcos viven en Nordelta

El clan Meyendorff, los Triana Peña, “Mi Sangre”, son algunos de los capos narcos que vivían en tierra de Massa y Scioli. La trama empresarial, policial y política del narcotráfico. Todos cómplices de los narcos, excepto el Frente de Izquierda.

Cecilia Rodríguez

@cecilia.laura.r

Martes 6 de octubre de 2015 | Edición del día

“Los narcos viven en Nordelta”. Esta fue la lapidaria frase que Del Caño dirigió a Sergio Massa y con ella, el joven candidato del Frente de Izquierda denunció la hipocresía (y derechismo) de su contrincante del UNA que propone movilizar al Ejército a los barrios pobres contra el narcotráfico. Pero los capos narcos no están, precisamente, en los barrios pobres, sino que se refugian en los exclusivos barrios privados del Tigre de Sergio Massa y del conurbano de Daniel Scioli. Y el Nordelta, el más lujoso y enorme de los barrios cerrados de Argentina, es uno de los destinos preferidos.

Los ejemplos son muchos. Allí lavaba dinero el famoso clan Meyendorff y vivió el narco Jesús Yepez Gaviria, sus socios John y Anthony Grajales y su mujer, Claudia Celis Arias, que actualmente cumple arresto domiciliario. Hace unas semanas, cayó la banda que exportaba cocaína en cargamentos de arroz a África: los jefes son los hermanos Triana Peña, procesados por narcotráfico en Colombia y un ex policía, procesado por asesinato también en ese país. Todos vivían en Nordelta.

El country, cuyo consorcio recauda en concepto de expensas cerca de 20 millones de pesos por mes, ofrece una amplia gama de posibilidades para lavar dinero. Así lo entendió el arquitecto Walter Mosca, investigado por narcolavado al tener a su nombre más de veinte fideicomisos inmobiliarios por 200 millones de pesos. Su nombre apareció en escuchas telefónicas al caer una banda con 144 kilos de cocaína. Mosca construyó el Hotel Intercontinental de Nordelta y lo inauguró sonriente junto a Sergio Massa.

El otro atractivo que seduce a los narcos a vivir en la tierra de Massa y Scioli es la “seguridad”. Henry de Jesús Londoño, alias “Mi Sangre”, lo explica a la perfección: “Lo único que busqué como seguridad es un barrio cerrado. La seguridad de Nordelta funcionó a la perfección”, dijo después de ser detenido. Hasta el mismo Massa, en 2014, admitió con cinismo que los narcos se instalan en Tigre por la “seguridad”. Una muestra palpable de que para el candidato del Frente Renovador –al igual que para Scioli y Macri- la seguridad es cuidar a los poderosos y millonarios, sin importar de dónde provengan sus fortunas.

El “paraíso seguro” que ofrecen los barrios ricos del conurbano bonaerense incluye a jueces y fiscales, como muestra la investigación publicada este domingo por Horacio Verbitsky contra el fiscal general Julio Novo, de San Isidro, acusado de encubrir narcotraficantes y de asociación ilícita con los intendentes del conurbano. Según el periodista, se registran más de cien comunicaciones entre el Fiscal Novo y Malena Galmarini, la esposa de Sergio Massa.

Todos cómplices del narco, menos el Frente de Izquierda

Pero no solo de Massa habla esta historia. Aníbal Fernández, candidato a gobernador bonaerense del FPV, está involucrado en la causa de la efedrina. Las conexiones del caso llamado “narcoarroz” llegan hasta el titular de la Aduana, un hombre vinculado al Jefe de la AFIP, Echegaray. Ni siquiera Margarita Stolbitzer, aunque se llame progresista, puede hablar del tema sin sonrojarse. Sus aliados santafesinos entregaron los puertos a empresas investigadas por lavar dinero narco: por esos puertos iba a salir el enorme cargamento de arroz con cocaína, que cínicamente viajaría a África con el programa ‘Hambre Cero’.

El Jefe que promovieron Bonfatti y Binner está siendo juzgado por encubrimiento de narcotraficantes y tratantes de mujeres. La principal testigo en su contra sufrió un atentado y ni un solo funcionario del gobierno hizo declaraciones.

Nicolás Del Caño fue el único candidato que denunció que no puede haber narcotráfico ni gran delito en la Argentina sin la complicidad y organización de las cúpulas policiales y de las fuerzas de seguridad. El candidato del Frente de Izquierda también fue el único en mencionar el nombre de Luciano Arruga, el joven desaparecido y asesinado por la policía bonaerense con la que Scioli satura los barrios de los trabajadores.

La Izquierda Diario consultó al respecto al candidato a Diputado Nacional por Santa Fe, Octavio Crivaro, que fue parte de la comitiva que acompañó a Del Caño en el debate:

“Del Caño es el único que dijo lo que querían escuchar las decenas de miles de trabajadores y jóvenes que sufren la penuria de la narcopolicía en Santa Fe y en Córdoba. La policía no solo organiza el narco sino que mata cada día más jóvenes como Franco Casco o Gerardo Escobar en mi provincia. Valientes familias luchan en contra el gatillo fácil y la represión en todo el país. Del Caño es el único que lo mencionó, porque el resto son cómplices. Los candidatos del Frente de Izquierda hablamos del tema, el resto lo silencian. Por eso estamos recibiendo muchísimo apoyo y creciendo. En Santa Fe podemos llegar al Congreso, fortaleciendo el bloque de diputados del Frente de Izquierda y que haya una voz de la izquierda santafesina que acompañe a la lucha de cientos de familias contra la impunidad de la narcopolicía”.

Consultado sobre propuestas concretas para combatir el narcotráfico, Crivaro desarrolló: “Nosotros planteamos la creación de una Comisión Investigadora Independiente con familiares de las víctimas del narcotráfico y organismos de DDHH independientes de los gobiernos, que tenga plenos poderes y que juzgue a todos los policías y funcionarios políticos y judiciales cómplices. Para acabar con el narco hay que terminar con la complicidad y amparo estatal”.







Temas relacionados

#ArgentinaDebate   /    #DebatePresidencial   /    Argentina Debate   /    Debate presidencial   /    Elecciones 2015   /    Nordelta   /    Narcotráfico   /    Nicolás del Caño   /    Sergio Massa   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO