×
×
Red Internacional

Centenario. Décadas de problemas estructurales con un gobierno ausente

A raíz de la explotación de Vaca Muerta la población de Centenario creció a un nivel excepcional en los últimos años. A pesar de ello las intendencias del Frente de Todos no ha hecho las obras necesarias para garantizar derechos básicos como viviendas y servicios públicos.

Escuchá esta nota
Miércoles 9 de noviembre | 14:11

El auge de vaca muerta especialmente en los últimos seis años, provocó un aumento exponencial de la población en la localidad de Centenario, que en el periodo intercensal (2010-2022) de doce años pasó de tener 34 mil habitantes a 84 mil, es decir un 145%. Muchas familias trabajadoras vienen en busca de una salida laboral y se asientan en la región; especialmente en la localidad, pero la panacea se convierte en pesadilla cuando los alquileres tienen un costo que se lleva la mitad de los salarios y la construcción de viviendas está prácticamente paralizada es relación a este crecimiento demográfico.

Se podría pensar que el problema es solo de los últimos años y debido al crecimiento, sin embargo, eso no es así ya que barrios históricos de la ciudad que vienen reclamando por infraestructura básica que permita una cierta calidad de vida aun no cuentan con los servicios como gas, cloacas y a veces electricidad.

En la actualidad un 35% de la población (unas siete mil familias) no cuenta con gas de red domiciliaria y debe calefaccionarse con leña entre otros métodos mientras se lee en los diarios record de producción y exportación que les representa a las empresas cientos de millones de dólares.

Esa misma cantidad de familias no tienen acceso a una instalación eléctrica del EPEN, por lo que deben conectarse en forma provisoria con todos los riesgos que implica además de la deficiente calidad.
En tanto que el 20% de la población (unas cuatro mil familias) no cuenta con cloacas las obras de asfalta y pluvioaluvionales son escasas y apenas llueven 10 mm se anegan las calles convirtiendo a la ciudad en un caos para transitarla.

La calidad de vida se expresa también en las obras de espacios verdes, espacios de recreación y deportes además de alternativas culturales. En la localidad existen 5 metros cuadrados de espacios verdes por personas (la ONU aconseja unos veinte metros cuadrados por persona) que mayormente no cuentan con plantas y muy pocas son atendidas por el municipio, sino son los vecinos quienes muchas veces hacen el mantenimiento.

Los espacios deportivos son apenas dos polideportivos que a pesar de la buena predisposición de los trabajadores/as no alcanza para atender la demanda.

Mientras se priorizan las obras para los barrios cerrados que se lotearon en la zona de chacra, a un precio alto, para un sector de la población de alto poder adquisitivo quienes en poco tiempo y sin necesidad de hacer reclamos cuentan con todos los servicios, incluso antes de que los habiten.
Son los contrastes de Vaca Muerta, donde el hospital que es de complejidad VI cuenta con solo 18 de los 26 generalistas y en el caso de los pediatras, al día de hoy sólo 1 (uno) de los 8 que había diez años atrás, así como muchos de los servicios que alguna vez brindó, ya no lo hace. Un vaciamiento de la salud pública como vienen denunciando sus trabajadores/as.

Cómo podemos ver, las necesidades de las familias trabajadoras cada vez son mayores, ante un estado ausente que sigue sin responder la urgente necesidad de adquirir derechos como a una vivienda digna, a servicios esenciales, a la salud pública de calidad, a contar con escuelas en óptimas condiciones y la necesidad de nuevos establecimientos. Muy lejos de acceder a estas necesidades, La Intendencia de Bertoldi a destinado millones adquiridos por nación a gastos incoherentes en medio de una crisis social, sanitaria y económica. Cómo la remodelación de la plaza San Martín.

El gobierno provincial del MPN promociona los récords de producción de Vaca Muerta de los últimos 40 años, en donde hay récords en regalías. Mientras en la provincia cada vez se acentúa más la desigualdad de las familias trabajadoras, y las condiciones y problemas estructurales cómo los de infraestructura de los hospitales y las escuelas en las ciudades de vaca muerta, cómo Añelo y Centenario no son una excepción.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias