Internacional

ELECCIONES ESTADOS UNIDOS

Debate vicepresidencial en EE. UU.: una mosca y dos candidatos no tan distintos

Kamala Harris y Mike Pence discutieron todo, desde la respuesta al coronavirus hasta la gripe porcina y el fracking, aunque tengan desacuerdos en el discurso tienen mucho más en común de lo que piensan. Al final del aburrido debate, el protagonismo se lo llevó una mosca en la frente de Pence.

Jueves 8 de octubre | 09:25

El presente artículo es una traducción de la nota publicada originalmente en Left Voice, sitio en inglés de la red internacional La Izquierda Diario.

En un debate por largos momentos muy aburrido, y con pocas diferencias de fondo entre los candidatos, el protagonismo se lo terminó llevando una mosca que se posó durante más de dos minutos en la frente del vicepresidente de Trump, Mike Pence, desatando una catarata de memes en las redes sociales. Repasemos algunos de los argumentos del actual vicepresidente y la candidata de Biden, Kamala Harris.

Mike Pence y Kamala Harris entraron al debate vicepresidencial con objetivos bastante diferentes. Pence, necesitaba detener la hemorragia en la campaña Trump. En los últimos ocho días, el presidente ha pasado por un debate controvertido, dio positivo por el coronavirus, tuvo una tormenta de tweets erráticos mientras estaba hospitalizado, inmediatamente se quitó la máscara a su regreso a la Casa Blanca y luego anunció que tenía la intención de bloquear un nuevo paquete de ayuda estatal por el Covid hasta que fuera reelegido. Esto último provocó además una caída en picada del mercado de valores. 

Pence necesitaba seguir desempeñando el papel que siempre ha jugado: el estabilizador. El trabajo de Pence es hacer que Trump parezca atractivo para el votante republicano tradicional y contrarrestar su comportamiento errático. Esta función se volvió aún más importante después de los acontecimientos recientes. Pence debía mostrarse tranquilo y en control para atraer al sector de votantes republicanos que están considerando cada vez más votar por Biden, o tal vez aquellos que ni siquiera quieran votar (en EE. UU. no es obligatorio). De hecho, como señaló Harris en el debate, muchos exfuncionarios republicanos se han alineado detrás de Biden.

Harris, por su parte, necesitaba presentarse a sí misma como el futuro potencial del Partido Demócrata y establecer la agenda que Biden no pudo la semana pasada debido a las constantes interrupciones de Trump. Biden, como Trump si es reelegido, será el presidente de mayor edad en la historia de Estados Unidos. Debido a esto, muchos consideraron la elección de Harris como la creación explícita de un sucesor. Incluso si Biden cumple todo su mandato, parece muy poco probable que se postule para un segundo mandato. Harris sería desde ahora la heredera aparente del Partido Demócrata, por eso necesitaba usar el debate vicepresidencial para demostrar lo que vale. También necesitaba continuar el atractivo de la campaña de Biden para el votante indeciso de los suburbios, a quien los demócratas han identificado claramente como el grupo demográfico que los llevará a la cima. En este sentido, el debate fue más explícitamente una "batalla por los suburbios" que el debate presidencial de la semana pasada.

En términos de forma, fue mucho menos explosivo que el debate presidencial. Si bien Pence también se negó constantemente a respetar las reglas, su actuación fue menos teatral que las payasadas de Trump. Pence y Harris resultaron ser políticos tradicionales más arraigados que los líderes de sus respectivas listas. Harris en particular tuvo múltiples frases ingeniosas que se volvieron virales, y muchas mujeres vieron sus propias experiencias con la misoginia en el lugar de trabajo en los suspiros de Harris y recordatorios a Pence de que todavía estaba hablando. Ambos candidatos sonrieron y, hasta cierto punto, se trataron bien entre ellos. Recuerda más a los debates de Romney/Obama o Biden/Palin que a cualquier debate de Trump. Pero debemos recordar, como Hamlet nos enseñó, que "uno puede sonreír y sonreír pero ser un villano".

Las dos caras de Kamala Harris 

Kamala Harris se comportó muy bien durante el debate, golpeando a Pence una y otra vez en su horrible respuesta sobre la gestión de la pandemia. Sin embargo, cuando se le presionó por su plan, y el de Biden, eludió la pregunta. Siendo una operadora política más hábil que Pence, evadía las preguntas con naturalidad - con ayuda de la monopolización de la palabra de Pence. Esta dualidad de atacar a Pence por su historial en la gestión del Covid sin proponer una salida propia era representativa de la actuación de Harris a lo largo del debate.

La estrategia de Harris fue golpear a Pence en la mayor cantidad de los innumerables fracasos de la administración Trump. Sin embargo, lo que esta táctica confunde es que hay pocas diferencias políticas entre la campaña de Biden y la administración Trump, especialmente cuando se trata de Covid. Lo mismo ocurre con el medioambiente, el Ejército, la economía, la posición con China y la Policía. Hay muy poca diferencia entre las campañas cuando se trata de la "política real". Harris incluso apoyó varias veces el fracking y luego su equipo lo apoyó en Twitter durante el debate. 

Tomemos, por ejemplo, la violencia policial. Aunque Harris pronunció un discurso apasionado sobre Breonna Taylor, también se aseguró de decir que los "malos policías" dificultan el trabajo de todos los policías. Y al final, su solución a la violencia policial es prohibir los estrangulamientos a los detenidos. Pero estas reformas policiales (prohibir los estranguladores, las cámaras corporales, etc.) no significan nada. Después de todo, no olvidemos que los agentes que mataron a Eric Garner no fueron encarcelados ni acusados, a pesar de que los estrangulamientos ya estaban prohibidos en la ciudad de Nueva York. Recordemos que los policías que mataron a Breonna Taylor llevaban cámaras corporales [N.d.T. colgadas en el pecho de cada unidad policial] cuando la mataron, pero las habían apagado. Y sólo uno de esos policías fue acusado. Hay innumerables historias, vidas robadas y reformas fallidas. 

No necesitamos las reformas de Kamala Harris; necesitamos derrocar toda la institución policial y el sistema capitalista.

Pence, la economía, la gripe porcina y el coronavirus

Pence, al igual que Harris, evitó responder cualquier pregunta real en el debate, pero fue menos sutil. Rebotó, volvió a las preguntas y nunca presentó un argumento coherente de por qué la administración Trump debería ser reelegida. Sobre el tema de Covid, mencionó, como hizo Trump, el manejo de la gripe porcina por parte de la administración Obama. Este es claramente uno de los puntos de conversación por los que se ha decidido la campaña de Trump. Sin embargo, para hacer que este argumento funcione se requería una hipótesis, lo que resultó en Pence argumentando que si “la gripe porcina de 2009, cuando Joe Biden era vicepresidente, hubiera sido tan letal como el coronavirus, habríamos perdido 2 millones de vidas estadounidenses”.

Queda por ver si este argumento funcionará o no, pero en realidad no funcionó para Trump cuando planteó una crítica similar en el último debate. El problema aquí es que la gripe porcina no fue tan letal como el coronavirus, y para los cientos de miles de familias que perdieron a un ser querido o se enfermaron, parece poco probable que la hipótesis de "¿y si se hubiera producido un virus diferente? tan malo hace 11 años” realmente los traiga de vuelta, especialmente con un presidente que también se contagió con el virus. 

Este es el problema que Pence y la campaña de Trump en su conjunto no han encontrado una muy buena manera de combatir: el coronavirus es un problema masivo y ha impactado prácticamente la vida de todas las personas. Añádase a esto la situación crítica de la economía, más allá del argumento Trump / Pence de que el Covid no es que un gran problema y que la economía se está reactivando. 

Te puede interesar Trump vs. Biden: un debate que muestra la decadencia del imperio

James Carville, cuando dirigía la campaña presidencial de Bill Clinton en 1992, acuñó lo que se ha convertido en una de las palabras de moda más populares en la política estadounidense cuando colgó un cartel en la oficina de campaña que decía: "es la economía, estúpido". Casi todas las elecciones presidenciales están dominadas por la cuestión de la economía, y las elecciones actuales no son una excepción. Trump y Pence siguen intentando afirmar que estamos en medio de un gran regreso de Estados Unidos y que 2021 será el año de mayor crecimiento en su historia. Esto es, por supuesto, una tontería total, pero también es una política extremadamente mala.

Hillary Clinton perdió en 2016 debido a que muchos la veían desconectada de los problemas económicos mientras promocionaba la "recuperación" de Obama en 2008, algo que nunca llegó a la mayoría de la gente y obligó a toda una generación a realizar trabajos precarios. Trump está peligrosamente cerca de repetir el mismo error. Si bien Pence señaló varias veces durante el debate que la recuperación de Obama no fue tan buena, aún volvió a la mentira de que la actual crisis económica es puramente el resultado del Covid. Aunque, por supuesto, los cierres inducidos por Covid dañaron profundamente la economía, nunca se recuperó totalmente del 2008. Los trabajos que se crearon durante la “recuperación” de Obama/Biden eran precarios, carecían de beneficios y estaban mal pagos.

La estrategia de la campaña Trump/Pence con respecto a la economía corre un alto riesgo de perder un gran sector de los afectados negativamente por la actual crisis económica - una pérdida ayudada por que la campaña de Biden les está susurrando endulzando el oído sobre cómo Biden arreglará la economía, todo ello sin detalles específicos porque Biden y Trump están muy unidos en su apoyo a la austeridad y a los rescates corporativos. De hecho, en los últimos días, hemos visto a Trump perder su habitual ventaja sobre Biden en lo que se refiere a la economía, una ventaja que había estado decayendo durante semanas.

Con más de 200.000 muertos por el coronavirus, un presidente que tiene como rehén a la ayuda económica mientras él y gran parte de su Casa Blanca están luchando contra el virus y la economía está en crisis, Pence necesitaba ser una presencia mucho más estabilizadora en el escenario del debate. Si bien pudo detener la hemorragia y, en general, no empeoró las cosas, continuó con la estrategia general de campaña de restar importancia al virus y centrarse en la responsabilidad personal, el heroísmo del "pueblo estadounidense" y -el cielo promete una recuperación económica que será más grande que nunca. Parece muy poco probable que haya hecho lo suficiente para recuperar a los sectores del capital que están rompiendo cada vez más con la campaña de Trump, y más allá de unir a su base, no está claro que hizo lo suficiente para recuperar a los votantes republicanos que están perdiendo frente a Biden. 

Toda la política hacia la derecha

Algo notable, pero no sorprendente, del debate fue la carrera hacia la derecha. Al igual que Biden, Harris no parecía dispuesta a tomar ninguna posición política, excepto cuando se trataba de oponerse a propuestas progresistas muy populares. Una vez más dijo que la campaña no apoyaba el Green New Deal, dijo varias veces que no prohibirían el fracking, habló de "buenos policías" y denunció a China. 

Si bien discutieron sobre el cambio climático, y Pence mostró una falta de voluntad muy preocupante para reconocerlo como un fenómeno real y peligroso, ni los candidatos ni los partidos tienen ninguna solución para la crisis climática. Biden y Harris ni siquiera prohibirán el fracking, ¿podemos realmente esperar que hagan algo importante para el medio ambiente?

Este giro hacia la derecha también demuestra en el sentido más claro los fracasos del mal menor. Cada año electoral, los demócratas dicen que tenemos que apoyar cualquier a cómplice neoliberal que pongan en la boleta electoral como única alternativa a los republicanos. Si bien este argumento es convincente para muchos, la estrategia tiene el efecto de mover todo el escenario político hacia la derecha. 

Basta con ver qué ha sido del Partido Demócrata desde el comienzo de la campaña Biden-Harris. A principios de 2020, parecía que el ala progresista de Bernie Sanders estaba a punto de apoderarse del Partido Demócrata. Sus políticas eran el centro de todos los debates y estaba ganando estado tras estado. Pero luego el establishment demócrata se unió detrás de Biden, y Sanders liquidó no solo su propia campaña, sino toda su ala izquierda. Todos los progresistas apoyan ahora a Biden-Harris, porque son el mal menor contra Trump. Pero en respuesta a este apoyo de los progresistas, Biden no se ha movido hacia la izquierda sino hacia la derecha. Kamala Harris se sentó en el escenario, miró a la cámara y apoyó el fracking, varias veces.

Este es el candidato que Bernie Sanders, Alexandria Ocasio Cortéz, y gran parte de la izquierda demócrata han decidido apoyar. 

Una alternativa de los trabajadores

Necesitamos entender que el Partido Demócrata nunca será nuestro partido. Pertenece al imperialismo: el capital apoya a Biden que no se preocupan por nuestros intereses. Cuando Harris miró a la cámara y nos dijo que Trump/Pence estaban “viniendo por” nosotros, fácilmente podría haber estado hablando de su potencial administración. Como presidente, Biden implementará una austeridad devastadora, destruirá los programas sociales, arruinará el medio ambiente, aumentará las políticas imperialistas en el extranjero y se asegurará de que los proveedores de seguros médicos privados puedan seguir beneficiándose de nuestra enfermedad y muerte. En cada debate, cada discurso y cada anuncio, nos dicen quiénes son y de qué se tratan. Les encanta el fracking y odian la atención médica universal. Eso es lo que son y eso es lo que serán en la Casa Blanca.

Las campañas de Trump/Pence y Biden/Harris pueden aparecer en la televisión y actuar como si tuvieran profundas diferencias ideológicas, pero en esencia, están al unísono, haciendo que la clase trabajadora y los oprimidos marchen hacia un mayor ataque a sus condiciones de vida. Eso, mucho más que la comedia de la mosca en la cabeza de Mike Pence, debe ser nuestra mayor lección de este debate para construir una alternativa de los trabajadores y los oprimidos.







Temas relacionados

Joe Biden   /    Partido Demócrata   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO