×
×
Red Internacional

Sequía en Neuquén. Crisis hídrica en Neuquén: "Hoy los ríos están en un 30% de su caudal"

La Izquierda Diario conversó con Andrés Rabassa, arquitecto y docente en la Universidad Nacional del Comahue en los espacios Gestión Ambiental y Evaluación de Impacto Ambiental, y miembro del Colectivo Ambiente Patagonia.

Emergencia Hídrica en Neuquén - YouTube

¿Hay una relación entre la crisis climática y esta bajada de caudal en los ríos?

El saqueo ambiental en realidad es algo que responde a un modelo. Ese modelo que está vigente en todo el mundo, con distintas características pero en todo el mundo. Lo que va generando es un consumo de recursos naturales, pero a su vez va generando el fenómeno que conocemos como calentamiento global, o en definitiva, más profundamente como cambio climático. Entonces todo ello por supuesto incide en el comportamiento climático del planeta y también por supuesto en nuestra zona porque nosotros no estamos ajenos a ello. Entonces todo lo que estamos viendo, en definitiva, responde también a un sistema político, social y económico.

Esta situación en nuestra zona nosotros la tenemos hace casi quince años, que venimos teniendo baja de caudales, que venimos teniendo esta situación de sequía que claramente la crisis hídrica es crisis climática también.

¿Cómo se llega a la emergencia hídrica en Neuquén?

Se llega claramente por este proceso que tiene que ver con todos estos años en los cuales se ha disminuido el nivel de las precipitaciones y ha cambiado el clima, con lo cual llegamos a tener caudales muy inferiores. Hoy en día estamos aproximadamente en el 30% de los caudales de estos ríos. Esta situación viene desde hace muchos años, que tiene que ver como dije anteriormente con la crisis climática y no se ha atendido la cuestión, porque en realidad lo necesario hubiera sido que hubiera habido una política pública, concretamente de todas las jurisdicciones, pero concretamente la responsabilidad en nuestra zona es fundamentalmente de la provincia. Entonces lo que ha faltado es una verdadera política pública. En el año 2017, si mal no recuerdo, se sanciona la ley de alerta hídrico ambiental, ley 30.076 de la provincia. Nuestro espacio tuvo la posibilidad de estar dos años dentro de lo que fue el comité de alerta hídrico y ahí claramente debió haberse planteado la situación de emergencia hídrica y debió haber ayudado porque debió haberse realizado el plan estratégico que era lo que estaba fijado por ley, para tener en definitiva una resolución y una política pública para poder atacar problemáticas como esta de la crisis hídrica.

¿Se puede pensar una planificación o hay que esperar como vienen diciendo los gobiernos a que llegue la época de deshielos?

Primero es obvio que para que pueda resolverse esta situación se necesita de acciones concretas. Esas acciones ya debieron haber sido realizadas anteriormente, debieron haber sido planificadas. Hoy estamos viendo actividades por ejemplo en el brazo del río Limay, en el que están los clubes donde hay también tomas de agua que son justamente acciones relacionadas con esta sequía, para que pueda haber provisión de agua sobre todo para la zona centro este y este de nuestra ciudad. No se han tomado las acciones debidas, se han tomado tarde por eso también la ciudad estuvo casi tres días sin agua, por el conflicto del Lago Mari Menuco. Por supuesto que si tenemos un invierno con mucha helada vamos a recuperar caudales para la primavera. En definitiva más allá de esto, el Estado tiene la responsabilidad de hacer una política pública para resolver estas cuestiones de antemano.

Las responsabilidades son de todas las jurisdicciones, nación y municipio deberían trabajar en este asunto pero el responsable mayor es la provincia. ¿Por qué? porque en definitiva lo que estamos viviendo es una emergencia climática, que es la que incide en gran parte sobre la emergencia hídrica.

¿Qué pasa con el acueducto que abastece a la ciudad en lago Mari Menuco?

Respecto al conflicto de Mari Menuco de porqué no tuvimos agua, hace unos días la ciudad de Neuquén y otras ciudades que dependen del acueducto de la provisión de agua potable del acueducto Mari Menuco, se quedaron sin agua. Eso es un fenómeno claramente climático. Observemos cómo otra vez la política pública no estuvo a la altura de la adaptación al cambio climático. Hubo tormentas y vientos muy fuertes para la zona y la época, que ocasionaron una acumulación de algas que está en el lago, hizo que tapara la zona de la toma de agua de Mari Menuco, porque el sistema no está preparado para este tipo de eventos. Vuelvo a decir, son eventos claramente climáticos. Ahora si uno tiene una planificación adecuada, sabe que es un riesgo posible y ante ese riesgo justamente hay que generar ese plan de adaptación con acciones concretas. De hecho el EPAS salió a decir hace unos días que está haciendo una obra, que es una especie de escollera para evitar justamente que las algas puedan ingresar y taponar la toma de agua y además luego complicar el proceso de la producción dentro de la planta. Ahí tenemos otro ejemplo claro de cómo la acción climática está generando emergencias de la crisis hídrica.

Desde el punto de vista de la contaminación por supuesto la baja de caudales complica la situación, porque cuando tengamos mayores caudales tenemos mayor disolución y baja el nivel de concentración de estos contaminantes. A su vez hay otro inconveniente que muchas veces hay algunos contaminantes que no están en el agua sino que se alojan en los lodos, en fondos o costados de cuerpos hídricos. Muchas veces esa contaminación no se remueve fácilmente pero obviamente con una crisis hídrica y eso comienza a quedar expuesto, hay mayores riesgos y posibilidades de contaminación.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias