×
×
Red Internacional

12º CONGRESO DE LA CUT. Congreso de la CUT aprueba resolución que generaliza la reducción de jornada con reducción salarial

En el último congreso de la CUT (Concut), realizado la segunda semana de octubre, fue aprobada una medida que generaliza el Programa de Protección del Empleo (PPE), artilugio de las empresas junto con las burocracias sindicales para reducir el salario con reducción de jornada, a partir de mecanismos supuestamente ligados a la crisis económica en las industrias.

Miércoles 21 de octubre de 2015

En el último congreso de la CUT (Concut), realizado la segunda semana de octubre, fue aprobada una medida que generaliza el Programa de Protección del Empleo (PPE), artilugio de las empresas junto con las burocracias sindicales para reducir el salario con reducción de jornada, a partir de mecanismos supuestamente ligados a la crisis económica en las industrias.

La resolución aprobada, según el site del sindicato de metalúrgicos del ABC paulista, mayor cordón industrial del país, fue escrita el 21 de julio y tiene el siguiente contenido: “autoriza a las Confederaciones Nacionales del área de la industria a negociar el PPE con el gobierno. También asegura que acompañará la experiencia del Programa como mecanismo para mantener los empleos de los trabajadores en momentos de crisis”. Es decir, siguiendo la línea que los sindicatos ligados a la CUT y a vienen teniendo, la medida autoriza la generalización de la “negociación del PPE” en los distintos sindicatos, lo que termina de consolidar en el 12º Concut la unidad de toda la central para llevar este importante ataque al conjunto de los sectores, dejando la idea de “acompañar la experiencia del Programa” solo como una maniobra de palabras, ya que ya está siendo implementado el plan completo.

El PPE permite que las industrias reduzcan hasta el 30% de la jornada de trabajo por el plazo de hasta 12 meses. En este período la empresa reduciría los salarios de los trabajadores en iguales 30% y el gobierno bancaría parte de esta reducción salarial a través del Fondo de Amparo al Trabajador (FAT) con el límite de 65% del valor máximo del seguro desempleo, actualmente en 1385,91 reales (cerca de 355 dólares). Lo que se denomina protección del empleo es en realidad la protección de las ganancias empresarias y de las arcas del gobierno, donde solo los trabajadores pierden.

En su defensa de la aprobación de la resolución durante el congreso, Rafael Marques, presidente del sindicato de metalúrgicos del ABC, reivindicaba el carácter “político” del 12º Concut en su defensa de la “democracia” y del gobierno contra el supuesto “golpismo”, siendo parte activa de la política de defensa del gobierno de Dilma Rousseff, que ha aplicado uno de los más importantes ajustes contra derechos de los trabajadores de los últimos años.

El mismo Rafael Marques utilizaba esos “grandes problemas del país” para decir que “el PPE no puede ser una polémica en un congreso de la magnitud de una central como la CUT”, o sea, poniendo los intereses de los trabajadores en segundo plano y en el primero la defensa del gobierno... dando en pocas palabras una demostración clara de cuáles son los verdaderos intereses de los dirigentes de la CUT.

A tono con la música, había hecho un discurso Vagner Freitas, presidente de la Central, durante la apertura del evento, que podemos resumir en pocas palabras: hay ajustes, tenemos propuestas, vamos a hacer críticas... pero al final, estamos juntos (que es lo que hacía vibrar Lula en su discurso en el mismo evento).

Así, el congreso de la CUT consolida un nuevo duro ataque a los trabajadores en un momento en que la crisis económica afecta decisivamente la situación de las industrias en Brasil y que los empresarios van descargando (comenzando con despidos) la crisis en la espalda de los trabajadores.

La única solución para evitar los despidos y el ataque a los derechos de los trabajadores es levantar el programa de reducción de la jornada sin reducción del salario y exigir que las empresas que se dicen en crisis y están despidiendo abran sus libros de contabilidad, ya que los empresario utilizan la crisis para reducir sus costos y aumentar aun más sus ganancias.

La Central Sindical y Popular (CSP-Conlutas) y los sindicatos de la izquierda deben unificar las luchas en las automotrices y construir un verdadero polo en la lucha contra los despidos, que comience por pararlos, levantar un programa realmente clasista y señalar un camino de lucha de los trabajadores como respuesta a la crisis. En las fábricas, donde la izquierda está presente o dirija, es necesario llevar adelante batallas ejemplares para mostrar la posibilidad de hacer que los capitalistas paguen la crisis. Por ejemplo en General Motors de San José, San Pablo, está por vencer nuevamente el plazo del último acuerdo que pospuso los despidos. Hagamos un plan de lucha para que no sigan pasando despidos en esa fábrica, que es la principal de uno de los trabajos históricos de la CSP-Conlutas, estando esa fábrica dirigida por el PSTU. Hay que salir ya de la espera pasiva.

A partir de ahí podremos construir una verdadera respuesta al ajuste de Dilma y el intento de los empresarios de descargar la crisis sobre los trabajadores.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias