×
×
Red Internacional

PASO 2021. De los spots de Randazzo a la remera de Tetaz: campaña política plagada de ridiculeces

En estas semanas los partidos patronales mostraron la decadencia de la política burguesa. Entre los pifies, los golpes de efecto y la falta de propuestas políticas para afrontar los problemas que afectan a las grandes mayorías. El Frente de Izquierda Unidad, única alternativa a esta pobreza de ofertas.

Viernes 3 de septiembre de 2021 | 08:36

La remera tiene impresa una leyenda: “Ah pero Macri”. Tres palabras que son una chicana. Y nada más. La mostró el economista Martín Tetaz, el miércoles por la noche en el marco de un debate con el diputado oficialista Carlos Heller.

La idea fue festejada como si se tratara de una genialidad. María Eugenia Vidal. “¿Para qué lo invitan si ya saben cómo se pone? Qué genio, Martín Tetaz. Fuerte y al medio”, escribió en las redes sociales, como si su compañero de fórmula en CABA acabara de demoler los argumentos del kirchnerismo.

Pero eso no había pasado. Aunque duro en cuánto a las formas, el debate entre Tetaz y Heller constituyó, para variar, un cruce mutuo de acusaciones y balance críticos entre las respectivas gestiones del macrismo y la del Frente de Todos.

La remera de Tetaz no se sale del libreto de las pobres ideas que marcan una campaña más que pobre por parte de los grandes partidos patronales. No podía ser de otra forma: en los lineamientos generales hacia el país comparten los presupuestos generales. Sus mutuas críticas sobre el problema del endeudamiento externo no quitan que todos apoyan a rajatabla negociar con el FMI y seguir pagando esa deuda ilegal e ilegítima, aunque sea a costa de las grandes mayorías.

La campaña transita una decadencia notoria. Los spots de Florencio Randazzo son una muestra, en pequeño, de esa pobreza. Este jueves se conoció uno en el que convierte a su madre en la protagonista. En el mismo registro había probado suerte haciendo aparecer a una parte de sus hermanos en pantalla para que hablen bien de él. Semanas antes, había ensayado un spot ficcional donde ensayaba, junto a una imitadora, una supuesta pelea con Cristina Kirchner, ocurrida en 2015.

Te puede interesar: A Randazzo se le acaban las ideas: se hizo TT un spot donde la hace actuar a su madre

Los spots “familieros” de Randazzo son parte de un intento de la casta política de presentarse como el común de la gente. Una vía para evitar que el descontento social extendido que existe hacia los grandes partidos patronales se derrame hacia los candidatos de esas fuerzas. En la misma tónica se produjeron otros spots de campaña. Como aquel donde Victoria Tolosa Paz cuenta que tiene 16 nietos. O el de Leandro Santoro hablando de que él “es parte de la clase media” que “se cayó muchas veces”. O aquel donde María Eugenia Vidal recomienda "milanesas de pescado" cuando deberían hablar de filet de merluza, como todo el mundo.

Te puede interesar: ¿Son como vos y yo?: en campaña, la casta política se disfraza de “gente común”

Precisamente fue Tolosa Paz la que quedó en el centro de la campaña hace pocos días por su frase sobre el “garche” en el peronismo. La frase, ampliada al extremo por la corporación mediática y la oposición de derecha, pareció claramente utilizada por el mismo Frente de Todos para hacer más conocida a su candidata en la Provincia de Buenos Aires. El “escándalo” se terminó convirtiendo en insumo de campaña.

Lo que les candidates del Frente de Todos no tuvieron que explicar es cómo se hace para garantizar el derecho a una sexualidad plena en un país donde los costos de pastilla anticonceptivas y preservativos son altísimos.

Te puede interesar: ¿Derecho al goce con estos precios?

La campaña también dejó al desnudo el engaño de esa falsa sapiencia que presente Javier Milei cada dos palabras. El hombre que ataca a los empleados públicos cada dos palabras y pide “datos” cada tres, confirmó haberse desempeñado en el Estado al servicio de un genocida como Domingo Bussi. Al mismo tiempo, quedó al descubierto el inmenso plagio cometido en muchos de los artículos publicados en diversos medios. Un farsante que solo grita para tapar el engaño.

Los cruces, las acusaciones y las chicanas se convirtieron en protagonistas de la campaña. A la cita no faltaron los exabruptos machistas, como los de Fernando Iglesias y Waldo Wolff sobre Florencia Peña por sus ingresos a la Residencia de Olivos. Tampoco los discursos enojados, como el del presidente Alberto Fernández para defenderse de las críticas por la foto del festejo en la Quinta de Olivos.

Lo que queda en evidencia, a menos de diez días de las PASO, es la decadencia persistente de los grandes partidos patronales. Su incapacidad absoluta para dar una salida a los problemas que sufren las grandes mayorías populares, como son la desocupación, la pobreza o la falta de vivienda, por solo señalar algunos temas.

En estas elecciones, solo el Frente de Izquierda Unidad ha planteando una agenda para atacar esos problemas, empezando por sostener la reducción de la jornada laboral legal a 6 horas, 5 días a la semana, para que trabajen todos y todas. Esta medida implica, claramente, enfrentar los intereses del gran poder capitalista. Esto es precisamente lo que los spots ridículos, las frases bizarras y las remeras impresas no hacen ni harán.

Te puede interesar: Que la izquierda avance en el Congreso depende de vos: no te quedes afuera de esta importante pelea




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias