Sociedad

CORONAVIRUS

De los aplausos a la realidad: lo que viven los trabajadores del sistema de salud rionegrino

Trabajadores de distintos hospitales de la provincia, denuncian que el Gobierno no atiende la demanda de insumos para quienes están en la primera línea frente a la pandemia garantizando atención médica.

Jueves 9 de abril | 14:45

Trabajadores y trabajadoras contratadas de los hospitales de Cipolletti, Cinco Saltos y Villa Regina, en el Alto Valle rionegrino denunciaron que el Estado no provee todos los elementos necesarios para el desempeño de las tareas en los hospitales públicos y salas de salud. Quienes se desempeñan en el sector más precarizado del sistema de salud no cuentan insumos básicos, como alcohol en gel, artículos de limpieza, barbijos, guantes, antiparras, camisolines para mucamas y cocineras ni overoles para los choferes.

En su denuncia aseguran que no cuentan con las cantidades necesarias de insumos, ni fecha cierta de la llegada de tales elementos. Aseguran que por cada paciente internado en terapia intensiva se necesitan aproximadamente 25 equipos de protección descartables por día y que en cuanto a medicación están librados a la buena voluntad de la comunidad, que inmediatamente ha respondido con donaciones, las cuales son por estos momentos el pilar en las farmacias que funcionan en los nosocomios.

Te puede interesar: El sistema de salud rionegrino frente a la pandemia

Desde el hospital de Cinco Saltos agregaron que el Estado no garantiza las capacitaciones pertinentes como la información y capacitación de los procedimientos y protocolos vigentes. Una clara muestra de esto, es el caso en el Hospital de la ciudad de Villa Regina, en donde una trabajadora dio positivo al COVID-19 y desde el Ministerio de Salud ocultaron dicha información, poniendo en riesgo no solo a todo el personal sino también a la comunidad que asiste al nosocomio.

Cabe aclarar que la profesional es médica anestesista en el mencionado hospital, por lo que las y los trabajadores reunidos en asamblea exigieron a las autoridades que se realicen testeos a todo el personal, poniendo de manifiesto que la médica que resultó positiva, estuvo el sábado y domingo en cirugías que se realizaron en uno de los tres quirófanos que tiene el hospital. Y que la médica en cuestión no tuvo síntomas certeros por ello los testeos generales a todo el personal, aportarían tranquilidad ya que está en riesgo es la prestación del servicio de salud para toda la ciudad y la zona de cobertura.

Insistieron que en principio a partir de la confirmación del caso, se había indicado al personal que tuvo contacto con la médica anestesista el aislamiento, pero que sin embargo los mismos fueron convocados a trabajar, como si nada hubiera pasado, con la gravedad de que el quirófano continúa operando.

Ante la falta de activación de protocolo en el caso de un compañero con positivo de COVID-19, la ausencia de una medida tan necesaria para evitar la propagación de virus como lo es el aislamiento correspondiente y la discriminación de compañeros para testeos que estuvieron en contacto ese día, la asamblea de trabajadores exige la renuncia del director Osvaldo Ruíz Díaz y del administrador Silvio Paz, por no estar a la altura de las circunstancias.

Al mismo tiempo señalaron que tampoco hubo contención, acompañamiento ni apoyo psicológico a los compañeros afectados que tuvieron contacto directo con la médica, con el agravante de que fueron amenazados para presentarse a trabajar.

La misma situación se repitió en el hospital de Choele Choel por lo que acusan la negligencia e irresponsabilidad de los funcionarios del Estado Provincial.

Te puede interesar: Medidas de emergencia de la izquierda frente a la crisis del coronavirus

Hay que centralizar los sistemas de salud

Esta semana también, se dio a conocer mediante un comunicado emitido por el Sanatorio Río Negro, clínica privada de la ciudad de Cipolletti, un caso de COVID-19 positivo, se trata de un paciente internado en la UTI de la reconocida clínica. Si bien las autoridades sostienen que se aplicó el protocolo, la realidad pone de manifiesto que no ha sido así, ya que en nuevo comunicado afirman que luego de realizarse test al personal se confirmaron 2 nuevos contagios en el plantel de la clínica.

Estas denuncias y confesiones, nos muestran la necesidad urgente de testeos masivos obligatorios, preventivos y periódicos a todo el personal hospitalario, que es el sector más expuesto al contagio. Igualmente para todas y todos los trabajadores que estén en funciones. Ya que con esta práctica se podría aislar rápidamente a quien está infectado junto a todas sus redes con las que tuvo contacto. Asimismo permitirían conocer con más certeza el mapa de la infección en la Argentina y actuar con más recursos en las zonas donde existen los principales focos.

Es necesaria también la centralización de los sistemas de salud públicos con los privados debe ser puesta en marcha inmediatamente para enfrentar la propagación de la pandemia, unificando el sistema, con centralización estatal de todas las camas, establecimientos, aparatología y recursos disponibles, para que el acceso sea verdaderamente universal. Por eso todo centro con capacidad de internación debe ser acondicionado y equipado para reforzar las salas de aislamiento de pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19.







Temas relacionados

Covid-19   /    Coronavirus   /    Río Negro   /    Salud   /    Sociedad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO