Sociedad

Sin contrato, sin trabajo

¿De qué vamos a vivir los docentes del Plan Fines mientras las clases están suspendidas?

Miles de docentes y estudiantes terciarios, trabajamos bajo la modalidad precaria del Plan FINES. En diciembre se termina nuestro contrato hasta abril/mayo. Hoy ante la pandemia y las medidas del gobierno saltan a la luz las consecuencias de la precarización de nuestras condiciones de trabajo y de vida.

David Maidana

Docente del Plan Fines Merlo Agrupación Marrón

Lunes 16 de marzo | 23:37

Para que el derecho a estudiar y a educar no sea precario

El domingo por la noche Alberto Fernández comunicó la suspensión de clases, entre otras medidas para contener el avance de la pandemia del coronavirus que conmociona al mundo entero. Pero generó más dudas que certezas.

La incertidumbre se apoderó de los docentes de FINES, que somos los más precarizados en el ámbito de la educación. Como es de público conocimiento año a año trabajamos bajo un contrato que se termina en diciembre. Durante las vacaciones cobramos sólo un proporcional y para conseguir nuestro sustento al ciclo lectivo siguiente dependemos de poder a volver a agarrar cursos en abril/mayo.

También podés ver: [Video] Docentes del Plan Fines:"Nos pagan $2200 que no nos alcanzan para nada"

El problema se agravó porque junto con la suspensión de clases también se cancelaron los actos públicos donde miles de docentes del Plan Fines conseguimos trabajo. Al no poder tomar horas, nos quedamos también sin salario, sin obra social – lo que en medio de semejante crisis sanitaria es muy grave - y sin representación gremial ya que el sindicato no nos reconoce, considerándonos docentes de segunda. De esta manera no está garantizado nuestro ingreso básico para poder comprar alimentos y elementos de higiene y cuidado para nuestras familias. Como tampoco nuestros alumnos tienen garantizada su continuidad pedagógica

Tambien podés leer: Docente de Fines: “me precariza el Estado, me excluye el sindicato”

Esto es peor aún porque durante las vacaciones de verano sólo cobramos una parte del salario, y estamos obligados a hacer changas u otros trabajos para sobrevivir. Y muchos de nosostros además casos tardamos meses en cobrar nuestros salarios.

La precariedad laboral también se expresa en que debemos trabajar en capillas, clubes o locales partidarios que no cuentan con las mínimas condiciones edilicias ni de mobiliarios para poder enseñar y estudiar en condiciones adecuadas. Menos aún las condiciones de higiene.

Los trabajadores del Plan Fines tenemos que exigirle al gobierno poder cobrar nuestros salarios y contar con cobertura de la obra social mientras dure la suspensión de las clases. El Suteba nos debería reconocer sin condiciones, en vez de avalar la precarización del Estado. Ponerse a la cabeza de esta pelea y acompañar nuestras reivindicaciones.

Tenemos que organizarnos, coordinando junto a las familias y otros trabajadores - como los de la salud - para dar una salida para el conjunto de los trabajadores y sectores populares. Pues somos los únicos interesados en poner por delante nuestras vidas y no las ganancias empresariales o el pago de una deuda ilegítima.

Con las escuelas cerradas, la reorganización familiar se dificulta. Más aún los que trabajamos en condiciones precarias, como los docentes y estudiantes del Plan Fines. Por eso el Estado tiene que garantizar licencias pagas para todos los trabajadores en blanco o precarios, prohibiendo suspensiones y despidos, y otorgando un subsidio a todo aquel trabajador cuentapropista que se vea afectado.

Y cuando se retomen las clases se tiene que prestar especial atención a todas las medidas de salubridad: que haya jabón, alcohol en gel, toallas descartables, y todas las medidas que garanticen la salud y la seguridad de los docentes y de los estudiantes.

Desde la Agrupación Marrón docente en el PTS-FITU consideramos que hay que poner todos los recursos económicos y productivos al servicio de que el virus no avance y que el pueblo trabajador tenga garantías de vida. Exigimos plata para educación y salud, no para el FMI. Nuestras vidas están primero que sus ganancias.

Te puede interesar: Emergencia sanitaria: la izquierda propone discutir medidas urgentes en el Congreso







Temas relacionados

Coronavirus   /    Merlo   /    Plan Fines   /    Precarización laboral   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO