×
×
Red Internacional

Crisis política. Continúan las protestas en el sur de Perú contra el gobierno golpista de Dina Boluarte

A pesar de la violenta represión policial-militar que acaba de cobrarse la vida de otro manifestante en el Cusco, las acciones de protesta que piden la renuncia de Dina Boluarte, continúan en el Perú, y hoy, las paralizaciones y movilizaciones masivas en la mayoría de regiones del sur se mantienen, mientras que distintas organizaciones sociales están promoviendo una movilización en la ciudad de Lima.

Escuchá esta nota
Jueves 12 de enero | 17:58

El miércoles 11 de enero en diversas ciudades del sur peruano se desarrollaron contundentes paralizaciones y acciones de protesta que exigían la inmediata renuncia de Dina Boluarte a la presidencia de la República. La exacerbación de los ánimos entre los manifestantes y la generalización de las acciones de lucha, fueron promovidas por la violenta represión policial-militar que se dio el pasado lunes 9 de enero en la región altiplánica de Puno, la cual dejó 17 muertos civiles y muchos heridos y detenidos.

Como consecuencia de esta nueva jornada de lucha en la ciudad de Cusco, donde las movilizaciones y acciones de protesta fueron masivas y contundentes, las fuerzas represivas volvieron a arremeter brutalmente contra los manifestantes, dejando un muerto por impacto de bala y, hasta el momento, 43 heridos como consecuencia también de los proyectiles y armas de fuego utilizadas por los efectivos de la policía nacional y el ejército quienes, en todo momento, se mostraron hostiles a los manifestantes y no dudaron en reprimirlos violentamente, incluso cuando estos realizaban desplazamientos pacíficos por las calles de la ciudad.

Según reportes oficiales de las autoridades sanitarias del hospital Antonio Lorena del Cusco, el fallecido seria Jinner Remo Candia Guevara, de 44 años. Se hizo de conocimiento público que la víctima era un dirigente campesino y se detalló, además, que la hora de su deceso fue a las 08:50 de la noche. Además, las autoridades del centro hospitalario indicaron que la causa de la muerte fue por trauma toráxico abdominal generado por herida de bala. Así mismo, las autoridades hospitalarias también anunciaron que durante el miércoles 11 de enero se reportaron en sus instalaciones 43 heridos, la mayoría de los cuales eran civiles, quienes habrían sido impactados por armas de fuego.

Como informaron diversos medios de comunicación locales y prensa alternativa, muchos de los manifestantes que realizaron acciones de protesta el miércoles 11 de enero en la ciudad de Cusco, eran campesinos provenientes de las provincias de Acomayo, La Convención, Canchis, entre otras, y habrían llegado un día antes a la denominada “ciudad imperial”, indignados por la brutal represión que se cobró la vida de 17 manifestantes en la ciudad de Puno.

Te puede interesar: Marchas en Perú en repudio a la masacre de Puno y el Gobierno golpista de Dina Boluarte

En otras regiones del sur peruano también se dieron paralizaciones y manifestaciones de protesta, como es el caso de la región Tacna, Moquegua y Arequipa. En la región Puno, las fuerzas represivas, por órdenes del ejecutivo, mantuvieron el toque de queda y la inamovilidad de la población, sin embargo, no pudieron evitar que en la ciudad de Juliaca sé de una masiva concentración en la plaza de armas, donde la población realizó el sepelio de los fallecidos en las jornadas del 9 de enero.

En la ciudad de Tacna, la paralización se inició el miércoles y se mantiene hasta la fecha, siendo acatada por los diversos sectores sociales y económicos de esta región fronteriza, donde vive un sector importante de población migrante proveniente de la región Puno. Acá, desde tempranas horas de la mañana de los días miércoles y jueves, los principales óvalos de la ciudad y vías que unen los distritos de los conos con el distrito capital, fueron bloqueados con piedras, de igual forma se bloqueó la carretera Panamericana Sur y Costanera a fin de evitar el tránsito vehicular.

Los mercados de la ciudad atendieron hasta las 8:00 horas de la mañana, luego cerraron sus puertas para unirse a las manifestaciones, de igual forma los comerciantes de los centros comerciales, ferias y mercadillos optaron por no salir a trabajar. Del mismo modo, los negocios de la zona comercial, en las avenidas Coronel Mendoza, Pinto y Bolognesi se mantuvieron cerrados. En el supermercado Plaza Vea, que cerró sus puertas, se concentró un gran contingente policial y militar.

Te puede interesar: Más de 40 manifestantes asesinados por la represión en el primer mes de gobierno golpista en Perú

Hoy jueves, las movilizaciones y acciones de protesta, así como los cortes de carreteras, se siguen dando en diversas regiones del interior del país. Mientras que en la ciudad de Lima, donde las movilizaciones no han tenido mucha fuerza hasta el momento, la CGTP, después de mantenerse inactiva y en silencio, junto a otras organizaciones sociales, han convocado a una movilización para las 16 horas exigiendo la renuncia de Dina Boluarte, el cese a la represión policial-militar y la renuncia de la mesa directiva del Congreso.

Otras instituciones como el Gobierno Regional de Puno y los Colegios de Abogados del Perú, a través de sendos acuerdos institucionales, también se han sumado al pedido de renuncia de Dina Boluarte a la presidencia de la República.

Podemos decir entonces que, la represión policial-militar promovida por el ejecutivo y los muertos y heridos que todos los días se incrementan, lejos de acallar el descontento social, lo que estaría generando en la práctica es el acrecentamiento de la bronca de la población para con este gobierno que nació del golpe parlamentario que destituyo a Pedro Castillo. En ese sentido, lo que podemos avizorar a corto plazo, es el incremento de las protestas sociales y la deslegitimación a una escala cada vez mayor del gobierno y de sus aliados del Parlamento y las fuerzas represivas.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias