×
×
Red Internacional

En el último tramo antes de las PASO, tanto el gobierno como la oposición de derecha hacen fila para hablarle a la juventud, pero no proponen otra cosa más que ajuste. Con la discusión acerca del regreso a la presencialidad en la universidad pasa exactamente eso. Discutamos sobre esto, pero a través de los ojos de los estudiantes, docentes y no docentes ¿Con qué condiciones vamos a volver a la presencialidad? ¿Está pensando en eso la Federación Universitaria de La Plata?

Matías BusiEstudiante de Sociología de la FAHCE y referente de la Juventud del PTS

Martes 31 de agosto | 18:35

Las condiciones de vida de millones, particularmente de los jóvenes, han empeorado terriblemente durante los últimos años. El gobierno de Alberto Fernández y los rectores han atacado derechos históricos del movimiento estudiantil. El presupuesto 2021 recortó los fondos para la educación superior mientras las autoridades de la UNLP dejaron a cientos de estudiantes sin techo cuando los echaron del albergue. También le sacaron la comida a miles ajustando la beca del comedor. De garantizar el acceso a la conectividad y a dispositivos ni hablemos: la “beca tu PC” fue solo una promesa.

En este contexto, cientos de compañeros nos organizamos y convocamos asambleas, pusimos en pie comités, realizamos medidas de lucha como las concentraciones en Anses por la Beca Progresar ¡En las calles golpeamos con un solo puño! Pero no hubo respuesta de las conducciones de los centros de estudiantes ni de la FULP, que se acordó hace unas semanas que estamos perdiendo derechos y que se puede movilizar. Son parte del gobierno y aceptan sin chistar el ajuste. También son aliadas de las autoridades, las que avalaron el presupuesto a la baja y atacaron nuestros derechos durante la pandemia.

La pobreza, la desocupación y la precarización no paran de crecer. Y eso no es por culpa del virus, sino del gobierno de Alberto Fernández que tomó decisiones políticas, como firmar un salario mínimo de indigencia y eliminar el IFE para seguir beneficiando a los ricos de siempre, que aprovecharon para despedir a miles dejando sin ingresos a lxs que necesitan bancarse los estudios. Esta realidad, y los datos que muestran la deserción récord como consecuencia del ajuste, son lo que Kicillof y los rectores quieren ocultar a toda costa ¿Cómo vamos a luchar para revertir esta situación? Sobre esto, la FULP no sabe, no contesta.

Te puede interesar: El presente de la juventud, la incertidumbre y un futuro por conquistar

Tampoco pueden explicar cómo se va a sostener la exclamada “bimodalidad”, porque lo único que sucede es que se están normalizando la precarización y la elitización de la universidad. Las conducciones dijeron rápida y felizmente que quieren una presencialidad cuidada, pero no dicen nada sobre las cosas que hay que cambiar para que eso sea posible. Ocultan deliberadamente que, a causa de las políticas del gobierno y la UNLP, la virtualidad no fue una puerta de acceso sino un gran filtro para decenas de miles de pibxs.

Menos van a hablar de la realidad que atraviesan nuestros docentes y no docentes. Se profundizaron la precarización laboral y el trabajo no pago. El costo de internet y de las computadoras fue descargado completamente sobre los y las trabajadoras de la educación. Los salarios perdieron terriblemente contra la inflación por la política del Frente de Todos y de las conducciones sindicales. Hacen falta protocolos sanitarios y de cuidado. La presencialidad tiene que ser con distanciamiento, ventilación, insumos y materiales de cuidado.

Tiene que reforzarse la higiene en los establecimientos, y eso no puede ser a costa de la sobre explotación de los no docentes. Tiene que aumentarse el personal, y también la cantidad de docentes, para terminar con la sobrecarga y poder desdoblar las cursadas. Entonces, para la FULP ¿cómo se va a sostener esta “bimodalidad”? ¿Exigiendo plata para el presupuesto educativo, para el salario, las condiciones de higiene y para la planta docente y no docente? ¿O con mayor precarización?

No puede ser que sigan, como de costumbre, definiéndose a puertas cerradas los asuntos que refieren a la situación de decenas de miles de estudiantes y de los trabajadores de la educación. Las autoridades se reunieron con Kicillof a digitar nuestro futuro. La conducción de la FULP no se cansa de definir de la misma manera, junto a rector y decanos, todo lo que respecta a la vida universitaria. Hay que exigir a las conducciones de los centros de estudiantes que se desarrollen asambleas interclaustro en cada facultad para discutir la presencialidad y la bimodalidad, y cómo vamos a luchar por las condiciones que necesitamos.

Los estudiantes tenemos que discutir un plan de lucha. Sabemos que la fuerza la tenemos cuando nos auto organizamos de forma democrática. De esa forma tenemos que discutir, junto a los trabajadores de la educación, cómo organizarnos para pelear por becas integrales, que se reabran el comedor y el albergue, que se garantice la conectividad y los dispositivos. Por un salario que alcance para los trabajadores de la educación, protocolos discutidos democráticamente, condiciones de seguridad e higiene y terminar con la precarización y la sobreexplotación docente. Es necesario que se destine plata a la educación y no a la deuda.

Ante la decadencia de las conducciones, llamamos al conjunto de las organizaciones que se reivindican de izquierda e independientes de las autoridades y los gobiernos a realizar una declaración conjunta sobre este debate y para plantear un plan de lucha contra el ajuste del gobierno y luchar en defensa de la educación pública y por todos nuestros derechos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias