×
×
Red Internacional

Racismo en Estados Unidos.Corte aprueba ejecución del terrorista Dylann Roof

Roof, un terrorista supremacista blanco, había asesinado a nueve personas afroamericanas en 2015 en la histórica iglesia de Charleston.

Viernes 27 de agosto | 18:27

El pasado miércoles 25 de agosto, una corte federal aprobó la sentencia de muerte de Dylann Roof, un joven terrorista y supremacista blanco que en 2015 asesinó a nueve personas afroamericanas en la histórica iglesia de Charleston, en Carolina del Sur.

Roof, de entonces 21 años, asistió a una sesión de estudios bíblicos con nueve personas afroamericanas, incluyendo a Clementa Carlos Pinckney, legislador del senado estatal por el Partido Demócrata. Al inicio de la sesión, Roof preguntó específicamente por Pinckney y se sentó junto a él; la sesión transcurrió con normalidad, con Roof teniendo desacuerdos con algunas interpretaciones de las sagradas escrituras que planteaban los asistentes, pero de un momento a otro, Roof se levantó y comenzó a disparar con un arma que tenía escondida.

"Tengo que hacerlo; ustedes violan a nuestras mujeres y se están apoderando de nuestro país. Y tienen que irse", fueron las palabras con las que justificó su atentado terrorista antes de asesinar a nueve de los 14 asistentes, abrir fuego a boca de jarro y mientras gritaba insultos raciales. Posteriormente intentó quitarse la vida, solamente para descubrir que se había quedado sin municiones y huyó de la escena.

Sin embargo, la captura de Roof a manos de la policía contrasta severamente con la manera en cómo la policía trata a la población latina y negra en el gigante del norte. Mientras que a los negros les disparan sin motivo o advertencia, incluso mientras siguen instrucciones —como fue el caso de Philando Castile, quien murió cuando un policía le disparó mientras abría la guantera de su automóvil para sacar su permiso de portar armas—, Roof fue rodeado, neutralizado, le fue puesto un chaleco antibalas y escoltado por la policía.

Carolina del Sur fue el primer estado en secesionarse de Estados Unidos y conformar los Estados Confederados de América, con una economía fuertemente agraria, que resultaba en grandes plantíos que hacían uso de mano de obra esclava de negros. Pero tras la guerra civil, si bien se eliminó la esclavitud legalmente, la segregación racial continuó.

Dicha situación derivó en la conformación del movimiento de derechos civiles en la década de los 60, con Martin Luther King Jr. como su más grande exponente. Es en este contexto que la iglesia de Charleston se convirtió en uno de los puntos neurálgicos del movimiento en la localidad, ya que además es de las iglesias afroamericanas más viejas del país.

Esta historia de lucha fue la que motivó el atentado terrorista de Dylan Roof en 2015. Una vez en juicio, el joven terrorista afirmó que no había nada de malo en él.

Pero la sentencia del pasado miércoles es resultado no solamente de lo escandaloso que es que un joven que apenas cumplió la mayoría de edad en ese país hubiera decidido escribir un manifiesto y luego determinara asesinar a nueve personas afroamericanas, sino también de un contexto donde, por un lado, las tensiones raciales resurgen con movimientos como el de la "derecha alternativa" ("alt-right") que fomentan personajes como Donald Trump, y por el otro, de un fuerte movimiento en las calles que enfatiza que las vidas negras importan (#BlackLivesMatter).

Contrastando con otros casos similares, está de ejemplo el del joven Emmett Till, un chico de 14 años secuestrado y golpeado luego de presuntamente silbarle y decirle un piropo a una mujer blanca. Sus asesinos, el padre y hermano de la mujer que presuntamente el joven Emmett acosó, fueron acusados de asesinato, pero fueron declarados inocentes por un jurado compuesto exclusivamente de blancos.

Es la rabia e indignación de la población negra la que empujó a las autoridades a sentenciar a Dylann Roof, ya que si no hubieran miles en las calles, incluso planteando la hipótesis de la confluencia entre las luchas raciales y la clase obrera, Roof no estaría ni siquiera en la cárcel.

Sin embargo, la pena de muerte no resuelve la violencia racial en Estados Unidos, ya que ésta se utiliza desproporcionadamente contra negros y latinos. La pena de muerte ha sido históricamente usada también contra activistas y revolucionarios, como es el infame caso de los anarquistas italianos Sacco y Vanzetti. La sentencia de Roof es una política aleccionadora para mostrar una supuesta cero tolerancia por parte de la administración Biden, esto mientras mantienen el financiamiento a regímenes racistas como el Estado colonialista de Israel y su apartheid.

Por ello se vuelve importante mantener la organización en clave independiente del régimen capitalista, que en Estados Unidos utiliza al Partido Demócrata como bombero del sistema, cooptando luchas a la vez que los mismos políticos de ese partido aprueban el uso de la fuerza y el incremento del presupuesto para la policía, la misma que mata negros mientras que terroristas como Kyle Rittenhouse o Dylan Roof son escoltados, blindados y encubiertos por disparar a personas de color.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias