Política

REGIMEN POLICIACO

Crece la represión de la Policía de Morales a quienes no se resignan

Mientras crece la desocupación y la miseria, en un mes el gobierno redobló la represión policial: familias sin techo de Alto Comedero, choferes de la UTA, vendedores ambulantes y, anoche a quienes exigen justicia ante el femicidio de Iara Rueda y la aparición de Gabriela Cruz. Hay que frenarlos con la unidad en las calles de las mujeres y la clase trabajadora.

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Martes 29 de septiembre | 09:53

La represión policial a las miles de jóvenes y familias que se movilizaron este lunes en Palpalá exigiendo justicia por Iara Rueda, víctima de femicidio, y por la aparición de Gabriela Cruz, es un salto en la política de un gobierno que ante la crisis económica y social -que agudizó la pandemia- ordena palos a quienes no se conforman con la miseria, la falta de techo o la impunidad ante los ataques brutales a las mujeres.

No es la primera vez que la Policía de Jujuy juega este papel a pedido del Gobernador, cada vez, que enfrentó la resistencia obrera y popular lanzó la represión como forma de disciplinar y meter miedo. Así lo hizo ante los valientes obreros del ingenio La Esperanza como forma de hacer pasar los 338 despidos a fines de 2017.

Lo nuevo es la respuesta policial del gobierno sobre los sectores más golpeados durante la pandemia, sobre quienes pretende doblegar su voluntad de resistir con la protesta en las calles y así defender sus derechos, cuando a diferencia de 2017, ahora el propio gobierno muestra signos de debilidad como resultado de la gestión de la pandemia, la crisis sanitaria, los límites de las políticas de contención de la pobreza que no pueden ser tapados por los discursos del Gobernador desde el COE.

En septiembre se expresó en forma elocuente la respuesta represiva. El 7 reprimió a mujeres y familias sin techo de Alto Comedero que intentaron asentarse en tierras fiscales. El 14 lo hizo sobre los choferes de la UTA que exigen el pago en tiempo y forma desde hace meses. El 17 fueron los vendedores ambulantes y el 28 las familias y jóvenes que se movilizaron en Palpalá contra el femicidio de Iara Rueda y por la aparición de Gabriela Cruz.

Pero este accionar no se puede naturalizar como hace el PJ desde la Legislatura, los municipios que gobierna y los sindicatos que dirige, porque no solo gana Morales, sino se fortalecen los grandes empresarios como Blaquier de Ledesma que no deja de ganar fortunas en plena crisis y pandemia.

Por eso, en el apoyo a los sectores más vulnerables de la clase trabajadora esta el inicio de fortalecer la organización social de quienes pueden ponerle un freno al gobierno. La movilización de los sectores en lucha en la provincia del 17S fue una muestra inicial de ello. Se trata de redoblar las acciones solidarias de las organizaciones de DDHH, de mujeres, sociales y políticas junto con fortalecer la coordinación de las y los trabajadores, ocupados y desocupados, jóvenes y precarios, mujeres y familias sin techo.

Para ello hay que dar pelea en los gremios y organizaciones sociales para que rompan la tregua con los gobiernos, en los centros de estudiantes para que salgan de la pasividad y organicen al movimiento estudiantil que también es afectado por las políticas educativas. En definitiva al gobierno se lo puede frenar, pero solo si ganamos en forma masiva y unitaria las calles.







Temas relacionados

Jujuy   /    Gerardo Morales   /    Represión policial   /    Libertades Democráticas   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO