×
×
Red Internacional

A tres años. Crímen de odio: comenzó el juicio contra los rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa

Fernando fue asesinado a golpes por un grupo de jóvenes jugadores de rugby de clase alta. Este lunes se oyeron los duros relatos de los padres de la víctima. Y el tribunal rechazó el pedido de nulidad por parte de la defensa. Un crímen que conmocionó por su brutalidad y fue motivo de diversos debates.

Escuchá esta nota
Lunes 2 de enero | 14:30

Este lunes 2 de enero comenzó el juicio el contra los ocho jugadores de rugby acusados por el asesinato del joven Fernando Báez Sosa el 18 de enero de 2020 en la localidad costera de Villa Gesell. El proceso se lleva a cabo en el Palacio de Tribunales de Dolores, provincia de Buenos Aires, con los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, y está previsto que el debate oral finalice el 31 de enero. En el transcurso de este mes, serán citados a declarar 130 testigos.

Fernando Baéz Sosa fue golpeado hasta su muerte, a los 18 años de edad, por un grupo de jóvenes que, al momento de los hechos, rondaba su misma edad. Fernando se encontraba vacacionando con amigos en Villa Gesell, y según contaron sus padres, Silvino Báez y Graciela Sosa, lo habían ayudado con mucho esfuerzo a pagar el viaje, luego de que el joven había aprobado el CBC para la carrera de abogacía. Se trata de una familia de laburantes paraguayos, radicados en Argentina, que perdió a su único hijo.

Fernando Báez Sosa con su novia en Villa Gesell, antes de ser asesinado
Fernando Báez Sosa con su novia en Villa Gesell, antes de ser asesinado

Los acusados por el crímen de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, se encuentran detenidos en la Alcaldía Departamental La Plata 3. Son Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton y Luciano Viollaz, Ciro y Lucas Pertossi. Los jóvenes son hijos de familias con alto poder adquisitivo, oriundas de la localidad de Zárate. Entre las actividades de sus padres hay empresarios, un jefe de la Toyota y la exfuncionaria de la municipalidad Rosalía Zárate, entre otros. Otra clase social.

“Me llamó la atención que los presos me miraban hablar y no bajaban la mirada. Sentí como madre que no estaban arrepentidos para mirarme de esa manera”, dijo Graciela Sosa, madre de la víctima, luego de que declarara ante el Tribunal. Los familiares de Báez Sosa piden la pena máxima de prisión perpetua para los ocho acusados.

Primer día del juicio

Los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari
Los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari

En esta jornada, el Tribunal rechazó un segundo pedido de nulidad del juicio por parte del abogado defensor, Hugo Tomei, quien expuso como teoría del caso que “los acusadores no podrán probar el hecho tal fue descripto e imputado”.

Por su parte, los abogados querellantes, Fernando Burlando y Fabián Améndola, señalaron que ésta fue una maniobra para “dilatar el inicio de este proceso”.

Durante la exposición oral, se oyeron los conmovedores relatos de Silvino Báez y Graciela Sosa.

Declaración de la madre de Fernando

La última navidad de Graciela Sosa con su hijo Fernando
La última navidad de Graciela Sosa con su hijo Fernando
  •  “No entiendo, no comprendo, nunca aceptaré cómo chicos de la edad de Fer le hayan hecho esto. Lo atacaron por la espalda, lo tiraron por la espalda, le reventaron la cabeza... ese cuerpito tan lindo que tuve nueve meses en mi panza”.
  •  "No tuvieron piedad, en el piso le seguían dando patadas. Él no discriminaba a nadie, no era así, a él le llamaban negro. Era mi príncipe. ¿Saben lo doloroso que es ir al cementerio, tocar su foto, no tener respuesta?", planteó la mujer.
  •  "¿Como puede un ser humano discriminar de esa manera a un chico de la misma edad? Fer ni nadie se merecía esto. Somos huérfanos para siempre. Está encerrado en un ataúd. No lo voy a recuperar nunca".

    Declaraciones del padre de Fernando

    De derecha a izquierda: el Silvino Báez, Fernando Báez Sosa y Graciela Sosa
    De derecha a izquierda: el Silvino Báez, Fernando Báez Sosa y Graciela Sosa
  •  “Señores jueces, acá están escuchando el relato de un padre que ha perdido todo: ha perdido la felicidad, las ganas de vivir, de luchar, y perdió lo mejor de todo, que es el abrazo de su hijo".
  •  Durante mucho tiempo tuve una enfermedad en los riñones e hice un año y seis meses de diálisis. Me costó tanto... pero abría la puerta de casa y Fernando se colgaba de mi cuello: ‘¿Cómo estás papa?’, me decía. Y ese tipo que venía muerto de la diálisis terminaba mas vivo que nunca con el abrazo de su hijo. ‘Cuando sea grande te voy a dar mi riñón…’, me decía".
  •  "Lo vi en una morgue, hecho pedazos. ¿En este mundo puede haber tanta crueldad? Me lo pregunto todos los días. Tengo tanta bronca encima”.

    Crímen de odio

    Fabián Améndola dijo durante la exposición oral que, como abogados de la familia Baéz Sosa, habían tenido “posiciones encontradas” con la fiscalía de instrucción y que “algunas no fueron resueltas a nuestro favor, como por ejemplo, la calificante de odio racial”.

    En el mismo sentido, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) emitió un comunicado éste mismo lunes.

    “Desde el INADI entendemos que aunque la carátula no contemple el homicidio agravado por el odio racial no debemos olvidar que al grito de ’es un negro de mierda mátenlo’, según imágenes y testigos, el 18 de enero, pasadas las 5 de la madrugada, Fernando fue atacado por la espalda, a patadas y brutales golpes que le originaran su muerte, en un claro ataque racista” -dice el texto.

    A pesar de las evidencias que muestran un odio xenófobo y de clase, por parte de los victimarios hacia el joven Fernando Báez Sosa, por el momento no han sido contempladas como agravantes en el caso.

    Debates

  •  El asesinato de Fernándo Baez Sosa, abrió diversos debates desde hace tres años. Entre ellos, se puso en discusión la brutalidad del hecho: por un lado, la prepotencia y el machismo que permean ampliamente el mundo del rugby. También el origen social de los victimarios y los insultos racistas y de clase que acompañaron su accionar homicida.

    Te puede interesar: La ética rugbier y el espíritu del capitalismo

  •  Por otro lado, durante el verano del 2020, también se desarrolló un debate en torno al sistema penitenciario y el abordaje judicial del caso.
    Los jóvenes acusados, detenidos en 2020
    Los jóvenes acusados, detenidos en 2020

    Los grandes medios de comunicación que muchas veces sostienen líneas editoriales en defensa de la baja en la edad de imputabilidad o exigen mayores penas en torno a lo que califican como “inseguridad”, repentinamente comenzaron a cuestionar el estado deplorable de las cárceles y la violación a los derechos de los presos, mostrando un tratamiento diferencial con acusados que son de otra clase social.

    A su vez, por parte de algunos sectores progresistas que suelen rechazar la brutalidad del sistema penitenciario y, sobre todo en redes sociales, se instaló un clima de “ojo por ojo”.

    Para ampliar esto último, te puede interesar: Rugbiers: comámonos a los caníbales

    En estos casi tres años, la familia Baéz Sosa ha convocado numeras movilizaciones para exigir justicia por el asesinato de su hijo Fernando.


  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias