×
×
Red Internacional

Entre los días 24 y 25 de septiembre de 1976 se llevó adelante la masacre en el Paraje El Gallinato, en La Calderilla, en el marco del último golpe cívico, militar y eclesiástico.

Sábado 25 de septiembre | 18:06

Entre los días 24 y 25 de septiembre de 1976 la dictadura militar llevó adelante la dinamitación de los cuerpos de las y los detenidos desaparecidos Gemma Fernández, Héctor Gamboa, Silvia Aramayo, Daniel Loto Zurita y el joven Carlos Figueroa Rojas.
Además, esa misma noche, el estudiante de la UNSa Martín Miguel Cobos fue asesinado cuando intentaba huir del operativo apostado en la puerta de su vivienda.

El ex coronel de ejército, Carlos Alberto Mulhall, condenado a prisión perpetua en 4 causas y fallecido en 2014 mientras gozaba de prisión domiciliaria, estuvo al mando del Ejército en Salta entre diciembre de 1975 y fines de 1977, período en que se llevaron adelante la Masacre de Palomitas y del Gallinato.

Contra el ajuste, la represión y la impunidad

A 45 años del último golpe, de las Masacres de Palomitas y del Gallinato, la herencia de la dictadura sigue vigente en la miseria, precarización, la pobreza, los ajustes en curso del gobierno nacional de Alberto y Cristina Fernández, y provincial de Gustavo Sáenz, de la mano del FMI.

También, en los ataques patronales de hoy y el gatillo fácil que sigue matando a un pibe por día en los barrios, mientras Julio López, Daniel Solano y Tehuel de la Torre siguen desaparecidos. Y mientras la Justicia salteña acaba de declarar prescriptos los delitos del excura abusador Emilio Lamas, denunciado por abuso sexual y corrupción de menores contra Carla Morales y Juan Carlos García, excolaboradores de la parroquia de la cual era responsable.

Como otra muestra, ayer fue el ministro de Seguridad Aníbal Fernández quien ordenó la represión de trabajadores ferroviarios en lucha contra sus despidos, dejando un herido arrojado por efectivos policiales desde un terraplén.

Te puede interesar leer: Debut de Aníbal Fernández: policía desalojó protesta de despedidos ferroviarios y dejó un herido

La pelea contra la impunidad y cada paso que damos para encarcelar a los genocidas, ha sido y sigue siendo una pelea en las calles.

Daniela Planes, actual convencional constituyente por el PTS- Frente de Izquierda Unidad, sostuvo que “a 45 años, denunciamos la brutalidad de la dictadura militar genocida: secuestraron, desaparecieron y dinamitaron los cuerpos de Gemma Fernández, Héctor Gamboa, Silvia Aramayo, Daniel Loto Zurita y Carlos Figueroa Rojas. Y fusilaron a Martín Miguel Cobos. Seguimos luchando contra la impunidad de ayer y de hoy en las calles. Contra el ajuste del FMI, el Gobierno nacional y los gobernadores como Sáenz. Contra el gatillo fácil y la represión por justicia por Santiago Maldonado, Facundo Castro, la aparición de Jorge Julio López, Daniel Solano y Tehuel de la Torre. Carcel común, perpetua y efectiva para todos los milicos genocidas y sus cómplices civiles, la Iglesia y los empresarios”.

Las vueltas de la vida

Mirtha Torres militaba en los´70 en la izquierda peronista y fue detenida entre los años 1975 y 1981 en la cárcel del Buen Pastor y en los penales de Villa Las Rosas y Devoto. Sobreviviente de la Masacre de Palomitas, en julio de 1976, es una incansable luchadora por los derechos humanos en la provincia.

Este año nos volvió a compartir para que publiquemos el poema "Las vueltas de la vida", del poeta Ramón Jesús Vera, que fue escrito en CABA en enero de 1983.

“Venceremos ¡No olvidamos!¡No perdonamos!¡No nos reconciliamos! ¡Y no damos vuelta la página un carajo!”, nos dijo. Como un homenaje a Gemma Fernández, Héctor Gamboa, Silvia Aramayo, Daniel Loto Zurita, Carlos Figueroa Rojas, Martín Miguel Cobos y a los 30 mil detenidos desaparecidos, más Jorge Julio López, Daniel Solano, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Luciano Castro, todos los desaparecidos en democracia, y víctimas de la represión y la impunidad.

A la madre
le sacaron un hijo del regazo, de la casa,
de muchas calles.
Y da vueltas y vueltas
a la plaza.

Ruega que le dejen su país.
A la madre le sacaron la madre;
no sea que descubran su desgarro.
Y da vueltas y vueltas
a la plaza.

Palomas se posan,
se animan entre hombres de gorra azul,
de traje azul,
violan la quietud.

Alguien que no logra encapuchar su conciencia
da vueltas y vueltas en la cama
a la noche;
el mundo que también da vueltas lo consuela.

Inician las palomas su giro,
los autos alrededor de la plaza.

Yo miro el monolito: “25 de mayo de 1810”.

La madre sigue dando vueltas.
En su vientre hay un hijo que vive.

De pronto me doy cuenta que yo doy muchas
vueltas
para decir las cosas;
no sea que otra madre con la misma pena se
agregue un jueves
a la plaza.

Y cae una lágrima.
Resucitará la mejilla de los que están
quietos,
con las manos en la pared.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias