×
×
Red Internacional

¿Mixta o elegida? Constituyente en Chile: negociaciones se encaminan a una Convención aun menos democrática

La propuesta del presidente Gabriel Boric de un órgano totalmente elegido por el pueblo se va quedando sin sostén político incluso en su propia coalición. Se habla de un "giro inminente". El régimen ya debate la proporción de constituyentes designados.

Escuchá esta nota
Miércoles 7 de diciembre de 2022 | 12:13

El debate sobre un nuevo acuerdo constitucional vuelve a la palestra. Por ahora el presidente Gabriel Boric ha planteado públicamente que sea un órgano 100 % elegido en las urnas, aunque sin cerrarse a cualquier otra opción. Sin embargo, al parecer hasta el propio conglomerado en el Gobierno le esta quitando el piso: la mayoría se inclina por un órgano mixto para complacer a la derecha.

Cada día que pasa se siente más la abismal distancia entre el régimen político y las necesidades e intereses del conjunto de la clase trabajadora y los sectores populares. El debate sobre el nuevo proceso constitucional se relaciona con esto. No parece haber acuerdo sobre cómo enfrentar esta situación en el conjunto del régimen político, que parece estar en muy lejano en las "alturas", mientras la clase trabajadora y los sectores populares se encuentran preocupados por las repercusiones de la crisis en sus vidas y al interior de sus familias.

El presidente Boric ha decidido “volver” a poner sobre la palestra el proceso constituyente, con un organismo que sea 100 % electo, algo a lo que ni la derecha ni la vieja centroizquierda ahora llamada Socialismo Democrático -hoy parte de la coalición de Gobierno- estarían dispuestos a admitir.

Entre gallos y medianoche, se habría realizado una conversación y acuerdo entre el presidente de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI), Jaime Macaya, y Gabriel Boric, el cual refería a que dentro del acuerdo del nuevo proceso constitucional se encontrase un organismo 100 % electo.

Macaya se mostró proclive a esta opción, lo que alentó a Boric a defender esta posición públicamente el pasado fin de semana. La formación derechista se enteró de las conversaciones por los medios, le quitó el piso político a Macaya y presentó la propuesta de un órgano con 50 integrantes electos y 50 integrantes designados, es decir, una convención mixta.

Por su parte, Socialismo Democrático viene desde hace semanas viendo con buenos ojos la idea de apoyar una opción mixta para lograr un acuerdo con la derecha. Aunque pero públicamente apoyaron la moción de Boric, internamente ya vienen barajando esta posibilidad. Ya desde el lunes los partidos vienen negociando en torno a ello, y según lo que ha trascendido, se barajan opciones de un órgano mixto en proporción de 70-30 ó 80-20.

Boric ha manifestado que no se cierra a ninguna posibilidad, es decir, que está dispuesto a ceder su posición siempre y cuando ocurra un acuerdo. Al parecer, al interior del Gobierno ocurriría lo que han llamado un “inminente” giro, que desde Convergencia Social, el partido del presidente, buscan alargar hasta el viernes de esta semana. Lo mismo pasaría con otros puntos como el Tratado Transpacífico (el TPP 11), donde la estrategia es ceder a las presiones de la derecha para llegar a acuerdos.

Está claro, que para la casta política y para el régimen en su conjunto, la discusión sobre una nueva constitución se transformó en un terreno de negociaciones y acuerdos entre los grandes conglomerados, y que poco tienen que ver con las reales necesidades del pueblo trabajador. Mientras negocian un nuevo órgano constituyente aun menos democrático que el anterior, miles de familias trabajadoras buscan de todas las maneras posibles enfrentar la inflación, los bajos salarios, y la precariedad laboral a la que les arroja sistema.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias