×
×
Red Internacional

Tras la pandemia, como nunca antes, en estas elecciones legislativas van como precandidatos ministros y funcionarios vinculados a la salud. La izquierda redobla la apuesta. Enfermeras, enfermeros, médicas, médicos, y trabajadores de salud están en sus listas, para pelear por ser una tercera fuerza que termine con el pluriempleo, los salarios de miseria y en defensa de la salud pública. El próximo 28 invitan a una reunión abierta de trabajadores de la salud con el referente del FIT, Nicolás del Caño, en La Plata.

Pamela GalinaResidente de Pediatría - Miembro del CDP de Cicop - Corriente de Izquierda por la Salud Pública - Lista 5

Jueves 19 de agosto | 12:04

Hace más de año y medio que absolutamente todo está atravesado por una pandemia que aún no cesa, y las elecciones legislativas de este 2021 no serán la excepción. Como no ha ocurrido en otras oportunidades, esta vez los funcionarios ligados a la salud cobran relevancia en las listas nacionales, provinciales y municipales. Es una temática de la que nadie quiere quedarse afuera, y para eso el Gobierno de Axel Kiciloff optó dar de baja a su ministro de salud con tal de aspirar a un buen resultado electoral, el cual nadie tiene garantizado.

Claro está que la pandemia, y las decisiones de los diferentes gobiernos ligados tanto al oficialismo como la oposición, trajo consigo el empeoramiento de las condiciones de vida de millones. La famosa frase de Alberto Fernandez “prefiero 10% más de pobres que 100 mil muertos” se esfumó por los aires. La pandemia no estuvo sola, fue la decisión consciente de continuar subsidiando a los grandes empresarios y destinar los ingresos en dólares al pago de los préstamos al FMI, lo que deja una situación social alarmante, que hoy se expresa políticamente en un sector considerable que rechaza al Macrismo pero que se encuentra desilusionado luego de apostar a Alberto Fernández.

Manes con M de Macri

La pandemia y la pesada herencia hicieron de teloneros de estos dos años de gestión. Realidades a medias. Empezando desde atrás, el ajuste del macrismo vino a ser la continuación de la “sintonía fina” kirchnerista, la importante devaluación del 2014, con una pobreza creciente. Volviendo al punto en cuestión, Vidal llevó el presupuesto de salud al más bajo de la historia: 5,5% del PBI, número que Kicillof dejó intacto. El macrismo arrasó con la salud, la educación, el trabajo y la vivienda. Aumentó la deuda y empeoraron las condiciones de vida para millones. Una economía en picada acompañada del peor discurso liberal, negacionista y aberrante. Claro está, iban por más. Diciembre del 2017 marcó un hito, miles en las calles contra la reforma previsional, enfrentando una brutal represión dijeron: hasta acá.
El ataque a la salud a través de la engañosamente llamada “cobertura universal en salud”, avalada por Manzur como ministro de salud de CFK, avanzó poco en relación al deseo del gobierno de los CEOs.

Jugando de “alternativa” al “colorado” PRO Santilli, el neurólogo Facundo Manes será uno de los candidatos a diputado por la provincia de Buenos Aires en la interna macrista. Con el slogan "Dar el paso" Manes trata de utilizar fraseología del neurocoaching duranbarbista para mostrarse como un outsider science friendly y ocultar los intereses políticos que defiende: los de los empresarios de la salud y de la industria farmacéutica, y que nada tienen que ver con defender la salud pública. El neuropolitico es un lego más de la burguesía que incita a los trabajadores y al pueblo pobre a que "den un paso al vacío" así pueda ser parte del bloque de diputados que estuvieron, están y estarán del lado de los empresarios y banqueros.

Gollan y la eterna zanahoria de una reforma del sistema de salud

El ya conocido ministro de salud, víctima de la última dictadura militar y un ya conocido discurso sanitarista, fue parte del staff que vino a pinchar los desinflados globos amarrillos. Esta vez con un discurso cada vez más lejos del “relato” kirchnerista, tomando de ambas manos a Massa, Berni, Alberto, y que aquí no se escape nadie. Todos es con Todos, vale también darle aire a la mano dura. Coqueteando con ideas que enemistan a los CEOs, pero con una predisposición absoluta de pagar peso a peso al FMI y así continuar condenando a una pobreza eterna, se toparon con una pandemia arrancando la gestión.

Mucho se insistió con el obstáculo, pero la salud de millones en juego, también podrían haber sido la oportunidad de convertir algo del discurso en hechos. Para esto no había mejor escenario en juego. Ginés allá en los inicios, previo a la escandalosa vacunación VIP, adelantó el plan de sacar un DNU donde se disponga los recursos de la medicina privada con finalidad pública. En 24hs se juntó con los magnates de la salud privada, y dio de baja la apuesta. En nuestro país de los 5342 establecimientos de internación, tan sólo 1553 corresponden al ámbito público, sin embargo, en pandemia, fue este subsector el que en más de una oportunidad le brindó servicios al sector privado. Y así, los empresarios se vuelven estatistas cuando lo necesitan, y el estado pro-empresario a ambos lados de la grieta. El gobierno “nacional y popular” subsidió a empresas como Coca cola, cuando la pobreza crecía hasta condenar a 3 de cada 4 pibes del conurbano bonaerense.

Cierto es que se invirtió en investigación, creando los primeros test moleculares, pero la ilusión termina cuando su destino fue la exportación en mano de los laboratorios privados. Tambíen se podría haber garantizado la vacunación para la población hace meses, con la producción en territorio nacional de vacunas, pero vaya prurito de enfrentar las ganancias de los empresarios. Sino recordemos Vicentin.

Así, con una intentona de discurso de éxito pandémico, con tan solo el 22,5% de la población con las dos dosis, los ricos se hicieron más ricos y los pobres se hicieron más pobres. Así la pandemia agravó brechas económicas y sociales. No olvidemos que detrás del escándalo de la foto en Olivos está la realidad de millones de pibes y pibas hostigados en los barrios por la policía envalentonada detrás de aquellos discursos presidenciales. En la PBA lo vimos con la desaparición de Facundo Castro, con Berni de responsable, el mismo que meses después pasaría con las topadoras sobre las casillas construidas en Guernica tras la orden de Kicillof. Lejos de ser pasado, este domingo, en el día de las infancias, la bonaerense entraba con balas de goma, gases y palos en un barrio de Berisso, a desalojar a familias dejando decenas de heridos, entre los que hay niños, y 18 detenidos. Así su discurso de salud integral se hace añicos, pese a la retórica de CFK hablando de una reforma del sistema de salud para mimar a algunes.

Les trabajadores de la salud sí sabemos lo que hace falta

Habiendo el gobierno negado licencias al personal con factores de riesgo, centenas de trabajadores de la primera línea han perdido la vida. Muertes evitables, como lo denunciaron en sus lugares de trabajo, en actos y en la calle. Claudio Dellecarbonara - PTS-FITU, lo llevó a la cámara de diputados bonaerenses cuando presentó el proyecto de ley para que se otorguen las licencias: oficialistas y opositores se negaron. Así las y los trabajadores hacían sus primeras experiencias, y entre aplausos y angustia, se empezó a gestar la bronca. Como plantea el observatorio social de la izquierda diario, más del 20% de las acciones de protestas fueron encabezadas por el sector de salud. El protagonismo fue enorme en provincias como Misiones, gestores de una pueblada en Neuquén sobrepasando a las burocracias conquistando aumentos records del 54%, hoy con importantes expresiones en Mendoza y Córdoba. En Buenos Aires vimos centenas de conflictos, enfermeras plantándose en el Puente Pueyrredón, interines y residentes en las calles, hospitales en lucha como el Larcade, Malvinas Argentinas, Garrahan, y tantos otros. Sin embargo se encuentran con el escollo de las burocracias sindicales que pactan, arreglan, y hoy encuentran un lugar en la lista del Frente de Todos.

Las y los trabajadores de la salud es hora que demos un paso adelante. Para librarnos del pluriempleo y los salarios de miseria, e ir por la conquista de trabajar 6hs, 5 días, para que trabajemos todes y terminar con la desocupación. Para un verdadero acceso a la salud para millones es imprescindible un sistema único de salud. Por nuestros derechos y en defensa de la salud pública es necesario terminar con las ganancias millonarias de la medicina privada y sus laboratorios y prepagas. Sabemos que no va a venir de arriba, necesitamos construir una tercera fuerza política y social que enfrente a los poderosos, y ahí quienes supimos estar en la primera línea contra la pandemia tenemos que dar un paso al frente.

El sábado 28, en la ciudad de La Plata, haremos un encuentro de trabajadores y estudiantes de la salud con los referentes del FIT-U, Nicolás del Caño, precandidato a diputado nacional y Luana Simioni precandidata a concejal por la ciudad

En nuestras listas no hay ministros ni funcionarios ajustadores. Hay enfermeras como Natalia Aguilera del hospital San Martín, gran referente y luchadora en la primera línea de cada pelea; José Raquier medico clínico del hospital Rossi quien hace más de una década pelea por terminar con una salud para ricos y otra para pobres; Laura Cano médica generalista actual interina del hospital Cestino, llevado adelante la voz de las mujeres y disidencias; Juan Porto médico clínico y docente de la UNLP fundador del gremio CICOP y de la lista 5 actual oposición; Laura Bogado, referente del hospital posadas y miembro de la CD de Cicop. Como ellos hay docentes, desocupados, precarios, estudiantes. Listas de trabajadores para construir una enorme fuerza que vaya por cada uno de nuestros derechos. Es hora de dar un paso al frente, sumate vos también a ser parte de esta pelea e invita a los tuyos. Te esperamos el Sábado 28, a las 14.30hs en Plaza San Martín, La Plata, porque el futuro que deseamos es el futuro que peleamos!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias