Internacional

ESTADOS UNIDOS

Conservadora y antiaborto: Amy Coney Barrett fue ratificada para la Corte Suprema de EE. UU.

El Senado ratificó a la jueza nominada por Trump, quien se anotó una victoria a días de la contienda electoral. Cambia la composición de la Corte Suprema.

Martes 27 de octubre | 00:00

Foto: Oficial Casa Blanca / Shealah Craighead

Con 52 voces a favor y 48 en contra, el Senado estadounidense confirmó la nominación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema.

El resultado mostró que no hubo fisuras en los senadores con respecto a las líneas de los respectivos partidos políticos del régimen estadounidense.

Amy Coney Barret entrará en funciones antes de las elecciones del 3 de noviembre, lo que significa una ventaja para Trump en caso que la Corte Suprema deba intervenir en la definición en algún estado, lo que puede ser definitorio en la elección por el sistema colegiado de votación estadounidense.

La candidata a vicepresidenta por los demócratas, senadora Kamala Harris, insistió en la ilegitimidad del proceso en el Senado de mayoría republicana. "Hoy los republicanos negaron la voluntad de los estadounidenses confirmando a una jueza de la Corte Suprema a través de de un proceso ilegítimo -todo su esfuerzo para desmantelar la Ley de salud accesible y despojar de la atención médica a millones con afecciones preexistentes. No olvidaremos esto." tuiteó la compañera de fórmula de Joe Biden.

Si bien la nominación de Barret puede ser una ventaja en la contienda electoral, su sentido es de más largo alcance. Como señaló la analista Claudia Cinatti en una columna para este diario, "el interés de Trump y del partido republicano que se ha alineado sin matices a favor de Barret, va más allá del rol que podría jugar la Corte Suprema en la definición de las próximas elecciones. La llegada de Barret a la Corte les daría a los republicanos una mayoría de 6 a 3 durante quizás una década, porque los “cortesanos” en Estados Unidos, como en Argentina, son vitalicios y longevos. Esta es una ventaja histórica de los conservadores, que se harían con el control del poder del estado que en el esquema del ’check and balance’ tiene la última palabra".

Efectivamente, a partir del 2 de noviembre la Corte Suprema estadounidense tendrá una mayoría conservadora de dos tercios. Barret entra en la vacante dejada por otra jueza considerada progresista, Ruth Ginsburg, que falleció este 18 de septiembre.

A pesar que el apoyo al aborto legal se encuentra en su punto más alto en 20 años, según un estudio del Pew Research Center, Amy Barret ha favorecido restricciones en el acceso al aborto en el tribunal donde es jueza, y ha manifestado abiertamente que sus creencias están primero que el cumplimiento de los derechos reproductivos vigentes.

La elección de Barret busca contentar a las iglesias que han gozado de enormes privilegios durante la presidencia de Trump, como una partida de 375 millones en fondos federales para las casas de culto, un beneficio que fue apoyado también por los demócratas en el parlamento.

Barret pertenece a People of Praise (Pueblo de Alabanza), un grupo católico secreto con modalidad de secta sobre el que se han reportado conductas autoritarias. People of Praise se encarga de recolectar dinero con el que financia diferentes proyectos, entre ellos escuelas católicas en las cuales distribuye información falsa sobre anticoncepción, aborto y educación sexual.







Temas relacionados

Elecciones Estados Unidos 2020   /    Provida   /    Donald Trump   /    Poder Judicial   /    Republicanos   /    Partido Republicano   /    Aborto   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO