México

REFORMA ENERGÉTICA

Crimen industrial: explosión en planta Pajaritos

Obreros y familiares no permiten ingresar a camiones del Ejército mexicano. Afirman que los militares van con la orden de desaparecer los cuerpos de los trabajadores y ocultar la verdad.

Viernes 22 de abril de 2016

Con profunda indignación estamos siguiendo la tragedia de Coatzacoalcos, Veracruz. Trabajadores y familiares no reciben información sobre sus compañeros y seres queridos desaparecidos en la explosión. Iniciaron vías redes sociales una búsqueda alternativa con fotos y datos de los trabajadores que se hallaban laborando en la planta al momento de la explosión.

Podrían ser más de 100 los muertos y más de 50 los desaparecidos. El miércoles 20 de abril salieron dos camiones llenos de muertos, según declararon manifestantes en la puerta de la planta. Las autoridades reconocieron que hay una parte de la planta de Pajaritos a la que no se ha podido acceder.

Esto se trató de una tragedia anunciada: faltaba mantenimiento en Pajaritos. Hay estructuras de hierro dañadas con óxido, otras en ruinas, de acuerdo con denuncias de trabajadores.

En particular, en Clorados III, que es donde ocurrió la explosión, los directivos sabían que había “sobrecalentamiento”. Según denuncian trabajadores, el miércoles se habría hecho un cierre paulatino de válvulas y había descendido la actividad en la planta.

Hay videos que están circulando por redes sociales donde se ve a trabajadores y familiares impidiendo la salida de camiones, reclamando información. Es una situación desgarradora. Reclaman que los directivos quieren ocultar la verdadera cifra de muertos para no pagar las indemnizaciones.

“¿Qué esperan, que se desbaraten los cuerpos para no reconocerlos?”, “Abran ya por favor, queremos buscar a nuestros hijos…entiendan”: los reclamos de dos madres a los militares. A esos que protegen la voracidad de los propietarios de Mexichem y de los directivos de Pemex, todos ansiosos de millones. Y su voracidad se cobró la vida de… ¿cuántos padres, esposos, hijos, amigos? Aun no se sabe.

Esos militares formaron una valla para impedir el acceso a la planta a quienes desesperados buscan a sus seres queridos.

Por la tarde de hoy Peña Nieto fue a la planta a posar para la foto…y no lo dejaron bajar. Los petroleros y los familiares de los obreros desaparecidos en la explosión le reclamaron que se bajara de su camioneta a dar explicaciones.

Peña Nieto es parte de los responsables políticos de la explosión. Los directivos de Pemex y de Mexichem, el propietario de esta empresa privada también. Los diputados y senadores de los partidos tradicionales que votaron la reforma energética, cuyas nefastas consecuencias están a la vista, también. El gobierno estadounidense, que diseñó la reforma y ordenó su aprobación y aplicación también es responsable.

Todos ellos son los enemigos del pueblo trabajador. El dolor y la indignación que sienten hoy por sus muertos y sus heridos en Pajaritos se convierta en coraje. No están solos los petroleros. Que se sumen al coraje del magisterio que resiste la reforma educativa y los ataques represivos del gobierno, al de los estudiantes y trabajadores del Instituto Politécnico Nacional, al de las mujeres hartas de la violencia machista a lo largo y a lo ancho del país, al de las madres y los padres de Ayotzinapa. Juntos somos muchos más.







Temas relacionados

Asesinato industrial   /    Pemex   /    Veracruz   /    Reforma energética

Comentarios

DEJAR COMENTARIO