×
×
Red Internacional

El jueves 8 de setiembre, en la cátedra de Estudios Críticos del Derecho, a cargo del docente Dr. Lucas Arrimada, entrevistamos -en modo virtual- a la feminista marxista Andrea D’Atri, fundadora de la agrupación Pan y Rosas y columnista de La Izquierda Diario.

Evelin CanoEmpleada doméstica CABA - Integrante de La Red de Precarizadxs

Escuchá esta nota
Viernes 9 de septiembre | 15:57

Con una atenta participación de casi un centenar de estudiantes, la entrevista virtual organizada por la cátedra se centró en algunos puntos controversiales del movimiento feminista.

Andrea D’Atri, fundadora de la agrupación feminista socialista "Pan y Rosas"

La primera pregunta fue sobre la relación entre feminismo e izquierda.

Partiendo de que el feminismo se conjuga en plural ya que hay feministas que opinan que el capitalismo se puede reformar; otras que no y otras que ni siquiera creen que vale la pena discutir esas cuestiones, D’Atri trazó un recorrido conceptual para fundamentar por qué la opresión de las mujeres está entrelazada con los mecanismos de explotación del capitalismo.

"El patriarcado existe aproximadamente desde hace 10 mil años. El capitalismo, en cambio, podemos decir que tiene apenas 500 años, o menos aún. En tan corto tiempo, el capitalismo barrió con la sociedad feudal, con su régimen político, con sus relaciones de producción, con sus costumbres. Pero no barrió con el patriarcado, por eso hablamos de capitalismo patriarcal." Entonces desarrolló en forma muy sucinta, de qué manera el trabajo doméstico y de cuidados que mayoritariamente realizan gratuitamente las mujeres en sus hogares, permite la reproducción cotidiana y también generacional de la fuerza de trabajo. Además, agregó: "En el capitalismo, como en ninguna otra sociedad de clases anterior, las tareas de mantenimiento y reproducción de la fuerza de trabajo están extremadamente aisladas espacial, temporal e institucionalmente, del mundo de la producción capitalista. Eso hace que ese trabajo sea invisibilizado, no se lo considere económicamente ni sea valorado y que, a las mujeres, les resulte imposible, en tanto amas de casa, unirse para "negociar" sus condiciones de trabajo, su salario, etc."

Ese nudo que el capitalismo estableció entre las mujeres y el trabajo gratuito de reproducción, con la explotación de la fuerza de trabajo, no se puede desatar aunque consigamos algunos derechos con nuestra lucha y movilización. Es necesario derrocar el capitalismo para acabar con este mecanismo perverso de opresión de las mujeres que se presenta como algo natural e incuestionable.

¿Sabés por qué Pan y Rosas es feminista socialista?

La siguiente pregunta apuntó sobre el trabajo sexual.

D’Atri señaló que "Este es un debate profundo en el movimiento feminista y lgtbi, donde las discusiones entre abolicionistas y regulacionistas derivan en posiciones extremas punitivistas, transfóbicas, prohibicionistas, moralistas, por un lado y neoliberales, individualistas, pro-explotación sexual, por otro (que incurren muchas veces en la negación de la problemática mundial de la trata de personas, que en los países imperialistas es una fuente importante de provisión de cuerpos para la explotación sexual en condiciones de semi-esclavitud)." También aclaró que uno de los debates teóricos, en donde se apela a categorías marxistas para justificar las posiciones, es el de si la prostitución es trabajo.

Después de hacer un recorrido sobre cómo Marx, Bebel y Engels conceptualizaron la prostitución, aclaró que las inmensas transformaciones que tuvo la actividad de la prostitución, especialmente en las décadas del neoliberalismo, hacen que aquellas definiciones puedan darnos algunas pistas, pero son completamente insuficientes para analizar el fenómeno actual de la gigantesca mercantilización de la industria del sexo y las innovaciones tecnológicas que también introdujeron modificaciones en la prostitución.

Detalló también que existen distintos sectores ligados a la prostitución, desde quienes se encuentran en situaciones de esclavitud, raptadas por las redes de trata, hasta los capitalistas que explotan a otres. Pero que, entre ambos extremos, hay un pequeño sector que ejerce la prostitución como asalariadas en situaciones de semi-legalidad, en bares, burdeles y otros establecimientos donde reciben un pago por jornada o cantidad de clientes; aunque la gran mayoría comercia sus servicios sexuales de manera “autónoma”, sin ser explotada por terceros ni explotar a otras personas. Y allí también, diferenció entre una pequeña minoría de prostitución VIP y la gran mayoría que se encuentra en situación de empobrecimiento, persecución policial, estigmatización e inseguridad.

Además de aclarar que están incondicionalmente por la defensa de las personas que se prostituyen frente a la persecución policial, la criminalización del Estado y la explotación de terceros, agregó que exigen el derecho a la salud, la educación, la vivienda y un trabajo asalariado que cubra la canasta familiar para quienes así lo elijan. Y que hay que defender el derecho de las personas que se prostituyen a la autoorganización.

Para finalizar sobre este tema, dijo: "Las socialistas luchamos por la abolición del Estado, de la propiedad privada, de la familia que se basa en el control patriarcal de la capacidad reproductiva y la sexualidad de las mujeres, de su trabajo doméstico gratuito y la reproducción de las relaciones sociales de dominación sobre mujeres, hijos e hijas. También, por la abolición de la prostitución y de todo trabajo asalariado. No hay Estado capitalista sin explotación del trabajo asalariado, sin opresión de las mujeres (como también de otros sectores sociales) y sin prostitución. Por eso, para las feministas socialistas, para abolir la prostitución es necesario crear otras condiciones sociales. Y esa es la lucha que abrazamos."

Profesor Dr. Lucas Arrimada

La entrevista se cerró con una pregunta sobre los discursos de odio como reacción patriarcal contra los avances del movimiento de mujeres. El tema derivó en algunas reflexiones sobre la coyuntura atravesada por el repudiable atentado contra Cristina Kirchner.

"En el escenario político, si bien es cierto que los principales difusores de los discursos de odio son los referentes de la derecha y la ultraderecha autodenominada libertaria, también se encuentran ciertos odios transversales", señaló para referirse a los discursos estigmatizantes contra el movimiento piquetero y las mujeres desocupadas que se movilizan reclamando subsidios para garantizar su supervivencia y la de sus familias que provinieron no solo de la derecha, sino también del gobierno en voz de la propia Cristina Kirchner y otros referentes del Frente de Todos.

Después, el profesor Lucas Arrimada dio paso a las preguntas de las y los estudiantes, que asistieron a todo el debate con gran interés. Antes de despedirse, Andrea D’Atri invitó a las estudiantes a participar del próximo 35º Encuentro Plurinacional de Mujeres y Diversidad sexual en San Luis, organizándose con Pan y Rosas. Y desde la cátedra, quedó el compromiso de volver a debatir sobre otros temas, presencialmente, antes que termine el año lectivo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias