Mundo Obrero

Una nueva traición de la burocracia sindical

Daer y Yasky firmaron un vergonzoso aumento del salario mínimo

El gobierno acaba de firmar con los empresarios y los sindicalistas un “aumento” del 28% del salario mínimo en tres tramos, un 12% en octubre, un 10% en diciembre y un 6% en marzo, por lo que recién en 2021 llegará a $21600. La reunión contó con la presencia de la CGT y las dos CTAs, aunque la CTA Autónoma tuvo la decencia de oponerse a este acuerdo vergonzoso.

Pablo Peralta

Agrupación Bordó | Línea H

Jueves 15 de octubre | 13:35

El gobierno nacional acaba de anunciar un acuerdo con empresarios y las conducciones sindicales donde se arregló un aumento en 3 cuotas para llevar el salario mínimo a $21600 en marzo. Las cuotas van a ser de un 12% en octubre, un 10% en diciembre y un 6% en marzo del 2021. El acuerdo fue firmado por la CGT y la CTA de los Trabajadores de Yasky.

Recordemos que el ajustador gobierno de Macri dejó al Salario Mínimo, Vital y Móvil planchado en $ 16.875 al 1ro de octubre del 2019, última actualización realizada. Con el nuevo dato de inflación del 2,8% de inflación para septiembre, la inflación acumulada desde ese momento es de 36,6%. Por lo tanto, una simple actualización de la miseria de salario mínimo que dejó la administración de Cambiemos tendría que haber puesto el Salario Mínimo Vital y Móvil en $ 23.051 desde el primero de octubre de este año. ¡Sin embargo lo llevan a 21.600 para marzo del 2021!

El Salario Mínimo en nuestro país no determina en forma directa a los salarios de convenio, pero tiene influencia sobre algunos salarios y jubilaciones, además de ser una referencia para los millones de trabajadores en negro. Por empezar, repercute en el piso de las remuneraciones de los docentes, que deben ser siempre 20% superiores. Y en la jubilación mínima de los adultos mayores con 30 años de aportes, cuyo haber no debe ser inferior al 82% de dicho ingreso por la reforma previsional de 2017. Asimismo, incide en unos 570.000 beneficiarios del programa Potenciar Trabajo, que perciben la mitad del mínimo. También es la base del cálculo de asignaciones o subsidios que da el Estado, como los Repro o las actuales ATP.

Este “aumento” del Salario Mínimo Vital y Móvil es un verdadero ajuste contra el pueblo trabajador y la firma de los dirigentes burocratizados una nueva traición a los trabajadores que dicen representar. Los millonarios firmantes, como Daer, Piumato, Víctor Santa María, Caló, Acuña, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez y Lingeri, nos tienen acostumbrados a ser serviles con las patronales. Vienen de firmar las propuestas de las grandes cámaras empresarias como la AEA y se preparan para su primer “movilización” en toda la crisis que estamos viviendo, el 17 de octubre por Zoom. Entregadores seriales en medio de una crisis con niveles históricos de desocupación, despidos, rebajas salariales, etcétera.

Por las principales cámaras patronales, el acuerdo lo firmaron la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), la Federación Agraria Argentina (FAA), Coninagro, CRA, Came y las Pymes, todos los que viven poniendo el grito en cielo por cualquier medida que los afecte y ahora consiguen que el gobierno les garantice un piso salarial bien bajito.

Y fueron destacados miembros de gobierno, como el Ministro Moroni o el Jefe de Gabinete, Cafiero, los organizadores de este acuerdo. Cafiero destacó para el medio Página 12, que se hubiera podido llegar a un rápido acuerdo entre las partes:"Para nosotros es central, a la hora de dar un mensaje de toda dirigencia del Estado, de los trabajadores y de los empresarios. De cómo queremos que la Argentina transite el camino de la reconstrucción". Y el mensaje es bien claro, quieren que los sueldos de los trabajadores sean la variable de ajuste para que cobren los acreedores y sigan ganando millones los que siempre saquearon la Argentina.

Del lado de las CTAs tenemos una que se negó a firmar el acuerdo y solicitó que el salario mínimo sea de $ 46.000, que fue la CTA Autónoma. Un gesto para preservar cierta dignidad después de haberle firmado a Kicillof un acuerdo salarial para los estatales de la provincia del 14%, que deja a la mayoría de sus afiliados por debajo del mínimo que reclaman.

La otra CTA, la del gobierno, va a pasar a la historia gracias a que el diputado oficialista y jefe de la central firmó un acuerdo para que en la Argentina se consolide un Salario Mínimo Vital y Móvil inferior al de Haití. Yasky fue a este encuentro presentando junto con todos los demás dirigentes traidores la mísera propuesta de 30%, para el peor salario mínimo de las últimas décadas. Daer y Acuña ya tienen un buen socio para sostener los planes patronales.

Las conducciones sindicales están jugando un rol criminal en el actual contexto de crisis, porque además de negociar estos acuerdos, son las principales responsables de contener la situación que golpea al movimiento obrero y a las grandes mayorías. Están permitiendo que avance la precarización, los despidos, las suspensiones, y la situación de pobreza para millones en el país. Y les siguen dando la espalda a los sectores más explotados, que se encuentran desocupados o no tienen ni un techo para vivir, y que hoy se expresan en las luchas por una vivienda digna, como las miles de familias en Guernic







Temas relacionados

camaras empresariales   /    Claudio Moroni   /    Santiago Cafiero   /    Hugo Yasky   /    Héctor Daer   /    CGT   /    Salario mínimo   /    CTA   /    UIA   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO