Sociedad

NUESTRAS VIDAS VALEN MÁS QUE SUS GANANCIAS

Custodios de Coto asesinaron a golpes a un jubilado que se llevaba mercadería sin pagar

El hombre tenía 70 años. Padecía demencia senil. La seguridad del local recuperó el queso, el aceite y el chocolate que se llevaba, pero lo molieron a golpes. Murió de un infarto en la vereda.

Miércoles 21 de agosto | 21:43

Vicente Ferrer, jubilado de 70 años, se estaba yendo sin pagar de una sucursal de Coto del barrio porteño de San Telmo, ubicada en Brasil 575. Sucedió el viernes pasado. Se llevaba queso, aceite y un pequeño gustito, un chocolate. No sería raro que la plata no le alcanzara para pagar. Hace tiempo que en algunos supermercados se ve carne con alarmas. Se ven más carteles prohibiendo ingresar con bolsas. Cajeros y cajeras revisan más las mochilas de la clientela. Es que la comida se parece cada vez más a un lujo. Más para un hombre solo como él, jubilado y con demencia senil.

No se sabe si lo hizo intencionalmente, si intentó robar. La realidad es que no lo dejaron explicar ni enmendar la cosa: los custodios del supermercado lo mataron a golpes. Le dieron una paliza que según los testigos empezó dentro del comercio. Después lo arrastraron varios metros y lo dejaron tirado en la vereda, frente a una panadería. Según testigos, también le habrían pegado patadas cuando ya estaba en el suelo, inmóvil, sin oponer ningún tipo de resistencia. Por las dudas.

Te puede interesar: Relato salvaje de la crisis: se pelean por la última milanesa en oferta

La única hija de Vicente voló de urgencia desde Alemania para ocuparse de su papá muerto. El queso, el aceite y el chocolate, volvieron a exhibirse en las góndolas de Coto.

Vicente murió de un infarto después de la golpiza. Una joven estudiante de medicina que pasaba por ahí, fue la única que trató de reanimarlo. Después de que los custodios lo dejaran solo y tirado, se acercaron varios efectivos de la Policía de la Ciudad, aparentemente advertidos por vecinos del barrio. Lejos de reaccionar rápidamente para tratar de salvarle la vida, se quedaron a su alrededor. Su única preocupación era ocultar todo. Nicolás Ramos, vecino del barrio y fotógrafo, llegó cuando la escena se presentaba de esa manera y sacó la foto que trascendió. Uno de los efectivos lo increpó y le pidió que no sacara fotos. Cuando el SAME llegó Vicente ya no presentaba signos vitales.

"Los testigos me contaron que el hombre se resistió hasta que pudo, pero cuando cayó al suelo, le pegaron patadas en el piso y cuando yo lo vi, me parece que ya estaba muerto", le relató Ramos a Página/12. "Lo que querían los policías era que se vaya toda la gente, porque todos hacían comentarios por la forma en que le habían pegado a esa persona, que era obvio que había sufrido un paro cardíaco y lo único que quería la policía era ocultar todo", agregó.

Podés leer: Los especuladores de siempre: faltan algunos alimentos en supermercados

Los autores del asesinato están detenidos, acusados por el delito de homicidio. El caso es investigado por el juzgado Criminal y Correccional 33 a cargo de Darío Osvaldo Bonanno.

La defensa de la mercadería que ejercieron los custodios, no desentona con el espíritu de los empresarios dueños de la cadena. Recientemente Alfredo Coto y su hijo Germán, fueron sobreseídos por la Justicia en la causa iniciada luego de que hallaran un verdadero arsenal de guerra en un depósito de una sucursal en Caballito: 227 granadas, 41 proyectiles de gases, 27 armas de fuego y 2 de lanzamiento, 3.886 municiones, 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos sin número visible, un silenciador y 9 escudos antitumultos.

Leé también: Impunes: la Justicia revocó procesamiento de Coto por posesión de arsenal de armas

Para ellos - y se ve que los custodios lo comprendieron muy bien- no hay vida que valga más que sus ganancias.







Temas relacionados

Policía de la Ciudad   /    Jubiladas y jubilados   /    Coto   /    Crisis    /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO