×
×
Red Internacional

No a la guerra. ¿Cuánto durará la demagogia europea sobre los refugiados ucranianos?

Dado que más de 2 millones de refugiados ya han abandonado Ucrania, empiezan a surgir problemas logísticos. Si la guerra se prolonga en el tiempo, es la economía la que empezará a hablar. Pero más allá de eso, ¿podemos creer en la sinceridad de los líderes europeos con respecto a los refugiados ucranianos?

Viernes 11 de marzo | 11:51

La ofensiva rusa sobre Ucrania ya ha provocado que más de 2 millones de refugiados huyan de su país. Y esta cifra solo aumentará con toda probabilidad. Más aún si la guerra se prolonga en el tiempo acompañada de una creciente destrucción y brutalidad. Ya estamos hablando de una crisis humanitaria y el número de refugiados ya ha superado al de la anterior gran ola migratoria de 2015 que afectó a la Unión Europea tras la guerra de Siria. Esta es una consecuencia directa de la reaccionaria guerra de Putin en Ucrania y, sin duda, el flujo masivo de refugiados es parte de los cálculos cínicos del régimen ruso.

Los discursos por parte de los líderes de los países miembros de la Unión Europea son, por el momento, muy “bienvenidos” con respecto a los refugiados ucranianos... ¡pero sólo a los ucranianos!
Si comparamos estas posiciones actuales con los discursos de odio y xenófobos que presenciamos desde hace años contra las personas que huyen de la guerra o la pobreza, podríamos estar muy “sorprendidos”. Esto, logicamente, significa una mejor situación para los refugiados ucranianos, que no tienen que pasar por la ignominia a la que han sido sometidos cientos de miles de refugiados de Medio Oriente, el norte de África u otros países.

En efecto, lo primero que hay que tener en cuenta para comprender mejor la “benevolencia” de los gobiernos europeos, e incluso de las corrientes más racistas de la extrema derecha, con respecto a los refugiados ucranianos, es la dimensión geopolítica de la guerra. La invasión rusa de Ucrania se produce en un marco más amplio de competencia y hostilidad entre Moscú y las potencias de la OTAN. En este sentido, incluso si la OTAN no interviene directamente sobre el terreno en Ucrania, tiene todo el interés en debilitar a Rusia por todos los medios. Así, como en todas las guerras, la batalla de la narrativa y la propaganda juegan un papel decisivo. Y la narrativa que las potencias occidentales quieren imponer (y que están en proceso de lograrlo) es la de una oposición entre la autocracia rusa contra la “democracia” preconizada por Occidente. En otras palabras, la “cálida acogida” de los refugiados ucranianos en la UE puede convertirse en un factor muy importante en este aspecto de la confrontación de las potencias imperialistas occidentales contra Rusia.

Otro factor a tener en cuenta es la opinión pública de los países europeos. Aunque una gran parte de la población de la UE se opone profundamente a la guerra y está a favor de la acogida de refugiados, esto no explica el amplio consenso. En comparación con los refugiados que llegan de Medio Oriente o África, existe un elemento innegable de identificación cultural. Mucha gente en Europa se siente "más cercana" al sufrimiento de los ucranianos, blancos y cristianos, que al de los sirios. Es el resultado de un discurso claramente racista transmitido durante décadas por los líderes de la burguesía. Como podemos leer en el Wall Street Journal en un artículo sobre la ola migratoria en Polonia: “ esta vez, la gran mayoría de los refugiados se dirigen a los países del Este de la UE, los mismos que han intentado limitar la llegada de refugiados que huyen de las guerras en Siria o Libia ”.

No es casualidad que hayamos sido testigos de escenas dañinas de racismo abierto contra ciudadanos africanos o asiáticos que viven en Ucrania y que huyen de la guerra hacia las fronteras de la UE pero a los que se les impide entrar a diferencia de los ucranianos. E incluso cuando estos refugiados logran cruzar la frontera de la UE, la discriminación continúa.

Este racismo es una política consciente de los gobiernos europeos para crear la ilusión entre los refugiados ucranianos de que son los inmigrantes “buenos” que los separan de los de otros lugares, pero luego esto solo podría volverse en su contra.

No hay duda de que todo este “humanismo” de la UE inevitablemente comenzará a llegar a sus límites. De hecho, la UE está en proceso de establecer un procedimiento simplificado para acoger a los refugiados ucranianos, dándoles acceso a la seguridad social, al sistema educativo, al mercado laboral e incluso a ayudas ocasionales. Algunos se refieren a una ley de 2001, nunca aplicada hasta hoy, que otorga un permiso de residencia de 3 años a los refugiados ucranianos.

Pero esta hospitalidad se basa en la suposición de los gobiernos de la UE de que la guerra no se prolongará y que la mayoría de los refugiados regresarán a casa muy rápidamente. Muchos capitalistas en la UE sin duda esperan que la pequeña parte de los refugiados que eventualmente permanecerán en la UE se conviertan en mano de obra barata para ser empleados en los trabajos más arduos o con escasez de mano de obra. Como dice Francesco Casarotto de Geopolitical Futures, “ muchos estados de la UE, especialmente Alemania, se enfrentan a una escasez de mano de obra sin precedentes. La afluencia de inmigrantes de Ucrania puede verse como una forma de cubrir la escasez de mano de obra, especialmente en los sectores del cuidado que se han visto gravemente afectados por la pandemia”.

La pregunta es: ¿qué pasará si la guerra dura varios meses más o si, incluso en caso de acuerdo de paz, la situación sigue siendo lo suficientemente inestable como para disuadir a un gran número de refugiados de regresar a su país? En solo dos semanas de guerra la situación ya se ha vuelto insostenible para ciertos países como Polonia. El artículo del WSJ citado anteriormente describe la situación de la siguiente manera: "los gobiernos locales no pueden comprar camas lo suficientemente rápido. Los polacos que se ofrecen a acoger refugiados reciben más de 100 correos electrónicos de recién llegados que buscan un lugar donde quedarse, a menudo llenos de detalles de su terrible experiencia. La afluencia de personas ha aumentado la población de Polonia por primera vez desde 1987... Dos ucranianos entran en Polonia cada tres segundos. Los 1,4 millones de personas que llegaron a Polonia crearían la segunda ciudad más grande del país. Es probable que para la próxima semana superen a Varsovia, la ciudad más grande del país (...) El gobierno, que se comprometió a acoger a tantos ucranianos como sea posible, ha propuesto un presupuesto de 8.000 millones de zlotys (1.700 millones de dólares) para manejar esta afluencia. Sus propuestas incluyen un pago único de asistencia social a los refugiados, así como un subsidio para los polacos que los acogen".

Aunque este gasto se encuentra sin duda dentro de las previsiones realizadas por los gobiernos de la UE, ¿cuánto tiempo durará esta situación antes de que se convierta en un verdadero problema económico, social y político para los gobiernos en cuestión? Ya comenzamos a presenciar “disfunciones” inquietantes. Es el caso de refugiados ucranianos que llegaron a Calais [en Francia] y esperaban para cruzar al Reino Unido: “Ayer nos dijeron que era la última noche aquí. No sabemos por qué están cerrando, o hacia dónde vamos. Hemos estado esperando una visa durante una semana. Pensamos que solo tomaría veinticuatro horas…” continúa el padre de familia (…), cita el diario Liberation a uno de los refugiados, y continúa "Entre bastidores, los gobiernos francés y británico están negociando la atención acelerada de estas familias atrapadas en la región ( …) Según los informes, 300 personas han sido detenidas en Calais en los últimos diez días" .

Para utilizar de nuevo las palabras de Casarotto: “ La apertura de la UE a la inmigración ucraniana depende particularmente de en qué medida los refugiados se conviertan en una carga financiera y de la actitud de los Estados individuales. La protección temporal otorgada hasta ahora proporciona a los refugiados una serie de beneficios económicos y sociales; si se renueva, habrá que desviar fondos de otras áreas (…) Por lo tanto, si bien los factores culturales juegan un papel en la rápida aceptación de los refugiados ucranianos, su retención dependerá de la duración de su estadía. de ahí la presión financiera que ejercerá sobre los Estados miembros de la UE". De hecho, esta pregunta se convertirá gradualmente en un dolor de cabeza para los líderes de la UE si continúa la ofensiva de Putin. Este es un factor potencial de tensión dentro de los socios de la OTAN, Estados Unidos está menos expuesto a este tipo de crisis y tiene todo el interés en dejar que Rusia se atasque en Ucrania.

En este sentido, para los trabajadores, para la juventud y para las clases populares de los países europeos, sería un grave error creer en la ilusión de un cambio en la política migratoria de la UE. Como hemos dicho hay razones geopolíticas que explican el repentino "humanismo" de los imperialistas de la UE, también un deseo de ciertos capitalistas de aprovechar la difícil situación de los refugiados para transformarlos en mano de obra barata y dócil, empleada en los peores trabajos (como vemos tantos trabajadores temporales en los campos europeos). Pero si el conflicto fuera a durar “demasiado”, no debería sorprendernos que (otra vez) comenzamos a escuchar discursos racistas y xenófobos contra los refugiados ucranianos que “costarían demasiado”, que “no hablarían lo suficientemente bien nuestro idioma”, que "no tendrían la misma cultura política y democrática" que nosotros... y así sucesivamente.

Así, durante esta dañina guerra liderada por Putin, debemos seguir defendiendo la acogida incondicional y digna de todas las personas refugiadas de guerra, en Ucrania y en otros lugares, sin distinción de orígenes o creencias religiosas, como así también la acogida de hombres y mujeres migrantes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias