SEMANARIO

Contornos de las cadenas de valor en el AMBA

Guadalupe Bravo

José Domenech

AMBA

Contornos de las cadenas de valor en el AMBA

Guadalupe Bravo

José Domenech

Ideas de Izquierda

El curso de la investigación “¿Dónde golpear al capitalismo en el AMBA?” nos llevó a reconocer las formas que toman las cadenas de valor en este territorio. Presentamos a continuación un primer trazo de algunas de las más relevantes para el funcionamiento de la economía.

Las cadenas de valor son secuencias de transformación de una mercancía que, en su esquema completo, empieza por su extracción, procesamiento, transporte, consumo y por último la eliminación de desechos [1]. Si nos paramos desde un punto de vista internacional vemos que a fines del 2021 la recuperación postpandemia provocó fallas en el engranaje del comercio y eso generó una crisis de larga duración en las cadenas mundiales de suministro. En el caso de países dependientes como el nuestro, la inserción en las cadenas globales está sobre todo vinculada a eslabones de menor valor agregado, como el aporte de grandes volúmenes de materias primas –vale hacer la aclaración, en un momento donde la Guerra en Ucrania generó un aumento de los precios de los alimentos y de la energía, causando una disputa por estos en la arena internacional–.

Retomando las observaciones del informe especial del AMBA, definamos en primer lugar que la producción y la circulación están integradas en el funcionamiento capitalista. Se trata de un desarrollo desigual e intempestivo en el territorio urbano. Como afirma un informe del Instituto del Conurbano, “el 25 % de las inversiones globales que se realizaron en el país se concentraron en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, particularmente en los sectores de infraestructura, comercio y servicios” [2].

En esta ocasión vamos a trazar el recorrido de las cadenas de grandes cadenas de valor como la industria automotriz, de la carne y el petróleo.

Ensamblando autos

Tomamos la industria automotriz con peso relativo en la producción industrial del país y del AMBA. En términos territoriales, la provincia de Buenos Aires genera más de la mitad del valor agregado por el complejo automotriz del país (52,5 %). Con un intercambio comercial a partir del Mercosur (el 40% de la producción de vehículos es exportada, especialmente a Brasil) y un marco flexibilizado de condiciones de trabajo, sigue atrayendo inversiones directas.

Once de las diecisiete multinacionales automotrices del país y 513 de las 1.210 autopartistas estaban radicadas en el GBA en 2017. Las principales terminales se ubican en la Zona Norte: Honda en Campana, Peugeot-Citroen en el Palomar, Ford y Volkswagen en el partido de General Pacheco y Toyota en Zárate. Mercedes Benz cuenta con su planta en La Matanza. Se estima que en promedio en Argentina solo se fabrica el 25 % de un auto, mientras que el resto se importa en forma de insumos y autopartes para ensamblar (2017). En 2021, el conflicto en el que los trabajadores bloquearon el Puerto de Buenos Aires afectó la actividad automotriz, demostrando la dependencia de la importación de determinadas piezas e insumos y el rol estratégico de los puertos.

En la Zona Norte, el puerto de Zárate (nodo del comercio exterior automotriz) y Campana también se integran en esta cadena de producción como paso de exportación y de distribución interna, directo a las concesionarias si las automotrices así lo requieren. Allí se localiza una de las principales terminales portuarias, la AutoTerminal Zárate, el primer puerto en Latinoamérica dedicado especialmente al movimiento de vehículos (controlado por el Grupo Murchison). Otro complejo portuario es Delta Dock en Olivos.

La actividad de fabricación de partes, piezas y accesorios para vehículos automotores es la segunda actividad en importancia de la cadena, concentrando poco más de un quinto del valor agregado total, caracterizada por su dispersión. Partidos como General San Martín, Malvinas Argentinas y Tigre en 2018 concentraban el 40,6 %. Además la rama automotriz está vinculada a otras como la metalmecánica, electrónica, textil, la producción de vidrios, plásticos y caucho. En el esquema de producción secuenciado, como parte de la cadena de valor, la ubicación no es un dato secundario ya que el traslado a las empresas ensambladoras es clave y hace de la logística un factor clave en los costos (se calcula representan aproximadamente 2 % del total).

La fabricación de cojinetes y engranajes se ve en los partidos de Malvinas Argentinas, General San Martín y San Isidro; mientras que en la elaboración de vidrio plano cabe mencionar los partidos de Lomas de Zamora y Vicente López; entre las actividades menos concentradas, como la fabricación de productos metálicos para uso estructural y el tratamiento de metales, se destacan los partidos de Tres de Febrero, Escobar y Vicente López, mientras que en el segundo, los partidos de General San Martín, La Matanza y Lanús son los más importantes [3].

En el rubro del neumático se destacan tres plantas: las multinacionales Pirelli, Bridgestone-Firestone y Fate, de capitales nacionales, que representan casi el 90 % de la producción. El resto corresponde a otras pequeñas y medianas empresas dedicadas a la fabricación de cubiertas y cámaras. El conflicto en el gremio del neumático en el 2022 demuestra la importancia de este sector en la cadena automotriz, tanto para el abastecimiento a las terminales (que protestaron ante las primeras huelgas), así como para la provisión de cubiertas de recambio en las gomerías.

La industria de la carne

El puerto de Buenos Aires es el nodo de exportación de uno de los sectores clave de la producción agroindustrial. El proceso se origina en la cría, la invernada del ganado (de campo o feedlots), seguida por la faena y la comercialización [4]. Esta cadena es una de las más importantes del país, con demanda de mano de obra directa e indirecta y generación de divisas a través de las exportaciones. El país es actualmente el sexto exportador mundial de carne (además de productos derivados y pieles y cueros). Para el transporte se requieren contenedores refrigerados. La provincia de Buenos Aires representa una pieza clave en el complejo nacional. En lo que corresponde a la cría de ganado se destacan algunos partidos de la provincia, siendo este eslabón una actividad dispersa espacialmente.

De los tres mercados concentradores de carne en el país (el Mercado de Córdoba y el Mercado de Rosario), el Mercado de Liniers en Ciudad de Buenos Aires es el más importante y es un formador de precios de referencia para todo el país. Según una estimación basada en los datos publicados en su página oficial, al Mercado de Liniers ingresarían entre 2.000 y 3.000 camiones por mes, con un promedio aproximado de 100.000 animales. Son trasladados a los frigoríficos del AMBA. Según la Secretaría de Política Económica, en 2017 había 387 plantas operativas, compuestas en un 77 % por mataderos frigoríficos y un 23% de mataderos rurales. La dispersión espacial de la cadena se contrapone a la concentración empresarial de este sector: los 10 primeros frigoríficos concentran el 34 % de la faena. Hacia el mercado interno se destina casi el 90 % (supermercados 25 %, carnicerías 75 %), 10 % al mercado externo (cuota Hilton 8 %, y otros destinos 92 %), que van al Puerto de Buenos Aires.

Te puede interesar: Entrevista: “Los puertos son la puerta económica del país”

Combustible que hace mover todo

El petróleo es la materia prima más crítica en el funcionamiento cotidiano de la economía. Para describir el recorrido de la cadena de suministro del combustible aclaremos que en el AMBA sucede el tramo final del proceso conocido como “downstream”: la refinación del crudo, el transporte y la distribución del producto; su comercialización [5].

La base de la estructura la aporta YPF, que es la principal empresa y operadora del país. El petróleo, que llega desde la Patagonia en ductos, es redirigido desde Bahía Blanca a la refinería de La Plata, y desde ahí a Dock Sud, donde aporta a empresas como Shell (que tiene la planta más avanzada en tecnología). También es redirigido a Campana, donde está la destilería de Axion. Con más de 3.000 trabajadores, la refinería platense es la principal del país y representa la mitad de la capacidad instalada. Está ubicada al lado del puerto y del emblemático Astillero Río Santiago. En el puerto de La Plata (Ensenada) y en el Dock Sud también se importa el combustible.

Ya procesado el producto va a la terminal de despacho ubicada en el corazón del conurbano: La Matanza. Ahí desde la mayor planta de distribución de combustible del país, donde trabajan estimativamente 200 personas, se garantiza el abastecimiento del AMBA; no solo el suministro de las estaciones de servicio sino también el de los aeropuertos metropolitanos. Esta terminal fue bloqueada en el año 2012 por el sindicato de camioneros, activando la alarma en el gobierno, que logró evitar el desabastecimiento luego de algunas horas de frenéticas negociaciones que destrabaron el conflicto.

Hasta acá empezamos a identificar algunos de los eslabones de un proceso productivo y de circulación infinitamente más complejo. Una red cuya fisonomía deja ver fortalezas y también debilidades siendo, en definitiva, vulnerable. En todo caso, conocer la forma (incluso los aspectos técnicos) en que se da la participación de Argentina en las cadenas de valor o de suministro internacional se vuelve necesario para encontrar los puntos donde la clase trabajadora puede golpear al capitalismo. Dentro de ese objetivo se incluye este pequeño ensayo.

Hacemos un especial agradecimiento a Liliana Caló quién colaboró con esta investigación desde sus inicios.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1“Uso estratégico de los movimientos laborales y sociales de la estructura de la cadena mundial de productos básicos” de Elizabeth A. Soewrs, Paul S. Ciccantell y David A. Smith.

[2Breve caracterización histórica de la región metropolitana de Buenos Aires, Tomas Calello, Instituto del Conurbano, San Miguel, Universidad Nacional de General Sarmiento, p. 39.

[4La cadena de valor que comienza con la cría de ganado bovino se relaciona hacia atrás con diversas actividades que explican el 11,8 % del clúster. Hacia delante, la matanza de ganado bovino y el procesamiento de su carne sumado al curtido y terminación de cueros son los principales actores del eslabón industrial, responsable del 31,1 % del valor agregado del complejo. El complejo bovino se relaciona también de manera transversal con los servicios de transporte, fundamentales en la determinación del precio, y los recursos energéticos que hacen posible la producción de carne.

[5Diagnóstico de la logística del petróleo y sus derivados en Argentina, Facultad de Ingeniería, Universidad Nacional de La Plata.
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)]   /   [Logística]   /   [Economía]

Guadalupe Bravo

Economista | @GuadaaBravo
Nacida en Trenque Lauquen, Provincia de Buenos Aires en 1985. Es economista, recibida en la UBA. Miembro del Partido de los Trabajadores Socialistas desde 2004. Coedita la sección de Economía de La Izquierda Diario.

José Domenech

@josedome88
Profesor y diseñador gráfico. Aficionado a los mapas. Es militante del Partido de los Trabajadores Socialistas y delegado del sindicato docente en La Matanza.