Mundo Obrero México

PANDEMIA COVID-19

Coronavirus: mayor precarización para las clases trabajadoras

La contingencia social derivada del Coronavirus dejó en la indefensión principalmente a las clases trabajadores y sus familias, mismas que se han visto afectados por los despidos masivos y “criterios” que la patronal, en contubernio con los gobiernos, han impuesto para hacer más precaria esta situación.

Lunes 19 de octubre | Edición del día

La contingencia social derivada del Coronavirus dejó en la indefensión principalmente a las clases trabajadores y sus familias, mismas que se han visto afectados por los despidos masivos y “criterios” que la patronal, en contubernio con los gobiernos, han impuesto para hacer más precaria la situación, en donde quedarse en casa, resulta poco viable para las clases trabajadoras, ya que o se sale a las calles en busca de un pan o simplemente no se sobrevive.

Para las empresas la crisis resulta idónea para que las y los trabajadores paguemos la peor parte de la crisis, incluso llegando a darse el “lujo” de rechazar cantidades importante de solicitudes de trabajo, negando un empleo a quienes lo necesitan.

Aunque pudieran cumplir con lo idóneo para obtener la vacante, son echados por su complexión o alguna supuesta condición crónica, destacándose las prácticas discriminatorias recurrentes por empresas y patrones a nombre de la crisis.

Desde el discurso oficial se responsabiliza a la población del incremento de los casos positivos, y por su puesto de las defunciones, pidiendo un aislamiento que objetivamente la mayoría de las familias no lo pueden cumplir. Agregando incluso, que muchas de las muertes resultan “culpa” de la alimentación que llevamos las y los mexicanos.

El problema no es la alimentación en los términos que ellos lo plantean, si fuera esto simplemente se prohibiría la venta de productos con alto contenido calórico y de azucares resultando una baja considerable en las enfermedades que generan estos productos. En México tenemos un serio problema de falta de alimentación, donde millones no saben que van a comer al día siguiente, una realidad sostenida por la explotación de una clase sobre otra.

El manejo de la Pandemia por donde se le vea es un fracaso del estado mexicano, ya que desde hace meses la situación es crítica, dejando en la indefensión a los grupos vulnerables y sectores más precarizados de la población.

Es evidente que desde las cúpulas empresariales y distintos niveles de gobierno se prefirió mandar a las y los trabajadores para que regresaran a sus empleos, no por una reducción de los casos, sino priorizando las ganancias capitalistas debido a las presiones imperialistas desde los Estados Unidos.

A pesar de las recientes medidas de etiquetado, en el país hay un rechazo férreo porque las mismas compañías son trasnacionales que tienen, por tanto, influencia en todo el mundo, véase Coca-Cola.

Quienes más sufren y resienten las consecuencias de las políticas pro empresariales, son las y los trabajadores que arriesgan su vida en la informalidad o simplemente padeciendo alguna de las enfermedades crónicas y sin ningún tipo de seguridad social, aumentando significativamente la propensión a contraer el coronavirus.

Diversos personajes derecho humanistas coinciden que el motivo de “batear” a las personas que buscan un empleo, por las condiciones crónicas que puedan presentar, resulta motivo de discriminación, ya que se les está privando de un derecho humano como lo es el trabajo. Se han sorprendido los abogados por el silencio de las personas de no denunciar estas situaciones esto gracias al desconocimiento de las clases trabajadores sobre sus derechos, además del miedo a no denunciar las muchas arbitrariedades de las que son objeto.

De lo anteriormente referido las leyes burguesas benefician principalmente a las clases dominantes, no por nada en los decretos establecidos para la emergencia sanitaria mencionan los “requerimientos” que deben obtener las personas que deseen trabajar.

Mientras tanto, la realidad para personas como Alejandro, o cualquier otro estudiante promedio de nivel universitario, ve lejos la posibilidad de poder ayudar a su madre debido a lo difícil de conseguir un empleo. En los exámenes médicos lo rechazan asegurándole que tiene presión alta, dándole las “gracias”, sin mencionar que los empleadores son demasiado “quisquillosos” con la experiencia laboral, ya que mínimo piden 6 meses.

Cabe decir que la información laboral seguramente la obtienen mediante el número de seguro social de las y los trabajadores, como una forma más de condenar a las clases trabajadoras, en un sistema que solo les utiliza para acrecentar sus ganancias.

Problemáticas como la de Alejandro vienen suscitándose y en aumento, incluso antes de la pandemia. No existe un control o una regulación ante las prácticas de los patrones, está claro para quien gobiernan las autoridades. Esto hace que la juventud, si es que consigue empleo, lo obtenga por un salario por demás precario y sin las prestaciones que vienen estipuladas en la Ley, que las más de las veces es letra muerta.

Estos tiempos, sin duda, hacen que las personas que desean un empleo enfrenten problemas desde el mismo momento de la contratación, en donde se enfrentarán a procedimientos fuera del marco legal: como la firma de renuncias anticipadas o coaccionadas, el cobro de uniformes o exámenes médicos.

Para evitar más abusos y un verdadero combate a la corrupción alrededor del trabajo debemos organizarnos, de manera democrática e independiente de los empresarios y sus partidos oficiales, de la misma forma que tenemos que luchar en contra de las burocracias “charras” que, junto a las autoridades del estado, tienen el objetivo el contener la combatividad y organización de sus agremiados, validando su explotación.

Desde la Izquierda Diario y el Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas te invitamos a combatir en clave revolucionaria y de manera independiente a los partidos políticos del régimen, así como de los intereses privados y pro empresariales, para luchar por la conquista de las demandas de las y los trabajadores acabando con la dictadura capitalista.







Temas relacionados

Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Mundo Obrero México   /    Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO