Internacional

FRANCIA

Conmoción en Francia: encontraron el cuerpo del joven desaparecido durante una represión policial

Un barco privado encontró en medio del río Loire el cuerpo de Steve Maia Canico, desaparecido luego de una represión policial que tuvo lugar durante el festival musical en Nantes. El Gobierno busca ocultar la responsabilidad estatal.

Jueves 1ro de agosto | 18:11

El día del 21 de junio, en plena fiesta de la música en Nantes, Francia, la policía da orden de terminar el evento a las orillas del río Loire. Media hora después, gases, granadas y balas de goma obligaron a más de 14 jóvenes a tirarse al rio para evitar la represión. Ese día, desaparece Steve Maia Canico, un joven de 24 años. Steve, que no sabía nadar.

Se constituyo por parte del Gobierno una política de apagón informativo absoluto del caso, a través de una ausencia de los medios de comunicación para esperar la pacificación de las vacaciones de verano (en una ciudad que comprobó particular radicalidad durante las protestas de los chalecos amarillos). Familiares y amigos de Steve desplegaron una campaña bajo el lema de #OuEstSteve (¿dónde está Steve?) en todo el país mediante las redes sociales.

Las autoridades utilizaron el apagón informativo con una voluntad abierta de no desplegar ninguna investigación de parte del aparato policial y judicial, una inacción larga que durara cerca de 38 días.

En el anuncio del descubrimiento del cuerpo, el ministro del Interior Christophe Castaner, así como Edouard Philippe, actual Primer Ministro, declararon que en base al informe de la Investigación General de la Policía Nacional que no se podía “establecer ninguna relación entre la intervención de las fuerzas policiales y la desaparición de Steve Maia Caico”.

El informe de la IGPN fue publicado en el mismo momento que se identificó el cuerpo de Steve a pesar de que desde el 22 de julio, el mismo fue entregado a Castaner, ministro del interior.

El informe asegura que ninguno de los participantes a la fiesta implicó directamente a la Policía, algo desmienten los propios testimonios que han dado los jóvenes que participaron del evento cuando relatan que su caída estuvo relacionada principalmente con los gases lacrimógenos. El resumen del informe está redactado para no establecer un vínculo directo entre las dos acciones: “...al mismo tiempo, la Policía intervino y las personas cayeron al agua, pero el vínculo no está probado”. Tratando de desligar algo evidente.

Castaner confirma el tratamiento que da la IGPN en casos de violencia policial, similar al de otros escándalos que involucran a fuerzas del Estado, mostrando con toda claridad que el Gobierno quiere ampliar la implementación una política de “mano dura” que ya utiliza en los barrios populares y en las movilizaciones.

El descubrimiento del cuerpo de Steve este lunes demuestra duramente las mentiras de parte del Gobierno y de su aparato policial, así como la escala represiva de estos últimos años en el país, primero con el gobierno de Hollande a través de la represión a la Reforma Laboral de 2016, de la muerte del militante ecologista Remi Fraisse y de la puesta en pie del estado de sitio, y ahora por parte del gobierno de Macron mediante la aceleración de los procesos legislativos con las leyes de inteligencia estatal, para llegar al nivel de militarización policial que se vivió durante las manifestaciones de los chalecos amarillos.

Las nuevas leyes aprobadas recientemente que otorgan más recursos y libertades a la policía, la represión de manifestantes y la violencia en los barrios populares son buenos ejemplos de esta dinámica. En el caso de Steve, el simple hecho de participar en un festival le costó la vida, demostrando la puesta en pie de una política de criminalización contra la juventud francesa.

En todo el país, a pesar del verano, movilizaciones en homenaje a Steve fueron duramente reprimidas como en Toulouse. En las redes sociales el hasghtag #quiastuesteve (quién mató a Steve) se multiplico, así como denuncias al Gobierno y en particular contra Castaner (#CastanerAssassin), el ministro de seguridad responsable de la muerte de Zineb Redounae, una mujer de 80 años que murió por haber recibido gases lacrimógenos de parte de la policía en su casa cuando reprimieron una manifestación, así como de todos los heridos graves que dejó la represión en estos últimos meses.







Temas relacionados

Desaparición   /    Represión en Francia   /    Represión policial   /    Policía   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO