×
×
Red Internacional

En la apertura de sesiones ordinarias de este lunes en el Congreso, el Presidente no se refirió ni a los graves incendios de Corrientes ni a la Ley de Humedales, que viene de perder estado parlamentario al no ser propuesta para su tratamiento por el Frente de Todos. A pesar de hablar del cambio climático, volvió a ningunear una medida urgente y necesaria para hacerle frente. Sin embargo los incentivos a la agroindustria y al sector hidrocarburífero, sí estuvieron presentes.

Martes 1ro de marzo | 15:26
Foto // Martín Cossarini

Durante el discurso de apertura de las 140° sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, Alberto Fernández dedicó minutos de su oratoria a un gran número de temas. Abordó las negociaciones con el FMI, de las que dijo todavía no tenerlas cerradas formalmente. Sobre ese tema, mintió abiertamente al decir que un acuerdo con el organismo sería sin ajuste. El memorándum de entendimiento difundido hace algunas semanas, y las metas que pide el Fondo, dicen todo lo contrario.

En dos tramos de su discurso se refirió a temas ambientales. Industria del hidrógeno, electromovilidad, plantación de árboles y una nueva ley de bosques, fueron algunos de los proyectos que serían encarados o continuarían tratando desde su administración. También reivindicó la intervención de Argentina en Glasgow, donde se comprometió a reducir sus niveles de emisión de carbono.

En un pasaje de su discurso Fernández dijo que los “eventos climáticos que estamos atravesando, y sus consecuencias a nivel humano, natural y productivo muestran la necesidad de asumir serios compromisos en materia ambiental”. Sin embargo en ningún momento mencionó, siquiera una vez, la Ley de Humedales que tiene el objetivo de proteger esas zonas que son fundamentales contra el cambio climático ya que además de tener una enorme biodiversidad, son grandes almacenadores de carbono, más que cualquier ecosistema.

Te puede interesar: Vilca: “Es una decisión política del Gobierno no tratar la Ley de Humedales”

Ese proyecto de Ley fue cajoneado por el oficialismo durante 2021, lo cual llevó a que perdiera estado parlamentario y tenga que “empezar desde cero” presentándose nuevamente. Presentado desde 2013, el proyecto ya cayó por tercera vez. Vale recordar que, de forma demagógica, esa ley fue parte de la última campaña electoral del Frente de Todos. Allí, en sus spots televisivos, a diferencia de lo hecho en la realidad, decían “Sí” a esa ley para proteger los humedales.

Te puede interesar: Argentina: el incendio en la provincia de Corrientes amenaza al segundo humedal más grande del planeta

Fernández también omitió los enormes y graves incendios producidos en la provincia de Corrientes (donde al día de hoy se mantienen algunos focos), donde el fuego arrasó con más del 10 % de la superficie total de la provincia, incluyendo a zonas de humedales como los Esteros del Iberá. Una catástrofe en tiempos de cambio climático y de gobiernos nacionales y provinciales que priorizan los negocios de multinacionales extractivistas en lugar del cuidado de la naturaleza y el medio ambiente.

A diferencia de esas “ausencias”, Alberto Fernández no se “olvidó” de prometer a los grandes monopolios del petróleo, el gas y la agroindustria importantes beneficios e incentivos. A pesar de los discursos de greenwashing, el Gobierno profundiza un modelo productivo extractivista y de extensión de la frontera agrícola, donde lo único que parece importar es conseguir más y más dólares para entregar en bandeja al FMI y los especuladores privados, aunque ello sea a costa de las condiciones de vida de la población y la destrucción del territorio.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias