×
×
Red Internacional

Río Tercero. Contaminación del Río Ctalamochita: Entrevistamos al Director de Ambiente (Parte 1)

La Izquierda Diario entrevistó a Dussan Alacevich, Director de Ambiente de la Municipalidad de Río Tercero para conocer sobre prevención y sanción a las emisiones producidas por las tres grandes empresas que funcionan en la Ciudad.

Jueves 8 de septiembre | 10:26

En esta primera parte de la entrevista a Dussan Alacevich nos centramos en la prevención y control del agua, quedando para una segunda parte lo atinente a la contaminación del aire y del suelo producidos por las emisiones de las tres grandes fábricas: Atanor, Fabricaciones Militares y la Petroquímica Río Tercero.

LID: ¿Cuántas personas trabajan en la Dirección a su cargo?
Dussan Alacevich (D.A.): En esta Dirección, que funciona en el ámbito de la Secretaría de Seguridad municipal, hay tres técnicos licenciados en Higiene y Seguridad Ambiental, además de quien les habla; un inspector y una recepcionista para receptar llamadas por reclamos. El inspector acude acompañado por alguno de los técnicos cuando realiza inspecciones. Se trata de un equipo soporte que acompaña los controles que se realizan desde la Provincia. La experiencia con la que contamos es muy útil, sobre todo cuando quienes vienen son funcionarios nuevos.

LID: ¿Es un plantel suficiente para realizar las tareas de prevención, control y seguimiento de las compensaciones ambientales?
D.A.: Nuestro trabajo apunta a ser un soporte de seguridad en materia preventiva y también a intervenir en la emergencia. Este municipio, a diferencia de la mayoría de los otros municipios, no se aboca a temáticas como arbolado y paisaje, dada la característica industriosa de esta localidad.

LID: Ante un evento o emisión ¿cuál es la tarea de la Dirección de Ambiente?
D.A.: Hace dos años Petroquímica Río Tercero tuvo un evento bastante importante, se trató de la emisión de ácido nítrico al río por la rotura de la válvula en su pileta de tratamientos y la carga tóxica llegó al caudal del río Ctalamochita lo que generó la muerte de un millar de peces de hasta 20 especies. Fue un daño general en el ecosistema. La Petroquímica vertió al río 40 toneladas de ácido nítrico.

Ante un evento de esta magnitud realizamos nuestra tarea de forma mancomunada con la Secretaría de Ambiente de la Provincia y la Policía Ambiental, ya que son estos los organismos que cuentan con los recursos humanos y materiales para el seguimiento. Es la policía ambiental provincial la que procede a la clausura de la fábrica, esto no se hace desde la Municipalidad. Nosotros, desde la Secretaría de Seguridad y la Dirección de Ambiente llevamos a cabo el seguimiento para que los “pendientes ambientales” se vayan cumpliendo en tiempo y forma.

Como municipio, a través de la Secretaría de Seguridad tenemos la potestad de clausurar por el término de 24 horas, y de manera urgente dar aviso a los entes provinciales que les mencioné para que intervengan frente a un evento. La Dirección realiza el trabajo para determinar las causas de un evento y luego las partes llevan adelante su descargo.

LID: ¿Qué acreditan, a nivel municipal, las grandes fábricas para su funcionamiento?
D.A.: Se trata de una presentación anual, que se renueva a través de un formulario que está normalizado, esto excede a una gestión municipal, atraviesa a las diferentes gestiones que estuvieron o están a cargo en Río Tercero.

LID: ¿Cuál ha sido el último evento o emisión tóxica registrado?
D.A.: Fabricaciones militares tuvo un evento importante en el mes de abril que derivó en la clausura de la fábrica y para lograr nuevamente el alta se confeccionó un Plan de Adecuación. Fabricaciones Militares, a la fecha, no cuenta aún con su licencia ambiental para continuar operando.

La licencia ambiental es documental y existe el llamado “protocolo de transparencia”.
Hay que señalar que la municipalidad se especializa en la parte preventiva y ante un problema de manera inmediata activamos con la Provincia.

LID: Existen las llamadas “compensaciones ambientales” permitidas por la ley ¿en qué consisten y cuándo las grandes industrias están obligadas a realizar dichas compensaciones?
D.A.: Desde la municipalidad se intenta controlar el cumplimiento de las compensaciones ambientales en tiempo (plazos) y formas acordadas. Esto es verdaderamente dificultoso porque una compensación puede consistir, por ejemplo, en sembrar especies autóctonas, pero esto no es tan simple. Se llega entonces a acuerdos para que se siembren especies que antiguamente formaban parte de la fauna del Ctalamochita, como es el caso del dorado, que era una especie autóctona.

LID: ¿Es burocrático llevar a cabo el resarcimiento ambiental?
D.A.: Es burocrático en relación a las fábricas, no así en relación a la Provincia. Las fábricas, por su gran dimensión y su constitución exigen que la papelería vaya primero a la casa central, luego la delegan a legales de la empresa y posteriormente vuelve a legales de la municipalidad. Cuando llega toda la papelería te das cuenta que se comieron dos preguntas y hay que volver a empezar el trámite.

LID: ¿Cuál es el estado del río Ctalamochita hoy en el tramo que se encuentra en la ciudad de Río Tercero?
D.A.: La ciudad de Río Tercero creció a espaldas del Ctalamochita. Las tres fábricas tienen permisos para realizar emisiones al aire y al río pero dentro de lo que se consideran “parámetros normales”.Han sucedido, sin embargo eventos críticos, como el de la Petroquímica en el año 2000, un evento estresor ocurrido cuando derramó un tanque de hipoclorito que afectó al río por kilómetros. Esto colocó a la Petroquímica en una situación jurídica complicada porque se trató de un evento transfronterizo que impactó en el Río Carcarañá, donde desagua el Ctalamochita. El Carcarañá atraviesa la Provincia de Santa Fé y a su vez vierte sus aguas en el Río Paraná. El evento llevó a que intervenga la Justicia Federal.

En la actualidad hay cambios en torno a la problemática ambiental, por suerte. Hoy los eventos ambientales movilizan a muchas provincias y a muchos estamentos, lo que es bueno ya que obliga a que el potencial generador del evento se preocupe un poco más por el tema, antiguamente se pagaba la multa y todo acababa allí.

A partir de la Ley Nacional 24.051, de manejo de residuos peligrosos, no solamente se paga la multa, también existe la obligación de recomponer el sitio a las condiciones previas al incidente. Si esto no se logra rige la compensación. Si se comprueba el dolo por omisión (por ejemplo: coloqué una válvula de menor costo e inadecuada) rige el derecho penal y pueden llegar a tener pena carcelaria quienes integran la jerarquía de la empresa.

LID: ¿Qué medio recibe mayor impacto de las emisiones tóxicas: el aire, el agua o el suelo?
D.A.: Las tres fábricas tienen permisos para realizar volcamientos al río, dentro de los parámetros permitidos y también para emitir al aire. Las emisiones al aire son temporales y corresponden a Fabricaciones Militares. Pero es, sin dudas el río el que más impacto ha recibido y recibe.

Los trabajadores de las grandes fábricas de Río Tercero, los más expuestos a la contaminación no son parte activa en los controles que se necesitan. Una comisión de trabajadores y de vecinos del lugar podrían minimizar los costos y el impacto ambiental. Hablamos de una experiencia concreta, como es la de Madygraf.

Te puede interesar: Alerta Spoiler. Madygraf: solo la gestión obrera puede garantizar una industria sustentable

Las luchas por el medio ambiente y las luchas de los trabajadores pueden fusionarse para producir de una manera controlada, sin perder las fuentes de trabajo.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias