Cultura

ESCRITURA CREATIVA

Cuento: “Dale, contale a tu hijo que sos un precarizador"

Historia de una joven trabajadora. Cuando la precarización asalta en sueños y la mente clama venganza.

Soledad Flores

Periodista y escritora

Viernes 19 de febrero | 10:45

La primera vez soñó que se lo cruzaba por la calle. Venía caminando por una ancha vereda platense con baldosas mostaza, a la sombra de unos tilos, cuando lo veía doblar la esquina y se le abalanzaba. Nicolás es muy alto, entonces ella saltaba y se le colgaba del cuello. Le pegaba trompadas. Le tiraba los pelos. Le arañaba la cara.

  •  Forro, me dejaste re tirada - le gritaba.

    Este primer sueño la despertó poco después de que Nicolás cerrara su supermercado,“Oliva”, que tenía en la esquina de diagonal 78 y 57.

    Un día Nicolás fue hasta el fondo del súper, donde estaba el sector de fiambrería, panadería y productos fraccionados que ella tenía a su cargo. A la clientela del barrio le gustaba ir a comprar ahí, porque ella mantenía la máquina de cortar fiambres permanentemente reluciente. Nada de montículos de restos de queso o fiambres acumulados al pie de la máquina. Cada vez que cortaba, limpiaba, aunque la frecuencia de la tarea le costó más de un corte en las yemas. En eso estaba cuando llegó Nicolás, con un trapo húmedo envuelto alrededor del pulgar, haciendo presión sobre la cuchilla de la máquina que giraba puesta en cero para no lastimarse. Ese día le comunicó que iba a cerrar. Le dijo que no se preocupara, que ella rápidamente podría conseguir otro trabajo, que era joven y algo iba a salir. Él sin embargo la tenía más difícil. Se estaba fundiendo. El negocio no vendía y tenía deudas. No sabía cómo iba a hacer para darle de comer a sus cuatro hijos. Ella no confiaba en la aflicción del jefe, pero la suya propia era real, así que lloró de susto delante de él, con el trapo lleno de grasa de la máquina aún colgando entre sus manos y le pidió que por favor le diera algo de indemnización. Le pidió que por favor no la dejara tirada.

    La segunda vez soñó que entraba al nuevo negocio de Nicolás y lo atacaba a insultos. Por el escándalo que desató intervino la cuñada de Nicolás, la encargada del local, que saltó de entre las góndolas y le impidió abalanzársele como en el sueño anterior. En ese momento inició un forcejeo entre los tres.

  •  Hijo de re mil, me estoy cagando de hambre. Me dejaste re tirada - le gritaba otra vez.

    Nicolás trataba de hacerse el desentendido y disimulaba frente a las personas que estaban en el local. Ella se cansó de la escena y tomó del brazo a la cuñada. La sacudió y en un movimiento brusco le retorció el brazo. La cuñada cayó al piso de cabeza y se torció el cuello entre unas cajas con mercadería que había cerca.

  •  Me fui al pasto - pensaba y sin decir palabra ni saber si la cuñada estaba viva o muerta, se iba raudamente del lugar.

    Al despertar recordó el día que lo vio por la ventanilla del colectivo. Estaba bajando mercadería de la camioneta. Ella ya sabía que Nicolás había abierto un nuevo supermercado en calle 60, cerca de plaza Rocha. Una de las chicas que trabajó con ella de cajera y que también estaba buscando empleo se lo había dicho.

    Días antes de la fecha del cierre, le había preguntado a Nicolás si efectivamente podía contar con la plata de la indemnización. Ya faltaba poco para que se terminara el plazo antes de que quedara de nuevo sin trabajo. Veía que Nicolás se llevaba las cosas, los muebles, la mercadería, desarmaba las góndolas, vació el depósito del subsuelo. Todo lo cargaba en la camioneta Ford blanca que tenía y nadie sabía a dónde lo llevaba.

  •  Dejame que cierre y veo cómo me acomodo - fue la respuesta del jefe.

    Nicolás cerró, no la indemnizó, ni respondió su carta documento. Meses después, desde arriba del colectivo lo vio demasiado impune.

    Para este segundo sueño hacía más de un año que buscaba trabajo. La tercera vez soñó que recorría el nuevo local de Nicolás.

  •  Este es más grande que el de la última vez - pensaba y lo buscaba con más ganas, caminando endemoniada entre las góndolas.

    De repente se encontró frente a Nicolás, pero a su lado estaba uno de sus hijos. Era el mayor, el de nueve. Siempre que el nene iba a visitar a su papá al súper, iba directo a la fiambrería para pedirle un sanguchito de pan flauta con jamón y queso, o alguna empanada de pollo. Ella lo trataba con dulzura, le preparaba lo que el nene le pedía con esmero y le gustaba conversar con él. Pensaba que era muy educadito, amable, aunque le parecía un poco tímido.

    En el sueño, ella empezaba a hablar pero no dirigía al padre sus palabras. Le hablaba al nene mientras se encorvaba para verle mejor la cara. Agachada frente al niño revoleaba cada tanto la mirada. Nicolás la escuchaba desde arriba, tan alto que era.

  •  Tu papá es un explotador - le decía al nene - es un hombre que hace cosas muy malas…

    Le decía que ella estaba desde hacía mucho tiempo en una situación horrible por su culpa., que su papá no era la clase de persona que él imaginaba porque lo único que le importaba era la plata, que era capaz de explotar gente sin respetar ni el más mínimo derecho y aprovecharse de estudiantes por dos mangos.

  •  Dale, contale, contale a tu hijo que sos un negrero y que me dejaste re tirada...

    Otra vez la situación dentro del súper se empezó a descontrolar con gritos y manoteos. Terminó yéndose antes de que la denuncien por los insultos.

    Esta vez al despertar, evitó sacar la cuenta del tiempo que había pasado desde que Nicolás cerró el supermercado.







    Temas relacionados

    Escritura creativa   /    Red de Trabajadores Precarizados   /    Narrativa   /    El Telescopio   /    Literatura   /    Supermercados   /    Comercio   /    Juventud precarizada   /    Precarización laboral   /    Cuento   /    Despidos   /    Desempleo   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Cultura

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO