Política Chile

ENCUESTA CADEM

Debate "Constitución": 11% cree que cambios los debe realizar el Congreso y 54% una Asamblea Constituyente

La encuesta Cadem de este lunes 11 de noviembre entrega resultados en cuanto al debate de "nueva Constitución", donde una minoría considera que los cambios deben ser realizados por el Congreso y más de la mitad cree que se debe conformar una Asamblea Constituyente elegida específicamente para dicho proceso.

Lunes 11 de noviembre de 2019 | Edición del día

El debate sobre "nueva Constitución"- en el marco de un profundo y masivo cuestionamiento al régimen heredado de la dictadura y la actual Constitución pinochetista que rige al país-, ha tomado más fuerza en la discusión nacional, sobre todo porque el gobierno de Piñera, y el conjunto de los partidos del régimen, intentan canalizar el descontento que existe, a través de propuestas que mantienen los pilares fundamentales del actual régimen.

Sobre este debate la encuesta Cadem publicó un nuevo documento donde se establecen algunos datos respecto a esta discusión, y sobre las movilizaciones sociales que sacuden al país.

En primer lugar, el rechazo al gobierno de Piñera sigue siendo profundo con un 85% de desaprobación- según esta encuesta, hay otras que le dan mucho más de rechazo-, mientras que el 71% está de acuerdo con que las movilizaciones se mantengan. Sobre estas, el 47% afirma que las manifestaciones se deben a la desigualdad que existe en el país, y el 73% plantea que la actual crisis "Es la expresión de un descontento social generalizado".

En cuanto a la pregunta "¿Está de acuerdo o en desacuerdo con que Chile necesita una nueva Constitución?", un 78% considera que sí es necesario, y un 52% cree que es necesario "Cambiar totalmente la actual Constitución y redactar una nueva".

Respecto al "mecanismo", el 54% considera que la actual Constitución debe ser cambiada "Por una Asamblea Constituyente expresamente elegida para este efecto", y solo un minoritario 11% cree que el proceso debe ser realizado por el Congreso actual o un Congreso futuro, expresando esto último la deslegitimidad que tiene dicha institución en la población.

La trampa de Piñera de la "Nueva Constitución"

El gobierno de Piñera viene ensayando una nueva "trampa" para poder salir de la crisis en la que se encuentra y revertir la amplia desaprobación que supera el 85%, mediante el anuncio de una "nueva Constitución". El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, afirmó que "el mejor camino, la mejor fórmula, es trabajar sobre la base de un congreso constituyente que cuente con amplia participación de la ciudadanía".

El intento hipócrita de "dialogar" con el profundo cuestionamiento al régimen heredado de la dictadura, se suma a las migajas anunciadas en su "agenda social"; al mismo tiempo que el gobierno mantiene una línea brutal de represión en contra de cientos de miles de personas que continúan movilizándose en las calles, con el objetivo de aislar a este sector del conjunto de la población, y evitar que avancen los cuestionamientos. Esto se expresa en más de 22.000 personas detenidas en estas más de dos semanas, en cientos de casos de torturas y golpizas, y en las casi 200 personas que han perdido alguno de sus ojos o que tienen heridas oculares graves, lo que ha sido profundamente cuestionado incluso por organismos internacionales como la ONU.

Sobre el debate de "Nueva Constitución", Piñera ha remarcado en diversas ocasiones que cualquier "cambio profundo" debe pasar por las instituciones actuales herederas del pinochetismo, o sea, por el Congreso, y en particular por el Senado, dominado completamente por la derecha de Chile Vamos y la "oposición" de la ex Nueva Mayoría donde la DC y el PS, partidos que han profundizado las herencias de la dictadura y han gobernado para multinacionales y las grandes familias. Con Piñera en el gobierno y con las actuales instituciones no se resolverán "los 30 años" y más que se han cuestionado en las calles.

No habrá ninguna salida ni democrática ni favorable a los trabajadores y el pueblo, a las mujeres, la juventud, el pueblo mapuche y las y los oprimidos, ni manteniéndose Piñera, ni decidiendo este Congreso. ¡Fuera Piñera! ¡Asamblea Constituyente Libre y Soberana, sin este Congreso al servicio de las fortunas!

A través del ministro Blumel, el gobierno ha señalado que podrían abrirse a una "convención constituyente" propuesta por Bachelet, una medida donde el 50% es designado por el propio parlamento, y el otro 50% es electo por la ciudadanía, sin saber tampoco cómo sería esa elección. Esta política es un claro guiño a partidos de la vieja Concertación, principalmente a la DC, al PPD y PR.

Otros sectores del PS, junto al PC y Frente Amplio, demandan un "plebiscito" supuestamente "democrático" para que el pueblo decida. Sin embargo, para que se realice ese plebiscito, se necesita una reforma constitucional de 2/3, en un congreso cuyos más de 2/3 está en manos de Chile Vamos y la ex Concertación. En concreto, significa que requiere el voto de 36 senadores. O sea, votos también de Chile Vamos, RN y UDI.

Tal como afirmamos en el artículo titulado "¡No a la trampa de "Nueva Constitución" de Piñera!":

"Los "cambios profundos" no vendrán ni con Piñera ni con este viejo régimen. Hay que echar a Piñera con la huelga general activa, con movilización, plan de lucha y continuidad, e imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, con representantes que ganen lo mismo que una profesora y sean revocables si traicionan el mandato popular, donde también los mayores de 14 años puedan votar y ser electos. Una Constituyente convocada por los organismos de la clase trabajadora y el pueblo, por comités y coordinadoras basadas en la auto-organización, y que discuta sin ningún veto un programa de emergencia que ponga fin al saqueo y la explotación, y ponga los recursos en manos de la clase trabajadoras y el pueblo para salarios, pensiones, salud, educación, vivienda, derecho a la auto-determinación de los pueblos, y todas nuestras reivindicaciones. Para ello debemos enfrentar a los grandes capitalistas, dueños del país, que se oponen a cualquier salida democrática y favorable al pueblo trabajador, por eso hacen estas trampas. Poner en pie comités de huelga con asamblea y delegados de base, comités y coordinadores, es más clave que nunca, para imponer una Constituyente verdaderamente Libre y Soberana, y abrir el camino a la lucha por el gobierno de las y los trabajadores en Chile y avance a conquistar la unidad socialista de los trabajadores y pueblos de América Latina".







Temas relacionados

Política Chile   /    Asamblea Constituyente   /    Movilizaciones

Comentarios

DEJAR COMENTARIO