×
Red Internacional

Mariana Abalo, parte de la Junta y de la lista negro pizarrón, explica el conflicto de las juntas de primaria y secundaria con el gobierno.

Domingo 2 de mayo | 17:48

Para entender el tema tenemos que hacer un poquito de historia. El nacimiento de las Juntas Calificadoras y de Disciplina surge en el año 1984 con el nacimiento del Estatuto del Docente, un gran triunfo de los trabajadores de la Educación. En el Estatuto se plasma la constitución de las Juntas y su función: organismo formado por dos representaciones de gobierno y electos por los docentes y cuya función era dictaminar, o sea, tener una función consultiva y no vinculante, es decir, el Director General de Escuelas podía o no tener en cuenta lo que la junta dictaminaba.

En las paritarias del año 1999 se acuerda la composición tripartita: representación de gobierno, de los docentes en elecciones y sindicales a través del plenario.

En el año 2009, en el Acuerdo Paritario a través del decreto 2655, se acuerda la conformación de los órganos colegiados y sus competencias. Se establece que la junta es un Órgano Colegiado formado por miembros electos por los docentes, por miembros del sindicato y por miembros de gobierno. Se establece el carácter resolutivo de las juntas, y como una instancia de apelación anterior al DGE, o sea quienes en primera instancia resuelven son los órganos colegiados, dejan de ser cuerpos consultivos para ser resolutivos, un gran avance democrático, transparente y justo.

En el año 2011 se promulga la ley 8288 ratificando el decreto 2655, mediante el cual se homologa el acta acuerdo. Desde el año 2009 hasta el año 2018 toda la Junta en su conjunto resolvía todo lo que ingresaba a los cuerpos colegiados, a partir del fallo de un caso particular, el Director General de Escuelas resuelve unilateralmente quitarle las competencias resolutivas a las Junta, a través de la resolución 519.

En el año 2018 el sindicato presenta un amparo sindical en la Tercera Cámara del Trabajo por práctica desleal, y en el año 2020, la tercera cámara rechaza las acciones promovidas por el sute (sindicato unido de trabajadores de la educación), y en consecuencia sobreseer a la dge, en relación a la legalidad de la resolución 519.

Desde el año 2018 hasta el comienzo del 2020 los miembros gremiales y sindicales hemos defendido la legislación vigente, ley 8288, y los acuerdos paritarios, además de fundamentar la decisión que en la pirámide jurídica, una resolución tiene menor rango que una ley, por lo expuesto anteriormente es que hemos continuado haciendo uso de las competencia que las leyes vigentes nos acreditan.

A partir de la sentencia de la Tercera Cámara del Trabajo los miembros sindicales y gremiales de la lista negra pizarrón continuamos realizando las resoluciones ya que la sentencia no está firme ,porque el SUTE, ha presentado un nuevo Recurso en la Corte Suprema de Justicia en contra de la sentencia de la Tercera Cámara , estando a la espera en breve del fallo.

El compromiso asumido en representación de cada una de las compañeras y compañeros por los Miembros Sindicales y Gremiales ha sido la defensa de las Competencias de la Juntas Calificadoras y de Disciplina, competencia que le da el marco normativo, y que hace que el accionar de la Juntas sean una decisión de todo el Cuerpo Colegiado, con la transparencia y justicia que son necesaria para un funcionamiento a favor de los derechos de todos. Por todo lo expuesto denunciamos el permanente amedrentamiento que el Gobierno Provincial ha tenido hacia las Juntas, hoy con Apertura de Sumario hacia un Miembro de Junta de Disciplina, por hacer lo que la normativa vigente dice que debemos hacer.

El riesgo que corre el trabajo de docentes titulares y suplentes es demasiado alto; ya que si queda la Disciplina y la Calificación en manos del Director General de Escuelas será quien, unilateralmente, tomará las decisiones y aplicará sanciones disciplinarias de acuerdo a su conveniencia, como ocurre actualmente en las situaciones conflictiva que no pasan por junta. Pueden perder su trabajo aunque cumplan con la ley, aunque se ajusten al marco normativo; pueden, y están perdiendo su trabajo docentes, sin causa alguna, sin derecho a defensa, sin que se los escuche.

Por qué es importante defender las juntas?

Porque las Juntas son de todos y todas las compañeras, tenemos que defenderlas, nadie más que nosotros sabe de la vida escolar, nadie más que nosotros sabe del trabajo educativo, nadie más que nosotros sabe de lo que es poner la pasión y el compromiso por el bien común, no permitamos que esta pandemia nos arrebaten los derechos adquiridos.

Defender las juntas es: defender nuestras condiciones de trabajo, nuestro salario, los convenios colectivos de trabajo, las leyes que nos protegen, en definitiva porque es defender nuestros derechos laborales conquistados.

Defender Las Juntas by La Izquierda Diario Mendoza on Scribd




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias