×
×
Red Internacional

Hace 50 años. Cuando el periodismo develó el siniestro experimento con enfermos de sífilis realizado en EE.UU.

El 25 de julio de 1972, el diario Washington Star informaba que, desde 1932, el gobierno norteamericano mantenía en un falso tratamiento con placebos a más de 400 personas infectadas con sífilis, en la ciudad de Tuskegee, del estado de Alabama.

Lunes 25 de julio | 11:04

El experimento Tuskegee fue un estudio clínico llevado a cabo entre 1932 y 1972 por el Servicio de Salud Pública de EE.UU., con trabajadores rurales afroamericanos, en su mayoría analfabetos. El objetivo era observar cómo evolucionaba la sífilis cuando no se recibía tratamiento adecuado y si la infección era mortal.

Los médicos convocaron a 600 varones, de los cuales 399 estaban infectados antes de comenzar el siniestro experimento que duró 40 años. Los otros 201 hombres no infectados se establecieron como un grupo de control.

Aunque para 1947 la penicilina ya se había convertido en el principal tratamiento para la sífilis, los científicos decidieron no interrumpir el experimento. Sabían que la penicilina podía evitar la enfermedad crónica y dolorosa y evitar el fallo multiorgánico que era la principal causa de muerte. Sin embargo, no trataron a los pacientes con penicilina, les ocultaron la información relativa a este descubrimiento e incluso se les advirtió que la evitaran.

El experimento continuó hasta 1972 cuando una filtración a la prensa le puso fin a este plan siniestro. De los 399 participantes involuntarios, habían fallecido 28 a causa de la sífilis y otros 100 por distintas complicaciones relacionadas. Además, 40 mujeres que eran parejas de los varones reclutados, resultaron infectadas y 19 niñas y niños contrajeron la enfermedad al nacer. Cuando salió a la luz, uno de los médicos que dirigía el experimento lo defendió diciendo: "La situación de esos hombres no justifica el debate ético. Ellos eran sujetos, no pacientes; eran material clínico, no personas enfermas."

A raíz del escándalo, hubo cambios en la legislación referida a la protección de los pacientes en los estudios clínicos, ya que en este caso, las personas que intervinieron no habían dado su consentimiento informado, no fueron notificados de su diagnóstico y además, les habían dicho que si participaban en el estudio recibirían tratamiento médico gratuito, transporte gratuito a la clínica, comidas y un seguro de sepelio en caso de fallecimiento.

El experimento Tuskegee fue citado como la "más infame investigación biomédica de la Historia de Estados Unidos", después de que se realizara el Informe Belmont de 1979 y se creara el Consejo Nacional de Investigación en Humanos. Sin embargo, el experimento Tuskegee ya violaba la normativa vigente desde 1947, cuando después de la Segunda Guerra Mundial y al conocerse la experimentación de los nazis en seres humanos, se introdujeron cambios en el Derecho Internacional, como el Código de Nuremberg, que protege los derechos de las personas sometidas a ensayos clínicos. Más tarde, en 1964, la Organización Mundial de la Salud estableció que los experimentos con seres humanos necesitan el "consentimiento informado" de los participantes. Sin embargo, ninguna de estas reglamentaciones fueron consideradas en Tuskegee para frenar la aberrante experimentación que se estaba llevando a cabo desde años anteriores.

Una enfermera afroamericana fue la única persona que tuvo contacto con las víctimas de este experimento a lo largo de todo el período, hasta que el escándalo que produjo la noticia en la prensa le puso fin. Recien en mayo de 1997, más de veinte años después de que saliera a la luz la maniobra deleznable de estos científicos del sistema de salud, el entonces presidente Bill Clinton pidió disculpas a los supervivientes.

En 2008, en una conferencia de prensa le preguntaron al reverendo Jeremiah Wright si creía que el gobierno de EE.UU. había mentido sobre el SIDA y había creado el VIH como un arma genocida contra los afroamericanos. Whrigt, citó entonces el siniestro experimento de Tuskegee para responder que el gobierno de EE.UU. "es capaz de cualquier cosa.".
Hoy se cumplen 50 años de que la prensa descubriera y le pusiera fin a esta barbarie.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias