×
×
Red Internacional

Pandemia.Coronavirus: restricciones más duras tras no haber tomado medidas de fondo para la crisis sanitaria y social

En un mensaje grabado, el presidente Alberto Fernández hizo los anuncios. Con el aval de los gobernadores anunció restricciones. Sin embargo, no indicó ninguna medida de fondo que permita enfrentar la crisis económica y social que sufren millones de familias.

Jueves 20 de mayo | 20:58

Este jueves por la noche, en un mensaje grabado, el Gobierno nacional anunció nuevas restricciones a la circulación de las personas, en el marco del salto que viene habiendo de los contagios por coronavirus. Se restringirá la circulación desde el sábado 22 de mayo a las 00 h hasta el domingo 30/5. Quedarán suspendidas todas las actividades no esenciales. Solo funcionarán los comercios esenciales, con envío de domicilio y para llevar. Solo se podrá circular en las cercanías del domicilio, entre las 6 h y las 18 h.

Lo central del mensaje presidencial es la profundización de las restricciones y su extensión, por el momento, por un lapso de nueve días de corrido. El mismo empezará a correr a partir de la noche de este viernes. A esto se sumará otro fin de semana de aislamiento estricto (el 5 y 6 de junio) en las zonas más críticas.

En su discurso, en el que definió a la situación como "el peor momento desde que comenzó la pandemia", el presidente defendió y reivindicó el papel del Estado. Lo hizo, afirmando, por ejemplo, que "el Estado debe hacerse cargo" y que él tiene "el deber de cuidar la salud de cada argentino porque la ley me lo impone".

Sin embargo, si se recapitula el último año, se llega a esta situación como resultado de que el propio Estado no tomó medidas de fondo frente a la crisis sanitaria y frente a la crisis social.

En el terreno sanitario, a lo largo de más de un año, se negó a centralizar el sistema de salud, unificando el sector privado y el público para garantizar un funcionamiento acorde a las necesidades del conjunto de la población.

También se negó a avanzar sobre los intereses de las grandes farmacéuticas y los laboratorios. Desde hace meses, el Frente de Izquierda viene planteando la necesidad de declarar de utilidad pública el laboratorio de Hugo Sigman que produce el principio activo de la vacuna de AstraZeneca, del cual ya produjo alrededor de 60 millones de dosis que aún no llegaron a la población del país.

Este jueves por la noche, por fuera de las restricciones, el presidente solo anunció la continuidad de un plan de vacunación que, es evidente, tiene un atraso significativo. Atraso que está en el origen de las actuales medidas. Al mismo tiempo, reivindicó lo destinado a combatir la pandemia en términos presupuestarios.

Sin embargo, fue el propio oficialismo el que eliminó del Presupuesto 2021 las partidas destinadas al IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) en función de un escenario en el que la pandemia no existiría más. Hasta el momento, llegando a la mitad del año, esa decisión nunca fue revisada.

Precisamente y en relación a la situación social y económica, el presidente hizo algunos anuncios que, frente a la magnitud de la misma, resultan limitados. Gobierno ampliara el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para atender a los sectores que se verán afectados por las restricciones. Además, incrementará monto del salario complementario para las trabajadoras y los trabajadores de los sectores críticos y de la salud, con una inversión prevista de $ 6.000 millones. Junto a esto destinará un presupuesto mayor a la Tarjeta Alimentar. Hay que consignar que esta medida fue criticada desde sectores del propio oficialismo -en particular por los llamados movimientos sociales- por sus enormes limitaciones para afrontar la crisis social.

Sin embargo, millones de familias quedarán en una situación más que crítica. Como se denunció desde el Frente de Izquierda, sin la existente de una IFE que contemple a los sectores informales y en negro, la crisis se hará más para ellos.

Este espacio es el que viene planteando que existen recursos están para otorgar una IFE de $ 40.000 a todas las personas que las necesiten durante la emergencia.

Sin embargo, alcanzar este objetivo implica avanzar sobre las ganancias del gran empresariado, decisión que el Gobierno nacional -es decir el administrador del Estado- se negó a tomar en los más de 14 meses de pandemia.

Esos recursos podría obtenerse, entre otros lugares, de no pagar la ilegítima deuda pública a los especuladores. También, como denunció este jueves Nicolás del Caño, afectando los intereses de los bancos que "ganaron en los últimos 12 meses, por intereses que les paga el Banco Central, el equivalente a 2 meses de un IFE de $40 mil, para 9 MILLONES de personas. Hoy sería fundamental p/ combatir el hambre y reducir la circulación de personas. Hay que invertir las prioridades”.

Los anuncios del Gobierno de este jueves por la noche -compartidos por Rodríguez Larreta y el conjunto de los gobernadores- están lejos de dar soluciones de fondo a la crisis sanitaria. Su único objetivo es enlentecer la tendencia de los contagios esperando la llegada de vacunas. Mientras tanto, junto a las consecuencias sanitarias de la pandemia, millones de familias trabajadores ven como su situación económica no para de caer. Es necesario poner un freno a esta situación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias