Sociedad

SAN SALVADOR DE JUJUY

Crisis del transporte en Jujuy: ¿cuidar los intereses de los empresarios o los de los trabajadores?

Tras la respuesta del municipio al pedido de informe solicitado por el Frente de Izquierda sobre la situación del transporte de pasajeros y una reunión con los empresarios del transporte, se pretende justificar el accionar de los mismos y se preparan nuevos ajustes en San Salvador de Jujuy.

Guillermo Alemán

Concejal del PTS-FIT en San Salvador de Jujuy

Lunes 26 de octubre | 16:04

El oficialismo en el Concejo Deliberante de la capital jujeña organizó una reunión que contó con la presencia de funcionarios municipales, empresarios del transporte y representantes de la UTA. Fue una verdadera puesta en escena para justificar la política de ajuste y de golpes que vienen soportando los choferes y miles de usuarios este año para beneficiar a un puñado de patrones.

Informe de la Municipalidad

Esta reunión tuvó como objetivo presentar la respuesta al pedido de informe que presentó el Frente de Izquierda sobre la situación del transporte urbano de pasajeros de la ciudad.

Este informe confirmó una situación que ya se preveía, el Municipio no realiza ningún control sobre las condiciones de trabajo en las empresas del transporte: en este punto se limitaron a reproducir los artículos del pliegue de bases y condiciones del servicio sin ningún dato concreto.

Lo más increíble fue la contestación sobre los controles que habría hecho la municipalidad sobre las medidas de prevención en el transporte, en el marco de la pandemia del coronavirus. Aquí se reprodujo un texto que se asemeja a una nota de revista de interés general, que habla sobre los beneficios de andar en bicicleta por ejemplo y ni un dato concreto. Una verdadera burla cuando por lo menos dos choferes perdieron la vida enfermos por el coronavirus en estos meses.

Sobre los datos aportados por el informe, se detallan el valor de los subsidios provinciales y nacionales y la supuesta recaudación por el cobro de boleto. Convenientemente se dejaron de lado variables como el gasto en combustible y el valor de los salarios de los trabajadores; pese a la insistencia de empresarios y funcionarios de que están a favor de que toda la información sea transparente. Si esto es realmente así ¿por qué se deja de lado esta importante información en la respuesta?

El cinismo de los empresarios

Mención aparte merece el cínico discurso del que hicieron gala los empresarios en esta reunión. Ante la crisis en la que está sumergido el transporte, dijeron que privilegiaron el diálogo ante todo y sostienen los puestos de trabajo, incluso cuando supuestamente les sobra el 30% de los choferes. Así lo afirmó el representante de la Empresa Xibi Xibi, Alejandro Pascuas.

Lejos de este discurso, esta la realidad de que este año empezó con diez despidos en la empresa Xibi Xibi, despidos que fueron rechazados por los trabajadores de esta empresa con varias medidas de fuerzas.

No conforme con esto, meses después en el punto más alto de los contagios por el covid-19, esta misma empresa circuló un acta en la que se invita a los trabajadores a bajarse a un 70% el salario para preservar sus fuentes laborales: un chantaje duro y puro.

Mención aparte es la situación por la que debieron pasar los choferes de la empresa Unión Bus, que con meses de atrasos en los salarios, y sin pago de aguinaldo obtuvieron como respuesta a sus reclamos la salvaje represión por parte de la policía provincial en dos ocasiones en una misma semana.

En el violento desalojo de un piquete de trabajadores de esta empresa, la policía se ensañó, llenando de perdigones el rostro de un chofer con más de quince años de servicio.

Por otro lado empresas inter-jurisdiccionales como EVELIA SA, ya empezaron con despidos persecutorios contra choferes que reclaman por sus salarios adeudados, acción que viola el decreto anti-despidos del gobierno nacional.

Los despidos, las rebajas salariales, las faltas de medidas de prevención por el covid-19 fueron resistidas por los trabajadores todo el año en peleas muy duras, donde los empresarios contaron con el apoyo activo de la municipalidad y el gobierno provincial, que además de asegurarles subsidios millonarios sin ningún tipo de control, les proveyó de la fuerza policial para sofocar las medidas de fuerzas de los trabajadores que reclaman por algo tan básico como los salarios y sus puestos laborales. Si los empresarios del transporte no avanzaron en más despidos o rebajas salariales fue por la lucha que los trabajadores sostuvieron durante todo el año, no por su “buena voluntad”.

Una historia conocida

La lucha de los trabajadores es también un factor contra el direccionamiento que pueden empezar a darle los empresarios a la crisis: el vaciamiento del servicio, que ya es malo de por sí, para los miles de usuarios de San Salvador de Jujuy.

Esta historia ya la vivimos; cuando a los empresarios no les cierran los números, empiezan a degradar el servicio, rebajar salarios y despedir, poniendo su negocio por encima de la necesidad de cientos de miles que necesitan transportarse cotidianamente y de los trabajadores que sostienen el servicio. Las antiguas líneas COTAJ o RIO BLANCO son ejemplo de empresas que sometían a los trabajadores y usuarios a condiciones verdaderamente penosas y peligrosas hace unas décadas atrás.

Una alternativa al chantaje patronal

Miles dependen del servicio de transporte urbano de pasajeros, no tienen otras opciones para viajar. Es un servicio público que no puede seguir bajo la lógica empresarial que privilegia ante todo su ganancia antes que la calidad y accesibilidad del servicio y las condiciones laborales de cientos de trabajadores.

Sin embargo en coro, el municipio y los empresarios, plantean que la única solución a la crisis del transporte es mayores subsidios sin control alguno y un pasaje más alto, bajo la amenaza de ataques al salario o despidos de decenas de choferes.

Desde el Frente de Izquierda venimos insistiendo que no se puede seguir avalando este chantaje constante. Que se abran los libros de contabilidad de las empresas y si estas no pueden hacerse cargo porque no les “cierra el negocio”, tal como lo vienen planteando, que el servicio sea estatizado bajo control de trabajadores y comités de usuarios, los únicos auténticamente interesados en contar con un transporte accesible, de calidad y eficiente para todos, una solución de raíz a la crisis abierta en este estratégico sector.







Temas relacionados

Concejo Deliberante   /    San Salvador de Jujuy   /    Transporte   /    Jujuy   /    Sociedad   /    Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO