×
×
Red Internacional

Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Cumbre de la Celac: entre el apoyo al golpe en Perú y las tensiones regionales

La próxima semana se reunirán en Buenos Aires los jefes de estado que integran la CELAC. Estos mandatarios, incluidos Lula, Boric y Férnandez, dieron su público respaldo al gobierno golpista de Boluarte.

Sábado 21 de enero | 18:17

La VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se llevará a cabo el 24 de enero desde las 10 horas en la ciudad de Buenos Aires, bajo la Presidencia Pro Tempore (PPT) del gobierno de Argentina, encabezada por el presidente Alberto Fernández. Será la primera vez en la historia del organismo regional que se harán presentes representantes de los 33 estados que lo conforman. También será parte del encuentro un representante del imperialismo norteamericano enviado por Joe Biden.

La cumbre de la Celac en Buenos Aires se realiza en un continente agitado: a pocas semanas de las desastrosas y reaccionarias acciones golpistas de la extrema derecha en Brasil y en momentos en que el pueblo peruano está en las calles enfrentando al gobierno golpista de Dina Boluarte, quien, a pesar del paro nacional y movilizaciones que reclaman su renuncia, afirmó que seguirá en su cargo.

Los manifestantes exigen la renuncia inmediata de la presidenta golpista y el cierre del ilegítimo Congreso Nacional. Además, entre las demandas figuró el pedido de nuevas elecciones para 2023 y la exigencia de la convocatoria a una Asamblea Constituyente, pedido que gana cada vez más adhesión en la población.

Las movilizaciones populares, que son masivas y enfrentan la represión -que se cobró la vida de decenas de manifestantes-, muestran la voluntad de rechazar el golpe institucional y contrasta con la posición de los líderes “progresistas” de la región.

La moderación de Alberto Fernández y el mandatario colombiano Gustavo Petro -que terminaron reconociendo al actual gobierno- está en la línea con la posición de Luiz Inácio Lula da Silva, quien le deseó éxito a Boularte y destacó que su tarea es "reconciliar el país". Esta posición de Lula, que formó una alianza del PT junto a partidos de la derecha para llegar al gobierno, se vio también reflejada en el plano interno tras las acciones golpistas de sectores del bolsonarismo. Luego de esto ordenó el uso de un dispositivo reaccionario (Intervención Federal) en puestos de mando de seguridad pública en Brasilia y confirmó en su cargo a su ministro de Defensa bolsonarista y negó que tuviera pensado pedirle la renuncia, a pesar de que este, José Mucio, dijo que esas acciones fueron "democráticas". Preservar a Múcio, que expresa hoy una de las caras más reaccionarias del Gobierno en funciones, es parte de una política destinada a fortalecer los cuerpos represores del Estado.

La canciller chilena, Antonia Urrejola, planteó el apoyo del Gobierno de Boric en una reunión con su par peruana. El gobierno golpista del Perú respondió a través de su ministra de relaciones exteriores: “Agradezco el apoyo del Gobierno de Chile a la asunción de mando constitucional de la presidenta Boluarte expresado por la canciller Antonia Urrejola, quien me manifestó su posición crítica a la ruptura del orden democrático ocurrida el 7 de diciembre”

La cumbre estará atravesada por las tensiones regionales y la crisis en Perú. Mientras desde la cancillería brasileña aseguraron que "la decisión de Lula es preservar la institucionalidad en Perú, es lo que debe hacer para liderar", mientras el presidente de México López Obrador, apoya abiertamente al exmandatario destituido y detenido, José Castillo.

En Argentina, la oposición de derecha de Juntos por el Cambio viene aprovechando la ocasión para cargar contra el presidente Alberto Fernández por la presencia de representantes de Venezuela, Nicaragua y Cuba. “No podemos permitir que el Presidente abrace dictadores” afirmó uno de sus principales referentes, y gobernador de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta en relación a la presencia de Nicolás Maduro en la cumbre. Patricia Bullrich, de la misma coalición, más allá y planteo que Maduro debería “ser detenido en forma inmediata” si pisa la Argentina.

Esta cumbre de la CELAC, deja al descubierto hasta donde llegan en estos momentos las banderas de muchos de quienes se reivindican progresistas. Desde el Gobierno de Boric, asumido luego de la enorme revuelta que conmovió Chile en 2019 hasta el peronismo de Alberto y Cristina Fernández y su sumisión al FMI, pasando por el flamante regreso de Brasil a esta cumbre - luego de una ausencia de tres años bajo Bolsonaro - coinciden en su apoyo al gobierno golpista y asesino de Dilma Boluarte. Si en los primeros años 2000, estos sectores buscaron una retórica de unidad latinoamericana y cierta confrontación discursiva con el imperialismo, hoy queda a las claras que nos encontramos frente a una degradación de esas banderas. Un claro contraste con la voluntad que viene mostrando el pueblo del Perú, que viene enfrentando la represión en todo el país, exigiendo la renuncia del Gobierno y planteando la necesidad de una Asamblea Constituyente para discutir democráticamente toda la composición desigual, antidemocrática e injusta del Estado, mostrando la energía y la disposición para ampliar sus aspiraciones, para liquidar la herencia neoliberal del fujimorismo que vienen arrastrando todos los gobiernos desde los años noventa a esta parte. Es a ese combativo pueblo peruano al que hoy estos gobiernos deciden darle la espalda en respeto a la “institucionalidad”.

Hoy más que nunca es fundamental acompañar la lucha del conjunto de los trabajadores y el pueblo latinoamericanos, con independencia de la derecha reaccionaria y de estos “progresismos” que no ofrecen mayor alternativa que mantener la dependencia y el atraso.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias