×
Red Internacional

Segunda ola.Crecen las denuncias por el colapso de hospitales y clínicas en la Ciudad

Las Unidades de Terapia Intensiva del sector privado superaron el 90% de ocupación. Lo mismo ocurre con la salud pública. La situación se extiende por todo el AMBA. Así y todo, ni Larreta ni Kicillof toman medidas de fondo.

Lunes 12 de abril | 13:00
Foto - Telam

Según denuncian especialistas, asociaciones y trabajadores de la salud, las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de las que dispone la medicina privada en la Ciudad de Buenos Aires superan el 90% de ocupación. Es en este sector en donde se atienden 8 de cada 10 porteños. La situación es igual de apremiante para la salud pública.

"Los sanatorios Mitre, Otamendi, Anchorena, Alemán, Güemes, Santa Isabel, Italiano, Naval y Policlínico Osplad tienen entre 95 y 100% de ocupación total", explicaron voceros de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada, de acuerdo a lo que publicó Telam.

"El Güemes tiene una ocupación del 100 por ciento. La situación se complicó porque, como la mayoría de los privados, el sanatorio abrió todo durante el verano y se llenó de pacientes con patologías comunes. Se colmó la capacidad con esos pacientes y ahora, frente a la explosión de la segunda ola de casos de covid, te encontrás con que no hay lugar para internar", explicó Fernando Araneo, médico del Sanatorio Güemes y Prosecretario Gremial de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP) a Página 12.

Te puede interesar: La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva alertó por la alta ocupación de camas en el AMBA

Al contrario de lo que informa el Gobierno, la situación en establecimientos públicos es igual de apremiante. El hospital Muñiz, por ejemplo, cuenta con 44 camas de terapia intensiva. Las 34 destinadas para pacientes graves de covid-19 se encuentran ya ocupadas.

"Estamos a un paso del colapso. Toda esta última semana estuvimos cortando clavos con los pacientes graves porque había días que no teníamos ni una sola cama libre. Si alguno hubiese empeorado no hubiésemos tenido donde meterlo”, dijo el subdirector de dicho nosocomio, Juan Carlos Cisneros al mismo medio.

Y no es solamente el problema de la saturación de las instalaciones. Las y los trabajadores de la salud vienen de un año de exigencia y desgaste inmensos. “Otro elemento que es mucho más grave: los intensivistas, enfermeros, kinesiólogos y médicos, entre otros profesionales y no profesionales que integran los equipos, estamos agotados, ya no tenemos resto, somos cada vez menos, tenemos una fatiga insalvable, un cansancio terminal”, dijo a C5N Arnaldo Dubin, referente de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Te puede interesar: Arnaldo Dubin: “En las terapias intensivas estamos agotados y somos cada vez menos”

En plena segunda ola, la Ciudad registró, según el informe epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, el número más alto de contagios en lo que va de la pandemia: 2691 nuevos casos en 24hs. Y esto un domingo, cuando la carga suele ser menor que el resto de la semana. Esto augura un crecimiento exponencial.

La saturación de las UTI y sistema de salud en general se extiende por todo el AMBA. Mientras tanto, el gobierno porteño, al igual que el de Kicillof, promete monitorear los datos y que van tomar medidas cuando sea necesario, desconociendo la gravedad de la situación y apelando a la responsabilidad individual como única alternativa.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias