Internacional

HONG KONG

Decenas de detenidos y heridos por represión contra manifestantes

Miles de activistas forzaron el lunes en Hong Kong el cierre temporal de la sede gubernamental al enfrentarse con la policía, desafiando las órdenes de que se retiraran tras más de dos meses de protestas en la ciudad controlada por China.

Martes 2 de diciembre de 2014 | Edición del día

Fotografía: Reuters

El líder de Hong Kong, Leung Chun-ying, dijo que la policía había sido tolerante pero que tomaría "acciones decididas", dando a entender que la paciencia se habría acabado.

El caos estalló cuando los oficinistas trataban de llegar a sus trabajos y cientos de manifestantes rodearon el Centro del Admiralty, que alberga oficinas y tiendas. Las oficinas del Gobierno central y la legislatura debieron cerrar sus puertas por la mañana, al igual que decenas de locales comerciales.

La policía atacó a los manifestantes con porras y gas pimienta, marca una escalada en el movimiento de desobediencia civil.

También subraya la frustración de los manifestantes por la negativa de Pekín a conceder reformas electorales y otorgar una mayor democracia en la ex colonia británica.

"Algunas personas han confundido la tolerancia de la policía con debilidad", dijo Leung a periodistas. "Pido a los estudiantes que están planeando volver a los puntos de ocupación esta noche a no hacerlo", agregó.

El líder de la Federación de Estudiantes de Hong Kong, Alex Chow, dijo que los manifestantes habían intentado paralizar las sedes del Gobierno.

Miles de manifestantes fueron convocados anoche por las organizaciones líderes de facto del movimiento, Scholarism y la Federación de Estudiantes de Hong Kong, las cuales pidieron a los congregados que vinieran provistos de artículos de protección, como mascarillas, cascos y paraguas para aumentar sus protestas, dirigidas hacia las dependencias gubernamentales.

Durante más de doce horas cientos de policías y manifestantes se enfrascaron en duros enfrentamientos.

La Policía hizo uso de nuevo de gas pimienta, chorros de agua y porras para contener a los cientos de manifestantes que empujaron las barreras policiales en al menos tres ocasiones a lo largo de toda la noche.

Cientos de agentes policiales antidisturbios dispersaron a la multitud en escenas caóticas durante la noche, obligando a los manifestantes a replegarse esparciéndoles gas pimienta y golpeándolos con porras.

Decenas de médicos voluntarios asistieron a numerosos heridos, algunos que yacían inconscientes y otros sangrando con cortes en la cabeza. La policía dijo que se realizaron al menos 40 arrestos.

Los manifestantes exigen elecciones libres para el próximo líder de Hong Kong que asumirá en el 2017, no la votación entre candidatos preseleccionados que permitirá el Partido Comunista de China.

La Izquierda Diario / EFE / Reuters







Temas relacionados

Revolución de los Paraguas    /    China   /    Hong Kong   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO