×
×
Red Internacional

Este viernes se dieron en pocas horas dos nuevos hechos de gatillo fácil por parte de la maldita Bonaerense. Al asesinato de Luciano Olivera (16) en Miramar por un disparo policial en el pecho, le siguió unas horas después el arrollamiento y muerte de Agustín Méndez (15) por parte de un patrullero en General Rodriguez. En los dos casos la policía reprimió a los familiares, amigos y vecinos que pedían justicia.

Viernes 10 de diciembre de 2021 | 22:37

En la tarde noche de este viernes se dio una situación particular para quien estuviera mirando los canales de televisión. Mientras uno mostraba la represión por parte de la policía bonaerense en Miramar a los familiares, amigos y vecinos del adolescente asesinado por un disparo policial en el pecho, Luciano Olivera, el canal Crónica transmitía un nuevo hecho que alimentaba más la bronca: el asesinato de otro pibe de tan solo 15 años, Agustín Méndez a manos también de policías bonaerenses, que lo atropellaron intencionalmente luego de una persecusión a la moto en la que Agustín viajaba como acompañante.

Te puede interesar: La Bonaerense asesinó a otro pibe más en General Rodríguez

En ambos casos los amigos y vecinos denunciaron a los móviles de TV que el gatillo fácil y los hostigamientos por parte de la fuerza de Seguridad al mando de Berni y Kicillof en territorio bonaerense son moneda corriente. Y como si fuera poco, a la bronca y pedido de justicia de los seres queridos y vecinos de Luciano y Agustín, la respuesta por parte del Estado fue la represión a manos de la misma policía asesina. Éstos repudiables hechos sucedían mientras el Gobierno nacional festejaba el "Día de la Democracia" en Plaza de Mayo. Una democracia para unos pocos en todo caso, pero que a los pibes de los barrios pobres no para de matarlos.

Te puede interesar: En Miramar la Bonaerense reprime a quienes reclaman por justicia por Luciano Olivera

“Dejen de matarnos” se pudo escuchar en más de una oportunidad en las transmisiones de Miramar y General Rodríguez. Los pibes están cansados del gatillo fácil y los hostigamientos por el sólo hecho “de tener una gorrita”, “usar capucha” o por “portación de rostro”, como denunció ante las cámaras de TN un vecino que conocía a Luciano en Miramar, con el rostro ensangrentado por una bala policial.

Los asesinatos de dos adolescentes este viernes en territorio del gobernador Axel Kicillof, se dan cercanos en el tiempo al caso de Lucas Gonzales, asesinado por la policía de la Ciudad de Buenos Aires. Y éstos son tan solo algunos de los que logran salir a luz.

"Se calcula que en la Provincia de Buenos Aires hay 124 víctimas fatales en promedio por año. Los datos recabados por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) dan cuenta de que entre 2016 y 2020 hubo 622 víctimas fatales por el uso de la fuerza policial en la Provincia de Buenos Aires, es decir un promedio de 124 víctimas por año. La Policía Bonaerense depende del Ministerio de Seguridad provincial, que desde el 10 de diciembre de 2019 está a cargo de Sergio Berni.", se desprende de un artículo del sitio Chequeado.

Las incontables muertes de pibes a manos de las fuerzas de seguridad ponen de manifiesto que el problema no es tal o cual uniformado individual ni que se trate de "manzanas podridas", sino que es la institución policial en su conjunto, como brazo armado de este Estado, la que asesina sistemáticamente a los pibes pobres y de los barrios trabajadores. Un Estado que se encarga de garantizar la riqueza de unos pocos y la miseria de las mayorías.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias